Compartir

Irene Muñoz

Seguro en esta temporada de pasar tanto tiempo en casa has notado que tu cabello necesita un cambio de color. Aquí te damos una guía y te decimos como debes hacerlo sin morir en el intento  

Hace muchas semanas sabemos que no es seguro salir de casa por el posible contagio de la Covid-19. Esto, además de limitar las salidas laborales y de negocios, visitar a la familia, entre otras actividades, ha eliminado la posibilidad de visitar los salones de belleza, y con ello eliminar a esas terribles visitantes que nos esclavizan y nos hacen lucir desarregladas: las canas.

La mejor forma de resolverlo es con un tinte casero. Es fácil hacerlo, pues necesitas pocos aditamentos para parecer una profesional y puedes pedirlo en plataformas de venta de productos. 

Lo primero que debes elegir es el tipo de tinte

Hay permanente, que es ideal para cubrir las canas, y temporal que dura pocas lavadas pero te refresca el look.

Después debes decidir el color. Utilizar el más parecido al que tienes es ideal ya que en caso de que no te salga perfecto a la primera, no se note tanto. Así que para lograr encontrarlo debes visitar a las distintas marcas de tinte en sus páginas web y buscar el más adecuado.

TipPara melenas cortas necesitas sólo una caja con tinte, pero si va de mediana a larga, dos cajas son las adecuadas para que impregne el tinte en toda la cabellera.

Firmas como L´Oreal, con sus filiales Imedia Excellence, Preference, y Colorista Effects, Casting; Garnier con sus marcas Nutrisse; Revlon con Colorsilk, entre muchas otras, cuentan con una tienda oficial y exclusiva dentro de la plataforma Amazon que te permite tener acceso a toda su gama de colores. 

Además del tinte, es necesario tener vaselina, pinzas o clip para recoger y separar el pelo, un recipiente o cuenco para mezclar las dos cajas de tinte, una brocha de plástico para aplicarla, algo para proteger la ropa como una capa de plástico o una toalla vieja , guantes (vienen con el tinte) y una gorra de pelo desechable.

Coloca la toalla o capa de plástico en los hombros, cepíllate el pelo y unta vaselina en todo el contorno del rostro sin tocar el pelo, orejas y nuca para que el tinte no manche tu piel. 

Ponte los guantes y en el cuenco coloca los frascos o tubos de tinte y peróxido y mezclalos con la misma brocha con la que lo vas a aplicar. Separa cuatro mechones de tu pelo y con las pinzas divide cada sector. Ahora sí ¡manos a la obra!

TipUtiliza ropa vieja y con botones para que en caso de que salpique el tinte puedas retirarla sin mancharte y lavar el desperfecto. 

Ponte los guantes y en el cuenco coloca los frascos o tubos de tinte y peróxido y mezclalos con la misma brocha con la que lo vas a aplicar. Separa cuatro mechones de tu pelo y con las pinzas divide cada sector. Ahora sí ¡manos a la obra!

Ya que pasó el tiempo, distribuye el tinte a lo largo del cabello, separa una vez más mechón por mechón y colócalo a lo largo. Revisa que las puntas queden impregnadas con la mezcla.

Posteriormente, enróllalo con el clip y vuelve a separarlo. Repite el proceso en cada cuadrante de la cabeza hasta que termines de aplicar en la raíz. Espera el tiempo que indica el paquete.

Ya que lo hayas distribuido, con un peine de dientes anchos desenreda de raíz a punta para que quede parejo, vuelve a dividirlo y recógelo con las pinzas.

Ahora, cubre toda la cabeza con una gorra desechable para que con el calor que se genere,  pueda impregnar y pasar sus propiedades de la mejor manera. Espera el tiempo que indica la caja.

Pasado el tiempo, lava el cabello, primero con abundante agua, y cuando salga clara, entonces coloca el shampoo de forma generosa y posteriormente aplica el acondicionador.

Cuida que enjuagues muy bien el tinte para evitar una reacción en el cuero cabelludo así como manchar las prendas, y ¡listo! 

Ahora sí, a lucir sin canas o con un nuevo color de melena.

TipSi te entra tinte en los ojos, lávalos de inmediato con agua.

Compartir