Oscar Moha

El número de intentos de suicidios, la ansiedad, la violencia intrafamiliar, la depresión y sobre todo el consumo de alcohol, tabaco y drogas se ha incrementado exponencialmente en esta pandemia, lo que tiene al Gobierno Federal con focos rojos. Los esfuerzos para contrarrestar las afecciones mentales han llevado al Estado a tocar las puertas de las Iglesias en México. Está capacitando a actores religiosos y a Ministros de Culto para dar “acompañamiento” emocional a quienes soliciten ayuda. 

Basado en que más del 90% de los mexicanos asisten, simpatizan o militan en alguna de las 9 mil 600 Iglesias registradas -es decir, somos una nación religiosa- las autoridades están sumando a los líderes espirituales para atenuar lo que es ya también una pandemia: el deterioro de la salud mental de los mexicanos. 

En la campaña para prevenir el consumo de estupefacientes y mitigar los altos índices de depresión (binomio que se combina para elevar la mortalidad) están involucradas casi todas las dependencias del Estado. Han incluido en esta cruzada a Instituciones, Organismos de la Sociedad Civil, Universidades y ahora a las Iglesias en un curso denominado “Acompañamiento Emocional en Contextos de Emergencia Humanitaria”. 

Con este nuevo enfoque de la “Cultura de Paz”, la Secretaría de Gobernación pretende elaborar un diagnóstico de necesidades y articular un trabajo entre Asociaciones Religiosas y el sector Salud. A la invitación para capacitarse se apuntaron 254 integrantes de las diferentes comunidades de fe en el país, en su mayoría mujeres.  

Uno de los indicadores de que la salud mental de los mexicanos necesita apuntalarse en todas las aristas es que el número de llamadas a la “Línea de la Vida”, donde se atiende telefónicamente a personas que padecen ansiedad, adicciones, trastornos mentales y se previenen los suicidios ha aumentado considerablemente durante la pandemia, como lo afirma en entrevista la Directora de la Oficina Nacional de Control de Alcohol y Tabaco de la Comisión Nacional contra las Adicciones (CONADIC), Evalinda Barrón Velázquez. 

Especialista en atención psiquiátrica para personas de la tercera edad, la funcionaria advierte que en nuestro país hay poco más 4 mil psiquiatras, de ellos, aproximadamente la mitad están en la CDMX. Y aunque no existe un censo de cuántos psicólogos trabajan al servicio del Estado, los que existen no se dan abasto con el número de pacientes que solicitan atención de un profesional de la salud. 

La experta en salud mental explica que aproximadamente el 10% de la población en México consume algún tipo de droga o sustancia adictiva, mayormente mariguana y que el índice va en aumento principalmente entre los adultos mayores. “En algunos Estados como Chiapas, Oaxaca, Michoacán, Guerrero e Hidalgo comienzan las adicciones en edades tempranas, a los 9 ó 10 años, generalmente el alcohol por las mismas tradiciones locales; por eso es que este trabajo con los actores religiosos debe estar articulado con las otras 650 instancias que se dedican a la prevención y tratamiento de las adicciones”, indica.  

A raíz de la contingencia sanitaria la gente comenzó a manifestar de manera recurrente malestares psicológicos, por lo que las solicitudes de ayuda se dispararon en todas las entidades del país, principalmente en la capital, Estado de México, Tamaulipas, Chiapas, Coahuila y Oaxaca, donde la violencia en las familias se elevó hasta en un 820%.  

Datos del INEGI indican que Yucatán la entidad con mayor número de suicidios en el país. De cada 10 personas que se quitan la vida 8 son varones. Los menores de edad comienzan a manifestar síntomas de depresión a más temprana edad, como lo explica el pastor Daniel Cohuó, quien atiende a grupos de adolescentes vía remota desde marzo del año pasado: “hemos dado consejería a niños de 9 y 10 años cuyos papás se separaron y los niños comenzaron a querer quitarse la vida. Ha sido difícil porque no tenemos contacto físico con ellos y nos llaman a altas horas de la noche para pedir que los escuchemos. A un varoncito lo tuvimos que ir a buscar a la casa de sus tíos porque tenía cortada una de sus muñecas y se estaba desangrando”.  

El Sector Salud indica que el suicidio de jóvenes entre 15 y 29 años es la segunda causa de muerte en México. Pastores, sacerdotes, rabinos y laicos han dado atención emocional a un alto número de casos, algunos exitosos, lamentablemente otros ya son estadística, por lo que el sector Salud hará más profesional su intervención dando un enfoque comunitario a los problemas de salud mental para crear una red de apoyo, que no excluye la espiritualidad.  

PALABRA DE HONOR: Si como dice AMLO “tenemos a la prensa más tendenciosa, golpeadora, defensora de grupos corruptos, que se dedica a mentir constantemente… la más injusta, la más distante y lejana al pueblo y la más cercana a los grupos de poder conservador…”, ¿por qué entonces da conferencia todos los días y les dedica a los periodistas más de dos horas de su agenda de lunes a viernes? 

Compartir