Van contra pandillas, México se queda fuera

15 de Julio de 2024

Van contra pandillas, México se queda fuera

WEB-Pandillas-328

El éxito de El Salvador causó la huida de líderes de las maras hacia Honduras y Guatemala; México registra la presencia de estas pandillas sin un plan especial contra ellas

La forma de combatir a las pandillas al ‘estilo Bukele’, de alguna forma se va extendiendo por América. No sólo por la efectividad que presume el presidente salvadoreño, que en ocho meses logró un histórico cero homicidios en los últimos días en todo el país; sino porque también la lucha lanzada por Nayib Bukele ha provocado la fuga desde El Salvador de líderes y miembros esos grupos a diferentes países del Continente, incluido México, lo que hace urgente frenar su trasiego.

Las extorsiones, asesinatos, secuestros y el tránsito de drogas y armas, son los delitos que siguen creciendo en Centroamérica, y están poniendo en jaque las economías y a los pobladores, a tal punto, que hay regiones que se han visto paralizadas, como ocurrió en Honduras o Guatemala recientemente, países que comparten frontera con El Salvador, la llamada triple frontera.

En cambio en El Salvador en todo noviembre se registraron 13 homicidios, una cifra impensable en dos décadas, por eso en esta semana Bukele anunció: “Noviembre 2022 cierra como el mes más seguro en toda la historia del El Salvador. Si anualizamos la tasa de homicidios de noviembre, El Salvador (hace poco el país más peligroso del mundo) tendría 2.5 homicidios anuales por cada 100,000 habitantes”, escribió este jueves en su cuenta de Twitter @nayibbukele.

En abril pasado se lanzaron estas medidas extraordinarias en territorio salvadoreño en las prisiones, pero también en atacando todos los delitos, hasta las faltas administrativas, y perseguir a exfuncionarios corruptos, esta medida ya incluye a dos expresidentes. Ahora, ocho meses después, Honduras y Guatemala lanzaron las primeras medidas territoriales de gran calado.

La presidenta de Honduras, Xiomara Castro, que ha tenido un combate frontal contra el narcotráfico, ahora declaró el viernes 25 de noviembre el estado de emergencia y de excepción, ante las denuncias de extorsión o “pago de cuota de guerra”, y cercó sus fronteras.

Algo similar ocurrió en Guatemala, que colocó un nuevo cerco en su frontera, porque el gobierno de Alejandro Giammattei detectó que “se prevé que en los próximos días pueda haber movimientos irregulares por parte de pandilleros se Honduras y El Salvador, por lo que se reforzarán las fronteras”, reportó el Ministerio de Gobernación del país.

Los tres países han incrementado el intercambio de información y operaciones conjuntas para detener a los líderes de las Maras que se saben han huido y permanecen escondidos, uno de esos países sería México.

Foto: AFP

Y en nuestro territorio, aunque se ha identificado el crecimiento de la presencia de Maras, ya no sólo como migrantes y delincuentes ocasionales, sino como grupos establecidos en Chiapas para el tráfico de personas y drogas, así como extorsiones y secuestros, no existe una cooperación tan estrecha ni un cerco para frenar el ingreso de estas y otras pandillas de alto perfil criminal, de acuerdo a información recabada por ejecentral.

Aunque las acciones de Bukele han sido cuestionadas por ser violatorias a derechos humanos, también están causando simpatía en el Continente, porque su popularidad es la más alta de toda Latinoamérica, alcanzando un 86 % de aprobación en julio pasado, de acuerdo a la encuestadora CID Gallup, lo que le permitirá, en unos meses, modificar la Constitución salvadoreña y poder relegirse. Al mismo tiempo el mandatario continúa movilizando sus Fuerzas Armadas y de forma menos ostentosa comenzaron en Honduras y Guatemala, México no.

Orden y control

A pesar de las críticas de organismos internacionales y hasta denuncias por violaciones a derechos humanos ante la persecución de las pandillas de las Maras, los salvadoreños y las Fuerzas Armadas apoyan al presidente Bukele y está a punto de cambiar la Constitución para poder reelegirse.

De acuerdo al plan que llamó de Control Territorial y que incluyó el estado de excepción en el territorio salvadoreño, que le permite a sus Fuerzas Armadas y policías usar medidas extraordinarias para investigaciones y capturas, se perfila para iniciar la quinta fase, anunció el mandatario hace unos días.

Primero fue el control de prisiones, luego comenzar con programas para recuperar el tejido social; el tercer paso fue la modernización del equipo de los cuerpos de seguridad; la fase cuatro incluyó despliegue por el territorio y captura de pandillas, pero al mismo tiempo impedir otros delitos y faltas, ni siquiera pasarse la luz roja del semáforo, o portar documentos irregulares.

Ahora sigue “cercar” el territorio para capturar a pandilleros. En este mes, por ejemplo fueron detenidos 53 personas acusados de varios delitos vinculados a estos grupos.

Y en paralelo comenzaron las acusaciones y apropiación de bienes contra exfuncionarios, incluso hasta el expresidente y exguerrillero Salvador Sánchez Cerén, por lavado de dinero y peculado, ya antes está siendo perseguido el exmandatario Mauricio Funes, señalado de negociar con las pandillas.

Honduras en estado de excepción

Apenas se cumplió una semana desde que la presidenta de Honduras, Xiomara Castro, declaró el estado de emergencia y de excepción, para combatir la inseguridad ante el incremento de las extorsiones que incluso frenaron el transporte de mercancías y provocaron una marcha para exigir que acabe el llamado “impuesto de guerra” que cobran las pandillas.

“Para fortalecer esta estrategia de recuperación inmediata de los territorios sin ley en los barrios, en las colonias, en las aldeas, en los municipios y en los departamentos, declaro emergencia nacional en materia de seguridad”, señaló Castro el 25 de noviembre.

Desde el primer día se desplegó a la policía en calles estratégicas,. Por lo pronto serían unos 20 mil efectivos en 120 barrios o colonias en Tegucigalpa y San Pedro Sula. Pero la meta es muy alta: la Policía Nacional debe recuperar “en el menor tiempo posible” los espacios públicos “asaltados y controlados por el crimen organizado y sus pandillas”.

Foto: AFP

“Vamos a erradicar la extorsión hasta en el último rincón de nuestra patria”, prometió Castro.

Dos días después, el domingo 27 de noviembre, el plan se extendió y más de 600 policías militares fueron enviados a las zonas fronterizas hondureñas, para combatir pandilleros, en el marco de la emergencia decretada el jueves ante el aumento de las extorsiones.

El portavoz de la Policía Militar de Orden Público (PMOP), Mario Rivera, comentó a la agencia AFP que se busca “evitar el ingreso de miembros de estructuras criminales” procedentes de los países vecinos, sobre todo de El Salvador.

Guatemala también se lanza

Esta semana, en Guatemala comenzó el Plan 38-2022 2022 “Seguridad Interinstitucional en Fronteras del Triángulo Norte”, esto porque de acuerdo a la información de inteligencia del gobierno de Alejandro Giammattei, “se prevé que en los próximos días pueda haber movimientos irregulares por parte de pandilleros se Honduras y El Salvador, por lo que se reforzarán las fronteras”, reportó el Ministerio de Gobernación del país.

Se trata de un despliegue de fuerzas extraordinario que pretende evitar el “desplazamiento de migrantes y presuntos pandilleros” que quieran ingresar de manera ilegal a Guatemala.

En este país centroamericano, frontera con México, han aumentado los robos, extorsiones, secuestros y tráfico de armas. Por eso, en los últimos meses se han estrechado las investigaciones entre Honduras y El Salvador, para un trabajo conjunto contra las pandillas y no darles espacios de impunidad.

Este jueves, por ejemplo, fueron capturados cuatro miembros de la pandilla MS13 que huyeron a Guatemala, donde residían con documentos de identidad falsos, anunció Gustavo Villatoro, ministro de Justicia y Seguridad Pública de El Salvador, quien acotó: “No importa dónde huyan y que traten de esconderse, vamos a buscarlos uno por uno”.

Te Recomendamos: