Violencia contra prensa pinta de naranja a México

22 de Junio de 2024

Violencia contra prensa pinta de naranja a México

Promo_expresión-web

La situación de la prensa en México y América Latina es crítica, sea por la violencia o por la precariedad, toxicidad y dificultades para sobrevivir que muestra el informe de Reporteros Sin Fronteras 2022

La clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2022: La nueva era de la polarización, dado a conocer por Reporteros Sin Fronteras este 3 de mayo, Día Internacional de la Libertad de Prensa, continuó colocando a México como el país más mortífero del mundo para la prensa y lo colocó en “el lugar 179 sobre 180 del indicador de seguridad para los periodistas”, refirió la organización en su reporte.

El país, de acuerdo al mapa de esta clasificación, se situó en el lugar color naranja, donde la situación para la prensa es muy difícil para las y los periodistas, donde siete periodistas fueron asesinados en 2021, vinculados con su labor periodísticas tan sólo detrás de países como Afganistán.

Cabe indicar de estos siete asesinatos, tan sólo en tres hay algunos detenidos autores materiales, y como siempre los intelectuales se esfuman fácilmente de las investigaciones, un patrón ya conocido.

PUEDES LEER:Ataques a la prensa, entre la impunidad y la perversidad

Habrá que agregar que 2022 no inició bien para la prensa en México, que tan sólo en los primeros meses del año registró el asesinato de nueve periodistas: Hebert López Vázquez, Oaxaca; Roberto Toledo en Michoacán; Lourdes Maldonado y Margarito Martínez Esquivel en Tijuana, Baja California, Luis Gamboa en Veracruz y Luis Enrique Ramírez en Cualiacán.

Si bien es cierto que hay alrededor de ocho detenidos en el total de estos casos y vinculados a proceso, habrá que esperar el desarrollo del juicio en cada uno de ellos y la sentencia para decir que hay justica.

En estos casos tan graves, donde los periodistas fueron asesinados por ejercer su labor periodística, no debemos confundir “detenciones” con justicia, ni tampoco adelantar que los homicidios no fueron por su trabajo hasta agotar en su totalidad las investigaciones. Sus familias tienen derecho no solo a saber por qué fueron asesinados, sino a una reparación del daño y garantías de no repetición. Y este es el gran reto de la justicia en México.

Violencia contra prensa
Situación delicada para la prensa en México

Precariedad, toxicidad y sobrevivencia

América Latina, el continente donde la situación de la prensa no es mejor al 2020 y donde la secuela del coronavirus puso un acelerador a la censura, generando varias dificultades económicas a la prensa para su subsistencia, ha sido una agravante.

Las condiciones de por sí de deterioro de la labor informativa de las y los periodistas, indica RSF, “ ha planteado serios obstáculos para acceder a la información sobre la gestión de la pandemia por parte de los gobiernos latinoamericanos; la desconfianza hacia la prensa ha seguido ganando terreno, alimentada por una retórica contra los medios y una generalización de los discursos estigmatizantes por parte de la clase política, especialmente en países como Brasil (puesto 110 de la clasificación), Cuba (173), Venezuela (159), Nicaragua (160) y El Salvador (112).

Cada vez más los ataques públicos y virulentos “fragilizan a la profesión y alientan procedimientos judiciales abusivos, campañas de difamación e intimidaciones —especialmente contra las mujeres— y acoso en Internet contra los periodistas críticos.

PUEDES LEER: La Libertad de Prensa, entre la realidad y el discurso

Nicaragua (160) protagoniza el mayor descalabro (pierde 39 posiciones) y entra en la zona roja de la clasificación”, advierte RSF. Las elecciones organizadas en aquel país, en noviembre de 2021, que reeligieron a Daniel Ortega a su cuarto mandato consecutivo como presidente, “se ha sucedido de una persecución feroz contra las voces críticas.

Los últimos bastiones de la prensa independiente son asediados y la gran mayoría de los periodistas independientes han tenido que huir del país”. Nicaragua enfrenta una de las situaciones más difíciles para la prensa y sus periodistas.

El Salvador, que ocupa hoy el lugar (112), registra por segundo año consecutivo una de las caídas más pronunciadas de América Latina. Desde su llegada al poder en 2019 del presidente Nayib Bukele juega al peligroso juego de multiplicar los ataques y amenazas contra los periodistas críticos con su administración, creando así la imagen de una prensa enemiga del pueblo. Un discurso que parece ir tomando forma en América Latina.

En este balance pareciera que el único país que se salva del rigor de esta radiografía desalentadora en el continente, es Costa Rica, que sigue siendo la excepción con el lugar 8 en la clasificación.

Estados Unidos, si bien ha recuperado algunas posiciones en la clasificación de 2022 (42, gracias a las mejoras que se han producido en la Administración Biden), pero la mayoría de los problemas recurrentes que afectan a los periodistas en aquél país siguen sin resolverse. Entre ellos, la desaparición de los periódicos locales, una polarización sistemática de los medios y una erosión del periodismo por el efecto de las plataformas digitales, todo ello en un clima de animadversión y agresividad hacia los periodistas.

PUEDES LEER: Parlamento Europeo recrimina a AMLO por ataques a la prensa

Canadá renueva con fuerza su compromiso con la protección y la práctica efectiva de la libertad de prensa internacional, le falta aún más por hacer para que este compromiso se concrete en el terreno. Porque no podemos pasar por alto que los periodistas canadienses han sido, en 2022, objeto de hostilidades, prohibiciones de acceso, amenazas de muerte y agresiones físicas, mientras cubrían el llamado “Convoy de la Libertad”, una manifestación contra la política sanitaria del gobierno.

›Otro dato preocupante: las autoridades canadienses detuvieron a periodistas que cubrían una manifestación local contra un oleoducto, en la Columbia Británica. Estos dos hechos explican que el país del norte pierda cinco posiciones y se sitúe en el puesto decimonoveno de la clasificación.

En la zona del Caribe, Trinidad y Tobago (25), a diferencia de los países centroamericanos, ha progresado significativamente. El país debe su mejora en la tabla de análisis de la clasificación, a una decisión de la Corte Suprema a favor de la protección de las fuentes periodísticas, que puede tener importantes repercusiones en los medios de toda la región. Guyana (34) también ha ganado varias posiciones en la clasificación de 2022, gracias a un panorama mediático sólido y al hecho de que los periodistas trabajan, en general, en un entorno seguro, sin temor a actos violentos o agresiones físicas.

Así cierra esta nueva edición de la clasificación de la Libertad de Prensa en el Mundo de Reporteros Sin Fronteras, que “revela una doble polarización, amplificada por el caos informativa la polarización mediática, que crea fracturas dentro de los países, y la polarización de los Estados, a escala internacional” y del cual México no está tan alejado. Habrá que mirarnos en este espejo en adelante.

SIGUE LEYENDO:

Tribunal de los Pueblos para Periodistas

Ataques a prensa en México alcanzan cifra récord: Artículo 19

Te Recomendamos: