Foto: ejecentral

Compartir

Oscar Santillán

Morena debe ser un aliado del presidente Andrés Manuel López Obrador, pero no estar subordinado a él. Eso es lo que buscaría el senador suplente Alejandro Rojas Díaz Durán si llega a la dirigencia del partido.

La razón, argumenta, es que el partido-movimiento, que apenas cuenta con cinco años de historia, tiene que ganar por sí solo las elecciones, pues el Presidente ya no aparecerá en la boleta electoral, aspecto que, dice, se le ha olvidado a la actual dirigencia que presiden Yeidckol Polevsnky y Bertha Luján Uranga, dijo Rojas Díaz Durán en entrevista con ejecentral.

Su diagnóstico es que el Movimiento Regeneración Nacional (Morena) se “perredizó”, pues en su interior se están creando tres o cuatro corrientes que, en su análisis, buscan crear nuevos partidos políticos para 2021 y con ello se pone en riesgo el avance del partido.

¿Cuál es tu plan para Morena?

—Quiero dirigir a Morena porque el partido debe tener un liderazgo con visión de Estado, no con visión de empleado. Morena tiene que promover un nuevo acuerdo por la nación y necesitamos que Morena sea el eje articulador de ese nuevo consenso, con todos los sectores, y también, ser la conciencia crítica, propositiva y constructiva del gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador y de los gobiernos locales. 

Comenta que “Morena tiene que ir a la avanzada, no tiene que caminar como si fuera un Morena subordinado del Presidente, porque si eso ocurre vamos a repetir el mismo esquema del ‘priato’, es decir, el Presidente es el jefe político del partido, y quien esté en el partido tiene que ser un dependiente de él. Entonces, ¿eso qué genera? Una dependencia que no es sana para la democracia”. 

A decir de quien fuera secretario de Turismo en la jefatura de Gobierno de Marcelo Ebrard Casaubon, a México no le sirve un Morena “totalmente subordinado” a las decisiones de Andrés Manuel López Obrador. Por lo que el partido-movimiento tiene que ser proactivo y construir una reconciliación nacional que ayude a no polarizar más al país. 

¿No significa conciliar a toda costa?

—Es necesario para el país. Para sacar adelante la economía del país, por decreto no se va acabar el neoliberalismo en México, tenemos que sustituirlo con un  nuevo modelo de desarrollo sustentable, y para eso requerimos de las fuerzas económicas, empresariales, de las inversiones, de los agentes económicos, de los agentes de la producción, de los sindicatos, de la sociedad entera para hacer un nuevo modelo de desarrollo”. 

El nuevo modelo implica que el turismo se convierta en la pieza clave para potenciar al país, sostiene el extitular de Turismo del entonces Distrito Federal, quien fue destituido por Marcelo Ebrard en enero de 2012, luego de que anunciara que el ahora senador Miguel Ángel Mancera sería el ganador de la encuesta interna para ser candidato a la jefatura de Gobierno. 

¿El Presidente se está equivocando en la implementación de su modelo?

—No, yo creo que hay otras opciones. Yo fui secretario de Turismo de la Ciudad de México y conozco del tema, por eso me atrevo a decirlo. Silva Herzog, que fue un gran secretario de Hacienda de México, un hombre intelectualmente muy sólido, dijo alguna vez, al terminó su vida política siendo secretario de Turismo: si hubiera sido primero secretario de Turismo y luego secretario de Hacienda, yo hubiera colocado al turismo, como lo que estoy diciendo ahora. Porque sería un generador de empleos directos e indirectos. Lo que creo es que al Presidente no le han llevado opciones”.

Quiero dirigir a Morena porque el partido debe tener un liderazgo con visión de Estado, no con visión de empleado. Morena tiene que promover un nuevo acuerdo por la nación y necesitamos que Morena sea el eje articulador”. Alejandro Rojas Díaz Durán

“Un minidesafuero”

El pasado 29 de mayo la Comisión Nacional de Honestidad y Justicia de Morena (CNHJ) suspendió los derechos partidarios de Alejandro Rojas Díaz por tres años, debido a que en su resolución se argumentó que el senador suplente invirtió recursos económicos para difundir contenidos publicados en sus redes sociales lo que afectó de manera reiterada y sistemática la imagen de Morena y su dirigencia y en lugar de acudir ante la Comisión de Justicia Partidista. Además, se le culpó por violencia política de género.

Sin embargo, la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) restituyó sus derechos, ya que los magistrados determinaron que no calumnió ni denostó a la presidenta interina, Yeidckol Polevnsky y tampoco actos de violencia de género en contra suya. 

¿Fue un error haber mediatizado tu inconformidad con la dirigencia de Morena en lugar de presentar un recurso?

—Yo demostré que sí lo presenté.

¿En la resolución se dice que fue sobre otro tema?

—No es cierto. Yo hice la denuncia de todas las irregularidades de las imposiciones que el partido estaba haciendo y desecharon mi denuncia. Yo fui ante los órganos de partido antes de ir a los medios. 

¿Por qué consideras que te hicieron este proceso?

—Me quisieron hacer un minidesafuero para sacarme de la contienda y van a pretender seguir haciéndolo, pero no van a poder. 

Díaz Durán expone que al interior de Morena hay un conflicto entre el Comité Ejecutivo Nacional que preside Yeidckol Polevnsky y el Consejo Nacional que encabeza, Bertha Luján y el cual surgió, expone, a partir del padrón del partido. 

“El Consejo Nacional no puede ser el custodio del padrón, legalmente es un problema porque son datos personales, de repente apareció en el Consejo Nacional un padrón de tres millones 100 mil. ¿Por qué lo tiene doña Bertha? Quien debe tenerlo, de acuerdo con la ley, es la Secretaría de Organización, porque no existe el cargo de encargado de despacho. (…) Eso dinamita la unidad de Morena, porque tienen un pleito de ver quién controla las estructuras, olvidándose de la militancia. No están viendo que abajo hay mucha inconformidad y que no van a poder celebrarse las asambleas como dicen ellos que se van a hacer”.

¿Y qué piensas?

—Ya interpuse ante el Tribunal Electoral un recurso para que dicte medidas cautelares hacia Morena porque es una exclusión de millones. Cuando yo hablo de 10 millones es porque sí hay 10 millones de morenistas que sí creen que están en Morena, que se afiliaron durante 2018 y lo que viene del 2019, que se han seguido afiliando en los Comités de base de Morena. 

Añade: “Lo sé porque he viajado por el país, casi toda la República. Y la gente te dice ’yo ya solicité mi afiliación, pero no me han dado mi credencial’”.

El problema de no credencializar a la militancia, expone, es que no tienen derecho de votar y ser votados, lo que se traduce en que Morena no cuente con estructura a nivel de municipio ni a nivel de barrio. La culpa, señala, lo tiene lo que denomina como la “Nomenclatura”. 

Bertha Luján dice que te equivocas, que no hay 10 millones de militantes…

—Le apuesto el cargo a que hay 10 millones si los credencializa. 

Luján también señala que no hubo un trabajo a nivel municipal, a nivel estatal. Tú eres consejero estatal de Morena, ¿ahí qué pasó? ¿En la Ciudad de México sí funciona esta estructura?

­—Los 300 enlaces distritales dejamos una estructura que siguen funcionando, sólo que a la dirigencia se le olvidaron y ahora sí están preocupados por esos comités. Nunca hubo un plan o programa nacional de Morena de lo que debía hacer para estructurarse. Lo único que trataron de hacer y ha sido frustrado y obstaculizado es el desarrollo del Instituto Nacional de Formación Política de Morena que su única finalidad es formar cuadros”. 

Foto: Mikhail Reyes 

Para Rojas Díaz Durán a Morena hay que ajustarlo como un reloj: ponerlo a tiempo y adelante. “Hay que poner a los estatutos de Morena viendo al futuro, no enfrentando al presente, porque sobre todo en Morena hay que pensarlo para los jóvenes. Y si es el partido en el poder tenemos que estar nutriendo de ideas, de propuestas, al gobierno”. 

De llegar a la presidencia del partido, dijo, impulsaría una consulta con las bases militantes para actualizar los estatutos del partido y adecuarlo a los jóvenes. “Morena tiene que adelantarse a su tiempo, tiene que decir, acá está este espacio para que construyan la nueva realidad económica del país”. Ya que la visión de la actual dirigencia, argumenta, es decimonónica. 

¿Qué se tiene que hacer dentro de Morena para que no dependa de la voluntad del Presidente?

—Tiene que ser aliado del Presidente. Yo lo que busco es que Morena sea aliado del Presidente y sea la vanguardia del cambio de régimen político, no que sea un dependiente o un empleado del Presidente, porque eso le resta como interlocutor ante la sociedad y también no está Morena cumpliendo su misión, que es transformar a México. 

¿Si AMLO se va de Morena le pasará lo mismo que al PRD?

—Ya le está pasando ahorita lo mismo que al PRD. Ya se están haciendo grupos alrededor de estas figuras que quieren ser presidentes de Morena. Ya hay grupos que están construyendo corrientes con la lógica del PRD, y eso le va a hacer mucho daño a Morena. 

¿Para que Morena no termine de “perredizarse” debe estar a la izquierda o a la centroizquierda? 

—Debe estar en el centro progresista con un gran compromiso con las causas sociales. Porque es un error cerrarlo ahora a los dirigentes y a todos los que hicieron posible el triunfo del 18, porque están poniendo en riesgo en el 2021 a Morena mismo.

Con esa lógica, ¿hay riesgo de que Morena no avance en el proceso de elección de 2020 y en la intermedia de 2021?

—Puede haber un retroceso muy grande. Este año Morena perdió tres millones de votos en las seis elecciones que pasaron y ha perdido entre 15 y 20% de sus base electoral y algo que se le olvida a la “nomenclatura”, es que Andrés Manuel López Obrador ya nunca más va a estar en la boleta de Morena. 

Agrega que “Morena tiene que ganar solo las elecciones y tener cerrada la afiliación está causando un daño irreparable a Morena, porque están haciendo minimorenitas, están construyendo partidos a nombre de Andrés Manuel López Obrador diciendo y engañando a la gente de que también van a apoyar a la Cuarta Transformación. Están drenando por abajo, por mantener cerrada la afiliación están llegando grupos a decirles: Andrés Manuel ya no milita en Morena. Vean su carta de licencia”. 

Esa carta, asegura, la están mostrando en las asambleas diciendo que “como Andrés no milita en Morena se está haciendo un nuevo partido para apoyar a Andrés. Así se están haciendo tres o cuatro partidos. Uno se llama La Cuarta Transformación, ni más ni menos”. 

¿El enemigo está adentro?

—El enemigo está acá adentro. Imagínate que perdamos la mayoría en la Cámara de Diputados en el 2021, que eso puede ocurrir de seguir como vamos, porque imponiendo dirigentes, imponiendo candidatos, la gente se va a alejar. Por eso perdimos tres millones de votos este año. No han entregado buenas cuentas, y es responsabilidad de Yeidckol y de Bertha, porque ellas son las que diseñan las estrategias del Consejo. 

“Nada personal”

El 7 de agosto arrobaste a Yeidckol y le preguntaste: “¿hasta cuándo van a dar cumplimiento a lo ofrecido de devolver el 50% de las prerrogativas de Morena?” Luego Yeidckol anunció que se recortarían el 75% y ayer escribiste que dicha reducción es para dejar sin dinero al Instituto Nacional de Formación Política. ¿No es bullying político?

—No es nada personal. Es un asunto de congruencia política, porque además la motivación de ellas ha sido obstaculizar el desarrollo y crecimiento del instituto. No es que yo tenga una puya personal contra ella, pero es la dirigente, toma decisiones a nombre de nosotros. 

Declaraste que Mario Delgado es el “delfín” de Yeidckol. Entonces Bertha es la “delfín” de…

—Mario creo que ya tuvo un pleito con Yeidckol. Al principio nació como “delfín” y ahora está como pececito enjabonado, ya no sabe qué hacer. Y doña Yeidckol juega con que es muy cercana al Presidente, y deja correr toda esa rumorología. Eso no debe ser lo que necesita Morena, porque, como te digo, no tienen independencia política, ni de criterio. 

Y Bertha, añade Rojas, “es de una parte de la “nomenclatura” que se sienten cercanos al Presidente, pero eso es jugar a la lógica del priismo, de que el Presidente tiene que tener un amigo en el partido para que le garantice la administración de un movimiento”.

¿Y qué piensas de quienes dicen que eres el “delfín” de Ricardo Monreal?

No, tampoco. Somos amigos, pero tengo independencia política de él, tengo mi criterio propio, mi personalidad y mi trayectoria la he construido durante más de 30 años en la política. Tengo la suficiente madurez para entender el tiempo político que vive el país y para ser un dirigente influyente. 

Campaña. A principios de 2018, López Obrador invitó a Rojas Díaz Durán para ser el vicecoordinador de la segunda circunscripción electoral, integrada por Aguascalientes, Coahuila, Guanajuato, Nuevo León, Querétaro, San Luis Potosí, Tamaulipas y Zacatecas. Estuvo a las órdenes de Ricardo Monreal.

El dato. En febrero de 2016, Alejandro Rojas fue designado por Miguel Ángel Mancera como miembro del Consejo Consultivo para la reforma política de la Ciudad de México.

Compartir