Foto: AFP

Compartir

AFP

LONDRES, REINO UNIDO. El gobierno británico prometió el sábado investigar las circunstancias que permitieron a un condenado por terrorismo en libertad condicional matar a cuchilladas a dos personas en Londres, antes de ser desarmado por un grupo de «heroicos» civiles.

«Después de un hecho así, debe haber y habrá una evaluación completa y sacaremos nuestras conclusiones», declaró a la BBC Brandon Lewis, secretario de Estado encargado de la Seguridad. 

El responsable no confirmó si el ataque, perpetrado el viernes por la tarde en el London Bridge y calificado de «terrorista» por la policía, se podía considerar un «fracaso» y un error de las autoridades. 

El apuñalamiento se produjo en una zona muy frecuentada y provocó el pánico entre los peatones. El agresor fue identificado como Usman Khan, de 28 años, condenado en 2012 por terrorismo y puesto en libertad condicional en 2018.

El viernes, este hombre participó en una conferencia organizada por la universidad de Cambridge sobre la reinserción de presos, según la prensa local. El edificio donde tuvo lugar el acto se encontraba al lado del London Bridge. 

El agresor, que llevaba un artefacto explosivo que resultó ser falso, murió tiroteado a manos de la policía después de haber sido desarmado y controlado en el puente por un grupo de ciudadanos a los que ya les llaman «héroes» en el Reino Unido.

Un cuerno de narval y mucho valor

En los videos difundidos en las redes sociales por testigos del ataque y usados por la prensa británica, se ve a uno de estos civiles vaciando un extintor en dirección de Usman Khan.

Otro le apunta con un cuerno de narval, una parte de este cetáceo, que procede del Fishmonger’s Hall, el edificio del que salió el agresor y que exhibe objetos curiosos y antiguos. 

En videos que circulan por Twitter, otro civil mereció los elogios de los ciudadanos, un hombre con traje y corbata que se aleja del grupo que rodea al agresor con un cuchillo en la mano, pidiendo a otros testigos que retrocedan. Según la prensa, es un policía vestido de civil.

«Algunos de los que estaban encima [del agresor] eran exprisioneros» como el agresor, según Jamie Bakhit, un agente de mantenimiento de 24 años citado por la prensa local, que dijo haber conversado con uno de los que intervinieron. 

Más allá de estos actos de valentía, la cuestión es saber por qué Usman Khan pudo beneficiarse de la libertad anticipada y si estaba realmente siendo vigilado por las autoridades.

Este tema corre el riesgo de infiltrarse en la campaña para las elecciones legislativas del 12 de diciembre, que se reanuda el sábado después de haber quedado suspendida el viernes por este ataque.

Según la agencia de noticias PA, el agresor fue condenado en 2012 y su pena fue fijada en 2013 en 16 años de prisión por pertenencia a un grupo inspirado por Al Qaida que quiso cometer un atentado con bomba en la bolsa de Londres y establecer un campo de entrenamiento terrorista en Pakistán. 

Fue liberado en 2018 tras haber purgado la mitad de su pena. El diario The Times explicó que el hombre llevaba un brazalete electrónico en el momento del ataque.

«Un error»

Antes del comienzo de una reunión del comité de crisis del gobierno («Cobra») el viernes por la noche, el primer ministro Boris Johnson afirmó que «hace mucho» que dice que «es un error permitir que delincuentes violentos salgan de prisión de forma anticipada». 

En un comunicado, la comisión encargada de las libertades condicionales indicó que no estaba «involucrada» en la liberación del sospechoso, que «parece haberse producido de forma automática, en cumplimiento de lo dispuesto en la ley».

El sábado, la policía volvió a pedir que cualquier testigo del ataque, que acabó con la vida de un hombre y una mujer e hirió a otras tres personas, se presente ante las autoridades.

Un registro fue realizado en una casa particular en Stafford, en el centro de Inglaterra, donde Usman Khan habría vivido.

Según la policía, el agresor actuó solo, pero se ha pedido a los ciudadanos precaución y por ahora, la zona del London Bridge está cerrada al público.

Compartir