Los Duarte de Guerrero

Raymundo Riva Palacio | Jueves 28 de julio, 2016

AYUDA DE MEMORIA | La columna de Raymundo Riva Palacio

CatalinoDuarte

 

›La muerte de Soto Duarte quedó asociada a la narcopolítica, aunque en realidad, hace años que la familia se maneja en la zona gris entre el bien y el mal.

 

1er. TIEMPO: Los malos pasos de la familia. La madrugada del domingo, horas después de conocerse el asesinato del alcalde de Pungarabato, Ambrosio Soto Duarte, comenzó a circular de manera restringida una tarjeta informativa de la Secretaría General de Gobierno de Guerrero, con las probables razones del crimen. Se trataba de pagarés por protección no pagados a Los Caballeros Templarios, cuyo jefe, José Pineda González, apodado “El JP”, decidió cobrarlas de otra manera: una emboscada en donde lo rociaron con 200 balas de fusiles de asalto. La muerte de Soto Duarte quedó asociada a la narcopolítica, aunque en realidad, hace años que la familia se maneja en la zona gris entre el bien y el mal. La persona a la que hay que observar como el paraguas oscuro de los Duarte de Guerrero, es su primo, Catalino Duarte Ortuño, que apenas el año pasado dejó de ser diputado federal y que en 2008 terminó como alcalde de Zirándaro. El pasado de Duarte Ortuño es turbulento y conecta directamente a la familia con Guerreros Unidos, la banda criminal que realizó el crimen contra los normalistas de Ayotzinapa. Catalino, como Ambrosio, tiene rasgos indígenas, con zurcos en la frente y un bigote tupido pero recortado. Pero a diferencia de Ambrosio, su pasado ha estado asociado con el crimen. Él ha dicho, cada vez que lo acusan de relación con el narcotráfico, que es falso. Los hechos no le ayudan. Dos momentos lo han marcado en los últimos tiempos. El 29 de octubre del año pasado, en una reunión en Cuernavaca, fue detenidos el alcalde de Cocula, Eric Ulises Ramírez, cuando se reunía con Adán Zenén Casarrubias, apodado “El Tomate”, y señalado por las autoridades como el jefe de Guerreros Unidos. Ramírez siempre negó conocer a su acompañante de mesa, y dijo que un colaborador suyo le había programado la cita porque según él, invertiría en el municipio. Nunca dijo quién era el que lo había acercado a Casarrubias, pero junto con él detuvieron a Eloy Flores Cantú, quien se identificó como asesor del grupo parlamentario del PRD en San Lázaro. El PRD negó que estuviera en su nómina o que, incluso, hubiera trabajado en la Cámara de Diputados. La credencial con la que se identificó llevaba una firma, la de Duarte Ortuño, quien nunca pagó, sin embargo, por esa acción. Ramírez y Cantú están en la cárcel, pero Duarte Ortuño, pese al tufo de su relación con Guerreros Unidos, está libre.

 

2º. TIEMPO: En el origen de dinastía, figuran criminales. La captura de Eloy Flores Cantú en Cuernavaca el año pasado, volvió a abrir la puerta para que se revisaran los antecedentes de Catalino Duarte Ortuño, primo hermano de María Leonor Villa Ortuño, quien alcanzó la fama en octubre de 2014, cuando se difundió un video donde, mientras aparecía secuestrada por una célula que identificaron las autoridades como parte de la organización de Joaquín El Chapo Guzmán, acusó al entonces gobernador Ángel Heladio Aguirre, de recibir dinero de Guerreros Unidos. Algo sabría ella, al ser madre de María de los Ángeles Pineda Villa, esposa de José Luis Abarca, el presidente municipal de Iguala cuando se dio la desaparición de los normalistas de Ayotzinapa, y hermana de Mario Pineda Villa, apodado “El MP”, y Alberto Pineda Villa, “El Borrado”, que fueron operadores financieros del cártel de los hermanos Arturo y Héctor Beltrán Leyva, y fueron los fundadores de Guerreros Unidos. A la muerte de ellos, la organización criminal pasó a ser controlada por los hermanos Sidronio y Mario Casarrubias, quienes al ser capturados en relación con el crimen de los normalistas de Ayotzinapa, su hermano Adán Zenén, asumió el mando. Con él estaban Flores Cantú y el ex alcalde de Cocula, Eric Ulises Ramírez, cuando los detuvieron los federales el año pasado. Demasiados personajes en torno a Duarte Ortuño que fueron cayendo, asesinados o en la cárcel, como su sobrina, la ex primera dama de Iguala, pero él se mantuvo a salvo. Muchas relaciones políticas –los Duarte están asociados con la corriente Nueva Izquierda dentro del PRD, la que se conoce como Los Chuchos-, o mucha suerte, como, en los años previos, donde salvó la vida mientras que en su familia sumaban muertos.

 

3er. TIEMPO: El único Duarte con las vidas de un gato. El alcalde de Pungarabato, Ambrosio Soto Duarte, es el último de la familia en morir asesinado por bandas criminales. Tres semanas antes fue asesinado su otro primo, Sebastián Soto Rodríguez, chofer y jefe de escoltas de Soto Duarte, quien de acuerdo con la información confidencial del gobierno de Guerrero, había sido la última advertencia para el alcalde de que o pagaba, o lo asesinarían. Soto Rodríguez fue secuestrado y su cuerpo tirado en un basurero en Cutzamala de Pinzón, donde la alcalde Karime Benítez Flores, es esposa de otro primo de los sacrificados, Isidro Duarte Cabrera, diputado local del PRD. Los primos no tuvieron la suerte que Catalino Duarte Ortuño, que ha caminado al filo de la muerte y que, en una ocasión, hasta le ganó la partida. Fue en 2005, cuando hacía campaña para ser alcalde de Zirándaro, cuando un comando lo atacó y le roció balas de un cuerno de chivo, el fusil de asalto Kaláshnikov fabricado en 1947. La camioneta en la que viajaba se fue hacia un potrero para escapar y él corrió de sus atacantes, quienes le dispararon por la espalda y lo creyeron muerto. Sobrevivió para sentarse en la alcaldía, y durante sus tres años de gestión, se registraron más de 200 muertes relacionadas con el crimen organizado. Él quedó protegido por Los Chuchos, que lo hicieron diputado federal, desde donde impulsó a su primo Ambrosio, con la ayuda de Beatriz Mojica, actual secretaria general del PRD, para ser alcalde de Pungarabato. Duarte Ortuño vivió para ver cómo secuestraron a su hermano Claudio, quien de manera aún misteriosa recuperó su libertad, y el asesinato de sus tíos, otros Duarte que quedaron en el camino, como Ambrosio, que quedó atrapado en un conflicto aún extraño donde las únicas cabezas criminales que se asoman, por ahora, son Guerreros Unidos, tan vinculados a su familia, y Los Caballeros Templarios, que quieren extender sus dominios del crimen en toda la Tierra Caliente de Guerrero.

 

 

Narcopolítica en Tierra Caliente

Raymundo Riva Palacio |

ESTRICTAMENTE PERSONAL | La columna de Raymundo Riva Palacio

El asesinato del alcalde de Pungarabato, Ambrosio Soto Duarte, desnuda la vulnerabilidad institucional –la indefensión en la que se encuentran decenas de presidentes municipales-, y la forma como los partidos políticos son laxos con sus protocolos de seguridad. Exhibe, sobretodo, las contradicciones del PRD y de la corriente Nueva Izquierda, mejor conocida como Los Chuchos, que hicieron de Guerrero su edén durante el gobierno de Ángel Heladio Aguirre. Las denuncias que ha hecho el PRD al gobierno estatal y al federal por el asesinato, son cínicas y  extemporáneas. Deberían ser hechas hacia el interior del partido, que abandonó al alcalde a su suerte y contribuyó con su indiferencia, a que este crimen se consumara. Culpables no; responsables, sí.

 

Porqué si el alcalde estaba siendo presionado y amenazado de muerte, ¿el PRD no hizo nada por él? ¿Por qué las denuncias sobre la inseguridad que ahora hace ese partido no fueron reclamos previos para que las autoridades le brindaran garantías a su vida? De acuerdo con una tarjeta informativa del gobierno de Guerrero, Soto Duarte estaba siendo extorsionado por dos organizaciones criminales, La Familia Michoacana y Los Caballeros Templarios, que le exigían 72 millones de pesos anuales, y como parte de las amenazas que recibió, hubo avisos en la forma de secuestros y asesinatos. Pese a ello, el PRD fue omiso. Quienes pudieron haber actuado, por cercanía y conocimiento de causa, estaban más ocupados en ver cómo se podían quedar con el partido, o guardaron silencio cómplice.

 

Es el caso de la corriente Nueva Izquierda, Los Chuchos, que caminaron de la mano del gobernador Aguirre, y que solaparon a candidatos bajo investigación del narcotráfico a cambio de recursos para sus campañas políticas, sin importar el origen de los dineros. Los jefes políticos de Nueva Izquierda siempre han negado las imputaciones, y se han buscando deslindar de las relaciones peligrosas de sus protegidos políticamente, mediante fugas hacia delante: acusar a sus acusadores, y buscar el control del PRD. Su última apuesta fue Beatriz Mojica, que trabajó con Aguirre, que no pudieron llevarla a la presidencia.

 

Mojica tiene historia con Soto Duarte, quien entró a la política, como muchos en Guerrero, con el apoyo del ex gobernador Rubén Figueroa, a principios de los 90s. En 2004, de acuerdo con la tarjeta informativa del gobierno de Guerrero, Soto Duarte –también muy cercano a Aguirre-, un transportista en la región de la Tierra Caliente que ofrecía servicios en Ciudad Altamirano, la cabecera municipal de Pungarabato, se afilió al PRD tras ser reclutado por las hermanas Mojica, Teresa, que era diputada federal, y Beatriz, ex candidata a la gubernatura del estado el año pasado, y secretaria general del partido.

 

La historia de Soto Duarte, su familia y la corriente de Los Chuchos se entreveró en la última década. Su primo Isidro Duarte Cabrera, es diputado local del PRD y fue munícipe  de Cutzamala de Pinzón, donde su esposa Karime Benítez Flores, también de la misma corriente, es la alcaldesa de ese municipio. No parece casual que a otro primo, Sebastián Soto Rodríguez, quien era chofer y jefe de escoltas de Soto Duarte, lo asesinaran y tiraran su cuerpo en un basurero de ese municipio hace tres semanas, que considera el gobierno estatal que fue la última advertencia de Los Caballeros Templarios contra el alcalde de Purangarabato, por no pagarles tres millones de pesos mensuales por protección.

 

La protesta perredista por el asesinato del alcalde ha sido encabezada por quienes lo abandonaron en la práctica. Este martes el presidente municipal de Acapulco, Jesús Evodio Velázquez Aguirre, acusó a los gobiernos estatal y federal de no haber hecho nada por la seguridad de Soto Duarte pese a que sabían, por él mismo, de las amenazas en su contra. El alcalde asesinado estaba solo. Ni Velázquez Aguirre, que era su compadre, ni otros líderes de la corriente de Los Chuchos, abogaron por él. Entre las faltas de respaldo más sobresalientes estuvo la de Catalino Duarte Ortuño, su primo, ex diputado federal y ex alcalde de Zirándaro.

 

Duarte Ortuño, de todos los chuchos en Guerrero, es el más conspicuo por cuanto a relaciones peligrosas se trata. Cuando compitió por la alcaldía de Zirándaro en 2005, fue atacado por un comando que le disparó con fusiles AK-47. Quiso huir, pero fue alcanzado por una bala. Sobrevivió porque sus atacantes pensaron que estaba muerto. Durante los tres años de su gestión hubo alrededor de 200 muertos en el municipio, y en 2009 empezó a sentir la secuela en carne propia. Secuestraron a su hermano, y mataron a sus tíos y a uno de sus primos en el primer semestre de ese año. Varias veces lo acusaron de estar vinculado al narcotráfico en Tierra Caliente, pero siempre lo negó.

 

Duarte Ortuño, como Beatriz Mojica, o han guardado silencio, o han sido tímidos en sus reacciones. Ni ahora, ni antes dijeron mucho, pese a la cercanía con el alcalde asesinado. Como se dijo líneas atrás, ¿por qué si estaba siendo extorsionado y amenazado de muerte, el PRD no hizo nada por él? ¿Por qué las denuncias sobre la inseguridad no fueron exigencias previas para que las autoridades le brindaran garantías? El asesinato de Soto Duarte deja muchas incógnitas. Una de ellas es la vertiente de la narcopolítica, donde Los Chuchos y los Duarte tienen muchas explicaciones que dar.

 

 

rrivapalacio@ejecentral.com.mx

twitter: @rivapa

 

Dra. Consejos o Querida Llajuana Suers

J. S Zolliker |

REALIDAD NOVELADA La columna de J.S. Zolliker

Quizás muchos de ustedes me recuerden, pero para los que no me conocen, me presento: me llamo Llajuana Suers y soy columnista de “consejos”, o eso que los gringos llaman Advice Colimnist , como lo fue para sus padres, la ya célebre Dear Abby.

 

Sí, es cierto, comencé siendo “Dra. del corazón”, pero desde el internet, como que los problemas del amor y falta de sexo se han minimizado y han crecido otros problemas sobre los que la gente me escribe, y pues la renta no se paga sola… Así que aquí van las últimas consultas que me han hecho y mis respuestas, que espero sean de utilidad.

 

Querida Llajuana:

Me cachó un profesor viendo en clase en el iPad, la peli de Los Juegos del Hambre, y me dijo que están basadas en una historia real. El profesor de la carrera de Hotelería y Turismo,  me comentó que eso pasó durante el Porfiriato y por eso estalló la Revolución. Es muy interesante todo lo que me cuenta, pero me pregunto si me estará mintiendo por ser el sobrino del Cardenal que es rector de la institución.— Un estudiante preocupado..

 

Estimado estudiante preocupado: Sí y no. Es decir, la historia sí está basada en una historia real, pero no del Porfiriato. Sin dudas, tu profesor te miente con todos los dientes, quizás porque sepa que eres sobrino del Cardenal Gashdaz (le asumo), y eso le genere un interés. La verdad sea dicha, Los Juegos del Hambre se basan en la época de la conquista. Por eso la Malinche es tan famosa, porque ella fue la primer ganadora de los primeros juegos del hambre de la humanidad..

 

Querida Llajuana:

Recientemente mi novio se ganó un viaje a la playa en una rifa de oficina, y me entusiasmé mucho cuando me invitó a conocer el mar con él. ¡Qué hermoso lugar! ¡Qué paz! ¿Es cierto que el agua es saladita porque las ballenas tienen sexo ahí? .— Una chica curiosa.

 

Estimada chica curiosa: eso es completamente cierto. El mar es salado porque las ballenas tienen sexo ahí. Y también porque tienen relaciones en el agua, los pescados, los tiburones, los pulpos, los delfines, la vaquita marina, las focas, las almejas, los moluscos, los camarones, las ostras y una que otra pareja calenturienta a quien le gana la emoción cuando visita la playa. ¿Tu te habrás controlado, verdad? No sea que rompan en el ecosistema si salan todo de más.

 

Querida Llajuana:

Soy esposa de un leñador. Es un buen hombre, pero cuando toma, suele ponerse agresivo. La última vez se molestó cuando le dije que tenía pavor a la sierras eléctricas. No sé cómo se llama esa fobia. ¿Tu sabes? ¡Me llamó inculta!

 

Estimada inculta: Tenerle miedo a las sierras eléctricas con las que trabaja tu marido agresivo, se le conoce como sentido común. Mejor busca un árbol al cual arrimarte. Y que esté lejos de cualquier aserradero.

 

Querida Llajuana:

Se viene en este lado del mundo, un eclipse solar. Sé muy bien, me lo repitieron hasta el cansancio, que si miro directamente al sol, me puedo quedar ciego. ¿Si le tomo una foto con mi iPhone, y la veo directamente en el teléfono, me puede afectar?.— Interesado en la ciencia

 

Estimado interesado en la ciencia: Por favor, no lo hagas, las consecuencias pueden ser fatales. Toma la foto sin mirar la pantalla y obsérvala únicamente cuando sea de noche y el sol ya esté dormido. Entonces y sólo entonces, no podrá dañarte ni con sus ronquidos.

 

Querida Llajuana:

Estoy embarazada y hace meses que no me baño. Ayuda, por favor, mi esposo me quiere dejar y no sé que hacer. Tengo temor que al meterme a la tina o a la regadera, el agua se meta por mi vagina y ahogue al pequeño Roberto. ¿Qué puedo hacer?

 

Estimada embarazada: No se bañe en tina porque en una de esas le da por meterse de cabeza y la ahogada será otra. Por lo pronto, le recomiendo que para que su marido la soporte y usted esté tranquila, se bañe diario a jicarazos y apriete bien las piernas mientras lo hace. Eso sí, apenas haya nacido el pequeño Roberto, por favor —y esto es muy importante— pida al médico un ligado de trompas de falopio (para evitar futuros ahogamientos) y vaya y solicite dar de baja su credencial del INE. Se lo agradeceremos todos.

 

Queridos lectores, por favor no dejen de mandarme sus dudas al Pío Bots 51115 o al correoqueridallajuansuers@gmail.com.

 

P. D. Para pagar la renta, también tramito amparos para el uso lúdico de la maryjoe.

Los peligros de la euforia

Dany Saadia |

FILMONAUTA | La columna de Dany Saadia

Siempre estoy dispuesto a escuchar, y los que trabajen conmigo pueden guardar esta frase para el futuro, pero la decisión final tengo claro que siempre es mía. Aceptando las grandezas y las miserias que conlleva. También les quiero dejar una frase que me he creado para estos procesos creativos. La pueden usar con exceso (también se la pueden atribuir a Einstein, si quieren), pero algo que siempre he dicho es: El fracaso es personal, el éxito es compartido.

 

Es importante que les diga dos definiciones de Euforia: Cuando acabas cualquier proceso de tu proyecto o película, ya sea el guion, el rodaje, la post-producción y el estreno, no es difícil caer en ese estado de ánimo llamado “euforia”. Llevas años bregando con el proyecto y por fin ves tus sueños materializándose en varios discos duros (o latas de negativo) con una buena mezcla de audio y corrección de color. A ese chute de felicidad se le van añadiendo capas de alegría según vas enseñando lo que lleves, a la peor mezcla de sujetos: o sea a tus amigos y a tus familiares.

 

Ellos te felicitan, te dan ánimos y te dicen lo mucho que les gusta lo que ven porque te quieren y porque de alguna manera han formado parte del proceso y han vivido, aunque sea desde segunda fila, la magia de que alguien que conocen ha esculpido en celuloide una historia para la posteridad.
Y aquí llegamos a la primera definición de euforia: Según la Real Academia de la Lengua Española es: Estado de ánimo propenso al optimismo. Al optimismo extremo, diría yo. ¿Y por qué no? A todo el mundo le encanta tu película. Y para echar más gasolina al fuego, hay otra fuente peligrosa de euforia. Se trata de la euforia fabricada en la comercialización de películas independientes como forma de llamar la atención del público. El origen de esta técnica la tenemos en los grandes estudios de Hollywood.

 

Convierten el estreno de películas en grandes acontecimientos cuyo peso sociológico es tal que te hacen sentir como un perfecto idiota si no acudes al estreno. A eso le suman, como dice Edward Jay Epstein en The Big Picture: Money and Power in Hollywood, las pseudonews (que son mentiras fabricadas en forma de noticias en las que te cuentan que la película ha arrasado en Singapur o que el público –en el caso del género de un película  terror- se ha salido de los screenings aterrorizados y horrorizados) también están los pseudo praises a través de los making of y entrevistas en las que rodar una película ha sido poco menos que una experiencia trascendental de amor, de buen rollo y de admiración mutua entre el talento y el equipo.

 

La pena es que, como decía, esa impostura se ha trasladado al cine independiente con una gran diferencia: dónde en Hollywood tienes un ejército de publicistas y relaciones públicas, en tu película te tienes a ti mismo con tu Twitter y tu Facebook. Y entonces puedes caer en la tentación de vender euforia haciendo públicas las reacciones de tus friends & family, dando RTs, dando shares y mostrando todos los anuncios que te encuentres en donde mencionan tu película y tu nombre exagerando con ingenuidad procesos normales en la comercialización (presentación de una imagen de tu película, de un teaser mal hecho o del tráiler), maquillando tu biografía, restregando tus premios (sean importantes o no), augurando sin temor éxitos espectaculares para tu película. Todo con la buena voluntad de generar expectación.

 

Sólo que me temo que no funciona así. En estos casos lo único que consigues es dañar tu reputación si las cosas no salen como has vendido. Acude a las estadísticas y comprueba que el triunfo es una exótica flor que brota muy, muy, muy raras veces. No quiero decir que no le vayas a pegar, pero espera lo mejor y prepárate para lo peor. Recuerda que cuánto más subas, más dura será la caída. Y cambiarás euforia por humillación. Habla de las virtudes de tu película, eso sí, pero hazlo con humildad y honestidad. Y aquí viene la segunda definición de euforia: en el griego clásico significa fuerza para soportar. Esa es la euforia buena, la que necesitarás y que deberías de tener.

Con todo respeto

Juan Antonio Le Clercq |

RAZÓN PÚBLICA | La columna de Juan Antonio Le Clercq

 

Especialistas, líderes de opinión, figuras públicas y algunos de los más diarios importantes se han volcado a advertir la amenaza que representa la figura de Donald Trump. The Washington Post, lo calificó clara y contundentemente como un riesgo que los norteamericanos deben confrontar, mientras que El País lo identificó sin ambages como un peligro para Estados Unidos y el resto del mundo.

 

A pesar de todas las voces que advierten sobre las consecuencias de permitir que Trump llegué a la presidencia de los Estados Unidos, su discurso seduce a los votantes. Apenas este lunes ha rebasado a Hillary Clinton por primera vez en las encuestas. La amenaza crece, el triunfo de Trump es hoy una probabilidad más que real.

 

El gobierno mexicano ha optado por una prudencia que deja sabor a pasmo, a la incapacidad demostrada para entender los problemas y actuar con eficacia. Durante su gira a los Estados Unidos, Enrique Peña Nieto señaló que la posición mexicana ante el proceso electoral norteamericano se limitará a observar sin intervenir y a impulsar una actitud constructiva: “A la señora Hillary Clinton y al señor Donald Trump quiero expresarles mi mayor respeto, desde ahora propongo estar en un diálogo franco y abierto con quien resulte electo sobre la relación entre nuestras naciones”.

 

La estrategia pretende mandar un mensaje de respeto a procesos internos y evitar hacer el “caldo gordo” al candidato republicano. Lo que los estrategas presidenciales parecen obviar, es que el caldo antimexicano está ya gordísimo. ¿Realmente creen que encontrarán una respuesta constructiva y una actitud colaborativa en Trump? ¿En verdad piensan que dejará de atacar a los mexicanos si se le trata con el “mayor respeto”?

 

El gobierno mexicano se equivoca. La imagen de México estará en el centro de los ataques e insultos de Trump porque funciona ante un electorado que está reaccionando más a emociones que a argumentos. La polarización política y el discurso del odio han dado resultados durante las primarias y seguirán dando frutos durante la campaña presidencial. Repetimos el error republicano de ignorar la amenaza y articular a tiempo una respuesta contundente.

 

No deja de sorprender la lógica diplomática oficial: ante organizaciones y agencias que señalan violaciones a los derechos humanos, una respuesta agresiva; ante los ataques e insultos de Trump, un silencio supuestamente estratégico. Pero en política todo vacío se llena. La tibieza deja un espacio que será ocupado por los precandidatos presidenciales en México y por toda figura pública que quiera aprovechar el momento para ganar puntos políticos. Con lo cual tendremos una colección de respuestas tan desordenadas como oportunistas y no una posición oficial enérgica ante una amenaza muy seria a nuestros intereses nacionales.

 

Twitter: @ja_leclercq

Contando pobres

Luciano Pacoe |

CUARTO DE GUERRA | La columna de Luciano Pascoe

 

›Coneval puso el grito en el cielo y, como si le estuvieran robando sus “pobres”, estalló en reclamos, acusaciones de opacidad.

 

Si a usted le preguntan cuántos pobres hay en México es probable que usted diga 50 millones. Ese es, más o menos, el dato que nos ha rondado por algunos años.

 

Pues todo parece indicar que es un dato equivocado. Fundamentalmente porque, por sus condicionantes, es un dato que infla los niveles de pobreza.

 

Hace unas semanas, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) anunció que había iniciado cambios en la fórmula para medir la pobreza.

 

El racional era sencillo, el mecanismo estaba desactualizado y no es compatible con el modelo de medición de pobreza de otros lugares del mundo.

 

Es decir, que nosotros, en una clásica mexicanada, medimos la pobreza distinto a, por ejemplo, los otros países de la OCDE. Y, por ende, no podemos comparar nuestra pobreza con la de Estados Unidos u otros países.

 

Así pues, el ajuste al Modelo de medición de pobreza generaría algunos problemas que el Inegi vislumbró como que impediría una comparación fiable con años anteriores porque las métricas serían distintas –un problema importante para el seguimiento de los ingresos en el país– y, lo más grave de todo, cambiaría los resultados de nuestra cantidad de pobres para llevarnos a una cifra más precisa.

 

Con base en las modificaciones del Inegi sucederían al menos tres cosas que cambiarían la cifra de pobreza en México: Se obtiene un incremento de 11.9 por ciento en el ingreso corriente a nivel nacional; Crece más de 30 por ciento la entrada de recursos en algunas entidades federativas entre 2014 y 2015; Un alza de 33.6 por ciento del ingreso en los hogares más pobres en un solo año.

 

Ante esto y el anuncio del nuevo modelo (se publicó la nueva fórmula) el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) puso el grito en el cielo y, como si le estuvieran robando sus “pobres”, estalló en reclamos, acusaciones de opacidad y señaló de un retroceso los ajustes.

 

En una inédita confrontación de posiciones, dos de las instituciones más reconocidas del país se enfrascaron en dimes y diretes. Ambos concitando a sus sectores aliados a manifestarse a favor o en contra del malvado plan de modernización.

 

Así salieron legisladores a protestar, opinadores de todos los niveles de sofisticación a mostrarse como expertos en el asunto y, obviamente, los principales afectados: Morena y el lopezobradorismo. Ese que necesita de la mayor cantidad de pobreza para darle viabilidad a su propuesta política.

 

Ya con todos en el campo de batalla surgió el único ente sensato, el propio Inegi, y aclaró que no hubo dolo ni se actuó de mala fe al modificar los protocolos para levantar la encuesta; ofreció que de ahora en adelante trabajará para tener una mejor comunicación con el Coneval e inclusive que sumará a la CEPAL al esfuerzo de modernización.

 

Coneval dio por terminado el diferendo y reconoció que siempre ha tenido buena comunicación con el Inegi y aun cuando el índice de pobreza 2015 no se publicará para revisar sus relativos y su capacidad para compararse con el pasado, aceptó que se dé ese proceso de modernización de la medición. Al final, el problema de nuestro país es que hay que combatir la pobreza pero también a los que la necesitan para sus fines políticos y electorales.

 

@lucianopascoe

La farsa de la seguridad

Maria Idalia Gomez |

OBJECIÓN | La columna de María Idalia Gómez

 

›Una de las pruebas más valiosas la ofreció esta semana el Inegi, cuando dio a conocer las estadísticas preliminares sobre homicidios.

 

Un comando espera a unos cuantos kilómetros del puerto. Están muy bien pertrechados para el ataque que cometerán justo en la ruta por donde cruzaría el camión con el contenedor que ese día será el blanco. Eligen sólo aquéllos que no tienen una seguridad extra y que la carga fue previamente pactada en el mercado negro.

 

En otro punto de Michoacán, otro comando se dirige a cobrar, como cada mes, a las empresas mineras la parte proporcional de ganancias pactada. Ganaderos, agricultores, pequeñas y medianas empresas también recibirán esa visita mensual. El no pagar el derecho de piso significaría una primera amenaza, después el secuestro o la tortura, al final el asesinato y posiblemente la apropiación del bien. No se trata de una historia nueva, más bien algo conocido en muchas ciudades del país. Lo extraordinario del caso es que se trata de algo que ocurre en el Puerto de Lázaro Cárdenas, precisamente donde anunciaron, en noviembre de 2013, que la Marina retomaba el control de la seguridad, porque en los últimos años eran Los Caballeros Templarios los que controlaban todo.

 

Tres meses después de la llegada de los elementos de la Marina, el SAT también llegó al Puerto, para hacerse cargo del control de las aduanas.

 

Dos años después sabemos que esta recuperación no fue tan cierta. Como tampoco lo es la supuesta recuperación del territorio michoacano. Sólo cambió el rostro de la mafia y su poca visibilidad.

 

En los últimos tres años, en por lo menos tres ocasiones, también desde el gobierno federal se ha dicho que el despliegue de fuerzas federales en Tamaulipas, Estado de México, Michoacán y Guerrero permitiría retomar el control territorial. Pero no ha sido así, todas esas entidades se ubican en los primeros lugares de delitos. Y es allí donde ocurrieron la tercera parte de los ataques a funcionarios municipales de todo el país.

 

Los reportes ciudadanos revelan algo peor, que ese descontrol y descomposición ya se muestra en lugares que no era tan grave ese problema, como Tabasco, Campeche, San Luis Potosí y algunos puntos de Guanajuato, Hidalgo, y Puebla. Pero también se agudiza en Morelos, Veracruz y Oaxaca. En Tabasco, por ejemplo, los pobladores aseguran que viven una crisis tan severa en materia de robos y secuestros, que después de las 7 de la noche las calles se vuelven poco transitadas y por lo menos la tercer parte de la policía estatal se mantiene en protesta, ante la falta de recursos.

 

Han pasado ya tres años de gobierno. Los responsables de las tareas de seguridad a nivel federal y estatal han sido incapaces de diseñar y aplicar una estrategia integral y regional, atendiendo a la historia y contexto de cada lugar, basándose en información de inteligencia seria y actualizada, y con la coparticipación del sector económico y de los ciudadanos. En cambio, se ha preferido convertir a las instituciones de seguridad en una suerte de bomberos, apagando los escándalos de inseguridad visibles.

 

Así, la farsa de la seguridad está a la vista. Una de las pruebas más valiosas la ofreció esta semana el Inegi, cuando dio a conocer las estadísticas preliminares sobre homicidios ocurridos en México. Así nos enteramos que en los últimos tres años, de 2013 a 2015 fueron asesinadas, en total, 63 mil 598 personas.

 

Los números muestran que cinco de cada 10 personas asesinadas en el país tenía entre 20 y 39 años de edad. Y que a diferencia de lo que se pretende hacer creer, en la administración de Felipe Calderón, en plena guerra contra el narcotráfico, fueron asesinadas menos personas. En ese momento cada día morían, en promedio, 47 personas y hoy al día son, en promedio, 58.

 

Se agota el tiempo, pero aún se podría diseñar una verdadera estrategia de seguridad. Lo tendrían que hacer personas con probada experiencia y visión de Estado, que por ahora no ocupan los puestos clave en esta administración.

 

@Gosimai

Combatir o administrar la contaminación en la CDMX

Luis M Cruz |

PENTAGRAMA | La columna de Luis M. Cruz

El dilema del Hoy no Circula.

  1. A partir de que la Suprema Corte de Justicia de la Nación otorgó amparo al derecho del propietario de cualquier automóvil a circular si cumple las normas ambientales independientemente del año que sea, en la Ciudad de México se ha dado una gran polémica sobre la utilidad de la regulación ambiental, en especial, del programa restrictivo llamado “Hoy no Circula”.

 

  1. De una parte, las armadoras han cabildeado y defendido sus intereses para seguir vendiendo automóviles nuevos, mediante el privilegio de un cierto número de años sin verificación, atacando a los vehículos viejos que son propiedad, sobre todo, de quienes menores ingresos tienen. En este sentido, se dijo, el haber relajado la norma restrictiva propició que un millón 400 mil automotores viejos volvieran a la circulación diaria, lo que agravó el problema de la emisión de contaminantes.

 

  1. Más allá de los detalles, la cuestión de fondo es que sólo se están mitigando los efectos sin atender a las verdaderas causas del problema. Es decir, se asume que los niveles de contaminación estarán en niveles razonables con sólo limitar la circulación de los automóviles particulares, cuando cualquier análisis comparado con otras metrópolis hace ver que tan eficientes como el control de la circulación de vehículos son otras medidas que desalientan el uso de los automotores; sobre todo, un sistema de transporte público urbano de calidad y en cantidad suficiente; la programación de obras públicas en horas que no provoquen más caos vial; la remoción de obstáculos a la fluidez, incluido el restrictivo Reglamento de Tránsito; la renovación de las flotas de taxis y otros permisionarios del transporte público (microbuses, por ejemplo) al extremo de que en ciudades como Zaragoza, España, sólo vehículos híbridos pueden realizar transporte público, dado que son los que más circulan (lo hacen de manera ininterrumpida).

 

  1. Una solución de largo plazo para el problema de la contaminación ambiental en la Ciudad de México requiere ir a las causas y no sólo mitigar los efectos. Es decir, si la emisión de contaminantes precursores de Ozono proviene de los vehículos automotores, entonces lo correcto sería el exigir a los fabricantes el que dotaran a los vehículos de lo necesario para cumplir las exigentes normas, no dejar que los particulares sean los responsables de circular con vehículos que no son apropiados a las características de la ciudad de México que tiene, por ejemplo, menor presión atmosférica y por ende, menor proporción de oxígeno en el aire disponible causando combustión imperfecta.

 

  1. Con el transporte público y de carga, debiera asumirse también una norma a cumplir: el utilizar sólo vehículos híbridos o eléctricos que permitan disminuir los contaminantes. Por supuesto, la construcción de más kilómetros de Metro y de Metrobús con vehículos eléctricos, que son el mejor incentivo para reducir el uso del automóvil. Cosa de recordar que al aprobarse la Ley de Remediación Ambiental se dispuso un transitorio con un fondo a título perdido para financiar transporte público ecológico, eficiente y suficiente para las grandes metrópolis mexicanas. ¿Qué hicieron con él?

 

OHL México a la venta; ¿cierra ciclo de sospechas?

Víctor Sánchez Baños |

PODER Y DIERO | La columna de Víctor Sánchez Baños

Deben buscarse los amigos como los buenos libros. No está la felicidad en que sean muchos ni muy curiosos; sino pocos, buenos y bien conocidos.

Mateo Alemán (1547-1613) Novelista español.

 

Tras una larga lista de sospechosas operaciones, incrementos arbitrarios en sus tarifas y la complacencia de las autoridades, OHL México Concesiones, que a nivel mundial dirige Josep Pique Camps, será adquirida por un Fondo de Inversión (australiano o español). Esto motivó que inversionistas mayoritarios (con información ilegal privilegiada) dispararan el precio de las acciones más de 26% en las primeras horas de la sesión del martes pasado.

 

Esto precisamente unos minutos antes del boletín que envió OHL a la Bolsa Mexicana de Valores, mucho tiempo después de enviar la información a la Bolsa española, donde se maneja OHL con escrúpulo quirúrgico en materia de información al inversionista. Allá quien utilice información privilegiada va a la cárcel.

 

Oficialmente no hay ninguna oferta de adquisición, pero hay versiones, que pueden confirmarse en las próximas semanas, sobre un fondo de inversión internacional que podría comprar la mayoría accionaria.

 

Sin embargo, suponiendo que se materializa una oferta, lo que es muy probable, analistas estiman una potencial valuación de transacción de aproximadamente 5 o 6 por el múltiplo Precio/Utilidad contable a 12 meses, equivalente a 33 pesos por acción, contra el mismo indicador al cierre del lunes, que era de 3 a 3.5.

 

La información que tienen los analistas indica que, en respuesta a las noticias aparecidas en la prensa, OHL México confirmó que ha iniciado conversaciones preliminares con un fondo de inversión que ha manifestado interés en estudiar la posible realización de una OPA conjunta sobre las acciones de OHL México. Una potencial transacción no incluiría ninguna emisión de nuevas acciones de la propia OHL México; y la compañía no tiene planes de deslistar sus acciones de la Bolsa Mexicana de Valores (como lo había adelantado el presidente de la CNBV Jaime González Aguadé, y espera mantener sus operaciones locales.

 

Aunque el comunicado de la operadora de concesiones de autopistas de peaje OHL México no menciona ninguna compañía interesada en concreto, la australiana IFM podría estar interesada, tomando en cuenta que ya posee el 25% de la principal concesión de la compañía, Conmex. La operadora española de autopistas de peaje Abertis podría ser otra candidata, ya que la compañía adquirió anteriormente las operaciones brasileñas de OHL Concesiones, la compañía matriz de OHL México.

 

El río hace mucho ruido en la empresa española, lo que significa que trae muchas nueces.

 

PODEROSOS CABALLEROS.- Y que conste que el gobierno debe defenderse solito, pero hay casos en donde la estrategia de comunicación actúa a destiempo y con ello aumenta la percepción de “actos sospechosos”. En los próximos días, estimado lector, te platicaré el renglón técnico del cambio de metodología en cuanto a la medición de la pobreza. El conflicto entre el Coneval y el INEGI, es un asunto técnico de comparación con el resto de los países que conforman la OCDE. Por ello, la nueva metodología, que conocía desde inicio de año el líder de Coneval (el organismo encargado de evaluar la pobreza) Gonzalo Hernández Licona, ya que se trató de un acuerdo internacional que firmó el anterior presidente del INEGI, Eduardo Sojo Aldape, considerado un actuario de excelencia. *** Francisco Domínguez, gobernador de Querétaro dejó claro que esa entidad es el pivote económico del país. En una reunión con columnistas habló de materialmente todo, incluso de la sucesión presidencial en donde ve a Margarita Zavala, Ricardo Anaya Rafael Moreno Valle, como los fuertes contendientes a la candidatura panista. *** Es evidente que le siguen los pasos a Javier Duarte, gobernador de Veracruz. Trae un letrero en su frente que dice “se busca chivo expiatorio”. Y, definitivamente, con razón. Se trata de entregarle a las fieras del Coliseo romano, el circo suficiente para disminuir el malestar contra el partido en el poder, el PRI. Pero, el “respetable público” exigirá más y más, lo que es saludable para la persecución de los corruptos. Sin embargo, esto no beneficiará al Revolucionario, ni a la totalidad de la clase política. Es más es como arrojar cieno a un ventilador y va a salpicar a todos ellos. El problema para la clase política: ¿Quién cerrará la puerta de la cárcel?

 

RESPONSABILIDAD SOCIAL CORPORATIVA.- Siemens Mesoamérica, al mando de Louise K. Goeser, presentó oficialmente su programa de Responsabilidad Social Corporativa y firmó un convenio regional con Fondo Unido México “United Way México” para extender y unificar sus actividades encaminadas a mejorar la educación básica tanto en México como en Centroamérica.

 

Comunícate: vsanchezb@gmail.com

Twitter y Facebook: vsanchezbanos

Escape virtual

Mauricio Gonzalez Lara |

PERDIDO EN EL SIGLO | La columna de Mauricio González Lara

 

›¿Es irracional pensar en la ola de fenómenos como Snapchat, Pokémon Go u Oculus Rift como antesala de “La apoteosis”? La idea me parece increíblemente seductora.

 

 

Escapar, fugarse, ser alguien diferente. ¿Quién no ha anhelado vivir en otra piel y habitar un mundo distinto? El tema siempre ha sido moneda común en nuestras narrativas, pero ha adquirido un carácter cada vez más premonitorio en el cine y televisión de años recientes.

 

El Congreso (The Congress, 2013), cinta francoisraelí dirigida por Ari Folman, cuenta la historia de Robin Wright (interpretada por la misma Robin Wright, poco antes del éxito de House of Cards), una actriz cuya renuencia a someterse a las condiciones de contratación dictadas por los estudios le ha generado fama de “inestable”. El tiempo es el enemigo de Wright: cercana a los 50 años, teme perder su atractivo y, en consecuencia, su estatus como celebridad. Los estudios le formulan una oferta imposible de rechazar: un contrato para usar su imagen como avatar digital en películas generadas por computadora. Robin recibe la certeza de que su “imagen generada por computadora” se mantendrá hermosa en todas las cintas en las que aparezca. Dos décadas después, tras vencer el contrato, Robin ingresa a una dimensión animada —una versión sicotrópica de Toontown, la ciudad reflejo de Hollywoodland de ¿Quién engañó a Roger Rabbit? (Zemeckis, 1988)— a la que el planeta ha escapado tras la decadencia del mundo factual. La Tierra, tal y como la experimentamos diariamente, ha devenido en un basurero habitado por las clases bajas que no contaron con los recursos para comprar los boletos a la virtualidad prometida.

 

Disponible en Netflix, El Congreso aborda la crisis de un planeta donde la veracidad ya no radica en la capacidad objetiva para recrear el mundo a su propia imagen, sino en diseñar universos que existan independientemente de la realidad original. Caprica, precuela de la versión reimaginada de Battlestar Galactica, visualiza un fenómeno similar al que denomina como “La apoteosis”: una fase donde la tecnología nos permitirá almacenar la información que conforma nuestra persona y descargarla en un universo virtual en el que existiremos eternamente, con el añadido de que seremos capaces de alterar el entorno conforme nos plazca. Si deseamos proseguir nuestras vidas en el mundo factual, esta conciencia informática será susceptible de ser descargada en robots (cylones) con aspecto idéntico al de nuestra identidad humana.

 

¿Es irracional pensar en la ola de fenómenos como Snapchat, Pokémon Go u Oculus Rift como un curso propedéutico o antesala de “La apoteosis”? La idea me parece increíblemente seductora, y sí, acepto, un tanto inquietante. No porque repruebe la supuesta inmoralidad de abandonar este valle de lágrimas para residir en un sueño donde las pipas de opio sean sustituidas por “gogles” de realidad virtual, o que nuestros cuidadores en esas escapadas alucinantes ya no sean los asiáticos que conocemos por cintas como Érase una vez en América o The Knick, sino pobres diablos a los que no les alcanzó el dinero para pagar por esa tecnología, sino por una razón más absurda: ¿por qué, de desear fugarme, querría vivir en una cinta animada estilo Pokémon y con cara de perro? Hay misterios que ni siquiera la virtualidad puede resolver.

 

@mauroforever

La dieta a lo largo de la historia

Diana Loyola |

C’EST BEAU LA VIE! | La columna de Diana Loyola

La moda hoy en día es tener una dieta que se considere saludable: ser vegano, evitar harinas, lácteos, azúcares, alimentos procesados, tomar batidos protéicos, consumir mantequilla de almendras, aceite de coco y productos bio u orgánicos (que, valga decirlo, son carísimos)… pero no siempre fue así. Antes del siglo XX tener unos kilitos de más era lo que estaba en boga. Quería decir que tenías suficientes medios económicos para saciar tu hambre (y hasta un poco más) y sobre todo, que gozabas de buena salud. Sin embrago, la obesidad siempre se ha considerado mala y médicos de todas las épocas se han preocupado por recetar regímenes alimenticios “sanos”.

 

Los griegos en la Antigüedad ya cuidaban la línea y hacían mucho deporte –de ahí el nacimiento de las Olimpiadas- e Hipócrates decía que en caso de sobrepeso “Tu alimentación es tu primera medicina”. Perdido no estaba, aunque sus recomendaciones en cuanto a la dieta eran algo extrañas, pues si bien recetaba sólo una comida al día, alentaba el consumo de alimentos muy grasos y usar mucha grasa en la preparación de los mismos.

 

En Roma, en el siglo II, Soranus de Efeso escribió que ser gordo era sinónimo de ser perezoso e inactivo y dejó algunos consejos para perder peso: dormir lo menos posible, tener el mayor número de actividades (canto, poesía…), hacer ejercicio, tomar el sol, darse baños calientes y masajes, comer sin grasa y una sola vez al día, de preferencia un plato de pescado y verduras y tomar laxantes o vomitivos.

 

En Egipto la cuestión era más exigente y degeneraba pronto en anorexia. Algunos médicos aconsejaban vomitar después de cada comida, de manera a evitar asimilar la grasa contenida en los alimentos, ¿servía? ¡seguro! Pero a un precio alto. Los romanos también lo practicaban.

 

En la Edad Media, Avicena (médico iraní del siglo XI), recomienda a las personas obesas consumir una enorme cantidad de alimentos poco nutritivos para “engañar” al hambre, así como tomar baños antes de las comidas, hacer mucho ejercicio y consumir purgantes. También consideraba un pecado caer en la gula, que conducía directamente al infierno. Esta asociación glotonería-pecado duró siglos.

 

En el siglo XVIII, en 1760, Malcom Flemyng, un médico inglés, aconseja comer jabón pues lo considera diurético y solvente de sustancias grasas.

 

Ya en el siglo XIX comienzan a tomarse en cuenta las calorías, aunque las dietas o regímenes carecían de métodos científicos. Además del uso del corset para bajar de peso, el doctor Dancel prescribe en 1849 evitar el agua, comer la mayor cantidad de carne posible, consumir papas, pan y frutos secos y evitar comer frutas frescas, espárragos, espinacas, coliflores y zanahorias. Este tipo de dietas evitaba un poco la retención de agua, pero en los demás aspectos (como reducir la grasa) eran ineficaces.

 

En el siglo XX los criterios de belleza cambian y ser delgado es la moda, por lo que muchas dietas de todos tipos salen a escena. Durante los años 20 el corset retoma fuerza pues quita la sensación de tener hambre y aumenta la transpiración, con el uso continuo las mujeres enflacaban, no sin sentir sofoco y mareos.

 

Las modas cambian, la dieta con ellas y en pleno siglo XXI seguimos en el descubrimiento de nuevos métodos para perder peso.

 

@didiloyola