Foto: cuartoscuro

Compartir

Jonathan Nácar

En los últimos tres meses, el Ejército ha vigilado el traslado, que desde el pasado 16 de septiembre realizan grupos de transportistas de material pétreo, piedra basalto, acero y eléctrico del polígono de Texcoco donde se construiría el nuevo aeropuerto de la Ciudad de México, para ser reutilizados en la construcción del Aeropuerto Internacional «Felipe Ángeles” (AIFA), en la base aérea de Santa Lucía, en el Estado de México.

En un comunicado, la Secretaría de la Defensa Nacional informó que la transferencia de dicho material para su reutilización es con la finalidad de ahorrar recursos, y con ello “beneficiar a la economía del pueblo de México”; así como disminuir los tiempos de construcción y evitar generar minas clandestinas para abstraer el material que además dañen los ecosistemas locales.

Para optimizar el dinero destinado al proyecto, y con ello “evitar cobros sobrevaluados que afecten a los ciudadanos”, la Defensa Nacional, institución encargada de edificar la obra, acordó que los encargados de realizar los acarreos de materiales fueran vigilados por los órganos internos y externos de control, tanto de la Auditoria Superior de la Federación, la Secretaría de la Función Pública, así como de la propia Sedena, y que las tarifas fijadas por dichos traslados no pueden ser establecidas ni modificadas por terceros, dejando que el libre mercado sea el que regule los precios de traslado.

Tras sostener reuniones con diversos representantes de transportista, señala el comunicado, la Sedena acordó con la Confederación de Sindicatos Unidos por la Transformación de México, que fueran ellos los encargados del envío de dos terceras partes, en tanto, otras organizaciones locales, de las cuales no se precisa el nombre ni número, se encarguen de la tercera parte de los materiales que desde Texcoco empezaron a ser transportados, primero, hacia un depósito externo al Campo Militar 37-D, de Santa Lucía, y de ahí al lugar específico donde se realiza la obra a manera de “estrategia para salvaguardar las instalaciones por ser consideradas de seguridad nacional”.

Un cálculo a partir de la distancia que marca Google Maps de la distancia que implica dicho recorrido, indica que, tomando ruta por el Circuito Exterior Mexiquense como la ruta con peajes más rápida, el tiempo de cada traslado es de alrededor de una hora y 15 minutos para recorrer 58.5 kilómetros.

ES DE INTERÉS

Presentan proyecto de Santa Lucía a 9 aerolíneas

Aeropuerto en Santa Lucía va, revocan última suspensión

Compartir