Foto: Filippo Monteforte/AFP

Compartir

AFP

El papa Francisco ofreció una explicación para la violencia y los conflictos que enfrenta México, afirmando que «el diablo le tiene bronca», un juicio que ya había hecho hace cuatro años y que causó revuelo en uno de los países con más católicos del mundo.

«Sí, realmente el diablo le tiene bronca a México, es verdad», dijo Francisco en una entrevista a Televisa.

El pontífice sostuvo que a ello se deberían las fuertes persecuciones que los fieles católicos sufrieron en México en el pasado y que dieron lugar al surgimiento de mártires de dicha fe.

«En otros países de América (las persecuciones) no se dieron con tanta virulencia, ¿por qué en México? algo pasó ahí», cuestionó el Papa argentino.

«Esto no es teología, habla el hombre de pueblo, como si el diablo le tuviera bronca a México, porque si no, no se explica tanta cosa», añadió.

En 2015, el Sumo Pontífice afirmó que el demonio castigaba a México «con mucha bronca» porque no le perdonaba el haber reconocido a la virgen María, a través del multitudinario culto a la Virgen de Guadalupe.

«México es privilegiado en el martirio por haber reconocido, defendido a su madre (…) creo que el diablo le pasó la boleta histórica a México y por eso todas estas cosas», dijo Francisco hace cuatro años, aludiendo a los asesinatos y desapariciones generados por la violencia del narcotráfico.

Estos comentarios causaron polémica y desataron comentarios en medios y redes sociales de personas que los consideraron insensibles o absurdos. En 2017, el video con dichas declaraciones se viralizó días después del terremoto que remeció el centro del país el 19 de septiembre y mató a 370 personas.

El Pontífice afirmó que «por el momento» no tiene planes de visitar México, pese a que el gobierno de Andrés Manuel López Obrador ha mencionado en reiteradas ocasiones su deseo de invitarlo a participar en iniciativas de atención y reparación a víctimas de la violencia en el país.

La actuación de cárteles del narcotráfico y la ofensiva militar lanzada por el gobierno desde finales de 2006 para enfrentarlos es señalada por especialistas y defensores de los derechos humanos como una de las principales causas del incremento de la violencia en México.

Desde entonces se han registrado más de 250,000 asesinatos, según cifras oficiales que no detallan cuántos casos están ligados al combate al crimen. Otras 40, 000 personas están desaparecidas.

Compartir