Compartir

Francisco Pazos

En los últimos cinco años, el crecimiento de la economía nacional no sólo se estancó, sino que ha sido mediocre y el futuro no es alentador. Según la última revisión del Fondo Monetario Internacional (FMI), en los siguientes cinco años, México no crecerá más allá de 2.7 por ciento.

Aunque esa cifra está por verse, el organismo reconoce que existen ocho graves riesgos que descarrilarían el ferrocarril económico nacional y el desarrollo del país. Los peligros más cercanos son el resultado de la renegociación del Tratado de Libre Comercio (TLCAN), la corrupción enquistada en los gobiernos estatales, y la incertidumbre de la elección presidencial de 2018.

corrupcion1-01_preview

A pesar de que el estancamiento se ha cocinado en el último lustro, el golpe que supuso el alza de los combustibles con la liberación de los precios de las gasolinas en enero pasado mantendrá atado el crecimiento en los años que vienen.

Estos son los escenarios que forman parte de lo que el FMI planteó como el análisis del comportamiento de los indicadores macroeconómicos en los primeros cinco años del sexenio de Enrique Peña Nieto, y en su proyección hasta 2022, como resultados del informe denominado Consulta del Artículo IV.

Las proyecciones del FMI para el crecimiento al cierre de 2017 indican que el Producto Interno Bruto (PIB) nacional será de 2.1%, casi un entero por debajo de la definición que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) hizo para este año en un rango de 2 a 3%, en la discusión presupuestaria. Y 2018 no pinta mejor para el crecimiento nacional. Las estimaciones del FMI chocan otra vez con las del gobierno federal. El análisis determina que el PIB crecerá en 1.9%, fuera de la estimación base del Presupuesto de Egresos del 2017, de 2 a 3 por ciento. De cumplirse las proyecciones, este sexenio cerrará con un crecimiento mediocre, que arrancó con 1.15% en 2013, y que en ninguno de los ejercicios fiscales subsecuentes fue capaz de tocar tres puntos porcentuales.

Lastres nacionales

La corrupción en los tres niveles de gobierno mexicano lastrará un eventual despegue de la economía nacional, advirtió el FMI en su último reporte sobre el panorama macroeconómico del país.

El resultado será la incertidumbre que dominará el escenario económico nacional en 2018 y que se mantendrá, al menos, durante los siguientes cuatro años.

El organismo internacional alertó que, si las instituciones no son fortalecidas, los altos índices de corrupción que afectan principalmente a los estados, obstaculizarán las perspectivas de crecimiento.

El escenario que el organismo internacional planteó, considera que la corrupción es “alta y generalizada” en el país; lo que se agudiza, según cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), por la debilidad del Estado de Derecho.

La espiral de corrupción fue más compleja a partir de 2011, apunta el informe. Desde 2015, en promedio, afecta a 89% de la población de los estados, que considera que es “frecuente o muy frecuente”.

El análisis que los especialistas del FMI hicieron al respecto, apuntó a que el elevado índice de percepción impide que el PIB crezca entre 0.50 y 0.86 por ciento.

Consideraron que la implementación completa del Sistema Nacional Anticorrupción (SNA), incluidas las figuras del fiscal general y del fiscal anticorrupción, es parte de las políticas públicas que ayudarán a mitigar el problema y a fortalecer las instituciones del Estado.

La implementación del SNA, detalla el documento, “es fundamental para poner fin a la trampa” de la corrupción, cuyos beneficios la perpetúan y evitan que mejore la eficiencia económica y aumente la productividad.

Apuntan a exgobernadores

En los últimos cinco años, 12 exgobernadores han sido señalados, investigados, y en algunos casos encarcelados, por encabezar o formar parte de redes de corrupción con las que desviaron dinero público o lo lavaron para el crimen organizado.

›La creación de empresas fantasmas fue señalada en el informe del FMI, como uno de los focos rojos en los que México debe trabajar para combatir la corrupción y el lavado de dinero.

Destaca el caso de Javier Duarte, el exmandatario veracruzano que tejió una red con más de 40 empresas fantasmas para desviar más de 60 mil millones de pesos del erario. En operaciones similares fue señalado Roberto Borge, exgobernador de Quintana Roo, quien urdió una red de 26 compañías; el exgobernador de Chihuahua, César Duarte, se benefició de una red de más de 100 empresas.

FMIméxico_preview-1

El FMI enfatizó la colaboración que el sector público estatal ha tenido con grupos criminales que se aprovechan de la creación de empresas, aparentemente legales, y de la apertura de cuentas en instituciones bancarias nacionales, con la intervención de notarios mexicanos, para desviar dinero público o lavar recursos.

“Esta compleja tipología, entre otras, ha sido utilizada para desviar ilícitamente fondos de gobierno. Debe abordarse con un enfoque de mejora en la creación y registro de las empresas, para garantizar la información actualizada básica y beneficiaria real”, apunta el informe.

Lista de deberes

Las cifras de crecimiento macroeconómico y sus indicadores, incluido el inflacionario, estacionado en 6.37%, podrían modificarse y caer por ocho riesgos internos y externos que los especialistas del FMI estimaron como factores que moverían proyecciones de sus líneas base.

Para medir la probabilidad de que estos riesgos se concreten, el FMI estimó periodos de uno a tres años y tres calificaciones: “baja” para eventos con probabilidad menor a 10%; “media”, para riesgos con probabilidad de 10 a 30% y “alta”, con posibilidades de 30 a 50 por ciento.

El FMI consideró que existe una alta probabilidad de que el dólar se fortalezca o que la Reserva Federal de Estados Unidos adopte una política de ajustes al alza en las tasas de referencia, lo que presionaría el dinamismo de la economía nacional. El análisis estimó que el impacto sería alto, y para mantener el valor del peso recomendó mantener la flexibilidad del tipo de cambio y garantizar la liquidez. Con el mismo grado de riesgo fueron identificados cambios de políticas en Estados Unidos y Europa.

En el primer caso, por la incertidumbre internacional, y en el segundo, por la definición de los ajustes políticos vinculados al Brexit. Para afrontar los riesgos, el organismo recomendó flexibilizar el tipo de cambio y la intervención del Banco de México en el mercado de divisas.

corrupción2-01_preview

El eventual aislacionismo y proteccionismo de Estados Unidos en su política comercial podría alterar las cadenas de intercambio comercial con México. Para afrontar este reto, además de las medidas ya citadas, el FMI agregó la implementación de reformas estructurales que impulsen la competitividad nacional.

Asociado a lo anterior, sería la salida de Estados Unidos del TLCAN o la imposición de aranceles en el intercambio comercial. El FMI considera la posibilidad de hasta 50% de que esto ocurra, y tendría como consecuencia un debilitamiento del crecimiento del PIB, frenaría la entrada de capital y aumentarían las primas de riesgo. La política de prevención requeriría también la diversificación de las relaciones comerciales. El resto de los riesgos asociados al desfase de los indicadores económicos tienen que ver con débiles crecimientos estructurales de países avanzados y emergentes, cuya posibilidad es, de media a alta; así como escenarios con precios bajos de los energéticos y nuevas caídas en la plataforma productiva de Pemex; así como un proceso lento de consolidación fiscal.

Corrupción creciente en cuatro años, así ha evolucionado la percepción de la corrupción en las entidades de la República:

Incidencia_preview

Compartir