Raymundo Riva Palacio

La conferencia mañanera del presidente Andrés Manuel López Obrador del martes pasado, será un clásico sobre cómo el enajenamiento colectivo supera las contradicciones de la cuarta transformación. Primero habló el director de Pemex, Octavio Romero Oropeza, y explicó los resultados del combate al robo de combustible. Después, Diana Álvarez Maury, subsecretaria de Gobernación, anunció que el gobierno había entregado más de dos millones de pesos a familiares de 157 personas que resultaron afectadas por la explosión de un ducto de gas en Tlalhuelilpan en enero. En minutos, el gobierno mostró su firmeza contra el robo de combustible y su generosidad para con quienes lo roban.

El perdón de un delito por el cual lanzó el presidente una cruzada nacional contra el robo de combustible, no tendría sentido y sería irracional, salvo en la lógica del presidente donde los pobres pueden saquear a la nación, por ser víctimas de un sistema corrupto. Su racional política se mantiene: si la ley no es justa, la justicia está por encima de la legalidad. Nadie reclama porque nadie se sorprende. La mañanera tiene pasmada a la sociedad que observa sin cuestionar el tipo de país que se construye. Lo que sucedió el martes resume la gestión presidencial, donde los incentivos están invertidos. Esta forma de gobernar produce distorsiones en la sociedad y en algunos países, como Rusia, fracasos.

Ahí, escribió el profesor de la Universidad de Alabama, Robert Nielsen, los trabajadores tenían muy pocos incentivos para trabajar fuerte y ser productivos, porque les pagaban de cualquier manera. Esto creó una sociedad codiciosa del menor esfuerzo, por que no había premios por innovación y ahínco, ni castigo por un trabajo malo o ineficiente, que llevó a un rendimiento mediocre de la economía que finalmente causó la caída del comunismo. Aunque esta descripción es somera, explica porqué la igualdad, pese a sus muchos méritos, fue llevada al extremo. Como no había desempleo, nadie se preocupada de trabajar mejor; como les pagaban sin importar la calidad, mejorarla era irrelevante. La productividad se estancó.

Esta falta de estímulos era sistémica, y se conoce como incentivos inversos. David Smeron, profesor de la Universidad de Queensland, apuntó en un artículo publicado en The Conversation, que los incentivos son un elemento central en la economía y el comportamiento humano. Smeron recordó una epidemia de cobras en Nueva Delhi, cuando era colonia británica, donde las autoridades ofrecieron dinero por cada cobra que les llevaran. En un principio fue un éxito, y las cobras comenzaron a escasear. Entonces, los indios empezaron a criarlas para cobrar sus recompensas. Cuando terminó el programa, los indios liberaron a las cobras y Nueva Delhi terminó con más serpientes que antes, lo que fue llamado Efecto Cobra

Ross Douthat, en un artículo en The New York Times, se refirió a los incentivos perversos de los programas sociales. Citó un caso en los Apalaches, donde los padres temían que si sus hijos aprendían a leer, perderían los apoyos de un programa que les daba 700 dólares mensuales hasta que cumplieran 18 años, por lo que creció el número de analfabetas. Las externalidades de los incentivos inversos siempre son contraproducentes para todos.

Es el caso de lo que sucedió la semana pasada. En lugar de castigar a quienes robaban combustible en Tlalhuelilpan, los premiaron por haber muerto o resultar heridos. El evento que pudo ser manejado de manera ejemplar para no repetirse, recibió un estímulo económico. Programas sociales como dinero directo a jóvenes que no tienen trabajo ni escuela sin nada a cambio, estimula que no trabajen ni estudien. Dinero directo a los padres en lugar de estancias infantiles, abre la puerta a que los padres se queden con el dinero o paguen menos por el cuidado de sus hijos. Las altas tasas de natalidad en Chiapas tienen como una de sus explicaciones el que no hay planificación familiar porque por cada menor los padres reciben compensación económica. No combatir a los delincuentes porque se consideran víctimas del neoliberalismo, es una invitación a que puedan delinquir sin miedo a ser detenidos.

Los incentivos perversos son altamente populares para un gobernante, pero en el largo plazo se revierten. En el caso de López Obrador, el tropicalizado Efecto Cobra busca reducir la desigualdad, pero conducirá a una mayor pobreza. Ese dinero es un subsidio directo improductivo, con recursos obtenidos de proyectos de inversión o infraestructura, o de políticas como la promoción del turismo en el mundo, que generaba beneficios indirectos. Si no hay inversión ni programas que estimulen el empleo o la productividad, llegará pronto el momento que el dinero público se acabe y haya crisis económica o, como dice genuinamente el presidente, que el país, décimo tercera economía del mundo, camine hacia la pobreza nacional.

Hay que creerle al presidente y entender que sus intenciones son genuinas. Por lo mismo, hay que buscar convencerlo de que lo que pretende es insensato, una sandez o, para hablar en sus códigos, una gansada que no beneficiará a nadie, empezando por él, que será arrastrado por el desprecio y el repudio de muchos de aquellos a los que prometió exactamente lo contrario.

rrivapalacio@ejecentral.com.mx

twitter: @rivapa

Compartir