Laura Borbolla

El año de 1994, fue un sismo para México, se podría decir, que como en cualquier tema personal las perdidas, las ausencias hacen más conciencia con la presencia, con él aquí y él ahora. Un amigo, me dijo que el año 2018, él lo podría comparar con el de 1999, por los cambios democráticos y la transición del partido de gobierno.

Cuando la muerte de Luis Donaldo Colosio ocurrió, estaba haciendo la tarea, escuchando la radio y se interrumpió la transmisión para dar la triste noticia. Ver una serie documental, que se exhibe en una plataforma de entretenimiento, llamada “1994”, me hizo recordar ese momento, además tuve la grata sorpresa de ver entre los créditos el nombre de Bernardo Loyola, como uno de los productores ejecutivos, él y yo tenemos historias en común, ya que estudiamos en la misma preparatoria. “1994”, me hizo reflexionar, qué ha pasado en las instituciones que se exponen desde entonces a la fecha.

La ausencia de métodos de investigación a cargo de la entonces Procuraduría General de la República, (PGR), se ve expuesto en muchos momentos del documental, pasando por imputaciones hechas a un padre e hijo que estuvieron en el momento de la muerte de Luis Donaldo Colosio, entre la multitud; posteriormente, la imputación de un homicidio de un diputado desaparecido, al hermano del expresidente de la República Carlos Salinas de Gortari, basados una osamenta sembrada por un ex subprocurador de la propia PGR, en contubernio con una “vidente”. Invita al análisis de los retos históricos que las instituciones tienen.

Ahora en el 2019, se sabe que ya no existe la Procuraduría General de la República, tenemos una Fiscalía General de la República, en proceso de cimentación, con grandes retos y problemas a investigar, que espero y deseo se alejen cada vez más de meras decisiones políticas. Y se basen sólo en elementos jurídicos, objetivos y con personal profesional y con amor al servicio de la nación.

Hacer consciencia de lo que ya no está y de lo que tenemos, es bueno, para valorar a las personas y las cosas, poniendo todo en su justa dimensión. Si entendemos la ausencia como no presencia, debemos de emprender acciones para generar presencia, de lo que sabemos nos falta y podemos tener, si lo decidimos en conciencia.

Una de las cosas que no tenemos es el respeto a la ley y a la autoridad, lo hemos perdido poco a poco, por muchas razones, que no listaré ya que esto nos llevaría un período igual de 1994 a la fecha.

Qué podemos hacer en 2019, para que el Estado de Derecho sea lo que reine y la ley se cumpla; lo básico es ser muy rígidos en la esfera de individual, en la familiar y en la comunidad, habrá que empezar por algo pequeño, quizá conducir los vehículos correctamente (empezando por tener una licencia para conducir), clasificar la basura, pagar impuestos, limpiar la banqueta de la casa de cada quien, sí esto se hace un hábito, después podremos hacer cosas más grandes e importantes.

Qué podemos hacer en 2019, para respetar la autoridad, simplemente obedecer las reglas y a quien las tiene que hacer cumplir, el respeto a la autoridad, debe ser en dos sentidos, por ser ciudadanos privilegiados en servir a su país y por ser ciudadanos ejemplares, entonces, el respeto sería una consecuencia del comportamiento ético y de servicio de la autoridad, esa es una gran responsabilidad y gran privilegio para las personas que servimos al país.

Sí los que son autoridad, la ejercen de forma correcta, por ejemplo los policías o los profesores, deberían de tener un reconocimiento colectivo, que puede ser incitado por líderes empresariales y de opinión, en muchos países los empresarios, de forma voluntaria, pactan con el gobierno para los policías, militares y veteranos; que evidentemente cumplen con lo descrito en el párrafo anterior, descuentos en hoteles, aviones, gimnasios, restaurantes, transporte, tiendas de ropa, calzado, etc. Ya que es una manera de compensar el deber cumplido y de incentivar a que sigan cumpliendo a cabalidad con el mismo. Estas son cosas de forma que hacen fondo y todo esto, por estar viendo un excelente documental.

Compartir