Compartir

Redacción ejecentral

La embajada de México en España es un lugar que quedará vacante en breve, porque el canciller Marcelo Ebrard decidió enviar a la diplomática Roberta Lajous, quien estaba en Madrid, a la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), a tareas vinculadas a la Presidencia Pro Témpore de México ante el organismo. Resulta que nadie sabe aún quién llegará a ocupar una de las carteras de representación más importantes en Europa, porque es una decisión que sólo tomará el presidente Andrés Manuel López Obrador y, dicen los que saben, que ni parecer le pedirá a don Marcelo. Y es que el mandatario concentra, hoy más que nunca, todas las decisiones del gobierno.

Compartir