Fotos: www.hoteleskinky.com

Compartir

Marco Antonio Aguilar y David Liévana

Se agotó el tiempo. El encargado toca la puerta fuerte y de manera insistente. No abren. Con la llave maestra destraba la puerta abruptamente y desde el pequeño recibidor les grita a los huéspedes: “Ya pasaron cuatro horas”. Es hora de irse. Es 14 de febrero y la fila es larga.

Así transcurre un día típico del Amor y Amistad en hoteles de la zona metropolitana de la Ciudad de México. Las historias son muchas. Jóvenes que recién se hicieron novios, parejas de varios años, encuentros ocasionales, el jefe con la secretaria, el final de una noche de fiesta.

›También aquellos chavos que no quieren que descubran que tienen una relación de pareja y dicen que sólo se bañarán. O alguna chica a la que su pareja la engaña diciéndole que llegará al hotel para verla y ella, toda apenada pide una habitación, pasa el tiempo y nadie llega; mientras su familia fue víctima de extorsión

Calidez. Te sorprenderá la iluminación del hotel Interlove.

Pero es 14 de febrero y lo que importa es disfrutar con cuidado. En la ciudad hay gran variedad de habitaciones de hotel que complacen hasta los gustos más excéntricos, y en este día tienes muchas opciones para elegir. 

Aunque el precio aumenta en esta temporada, encontrarás habitaciones acordes a tus necesidades y bolsillo. Pues los precios van desde 80 pesos por hora hasta mil pesos con un máximo de cinco horas para dos personas. Pero la variedad es tan amplia que ya hay habitaciones hasta para 30 personas. 

Sugestión. Las luces del hotel Tajín hacen más íntimo el momento.

Planea tu día. Decide qué experiencia deseas vivir, cuánto dinero invertirás y la zona a la acudirás. Quizá una cama, un tocador, baño y televisión puede ser suficiente para ti; pero si tus gustos y ganas de experimentar salen a flote, ten por seguro que te sorprenderán las opciones que encontrarás. 

Entre los enseres que no falta en las habitaciones de los hoteles, sobre todo cuando son de paso está el “potro del amor”: una especie de diván con curvas que permite experimentar más de 40 posiciones sexuales sobre él, y que no son tan fáciles de ejecutar sobre una cama. 

Encanto. Un jacuzzi y una alberca tibia son grandes aliados para una noche espectacular. Hotel Patriotismo.

Hacer el amor en un jacuzzi es una de las fantasías sexuales más comunes, pero muchas personas todavía no se animan a realizarlas. Esta es una gran oportunidad. Muchos de los hoteles ya tienen este accesorio, aunque eso implica que el precio se incremente. 

Hard. El hotel Tajín tiene accesorios para amarrar brazos o piernas de tu “víctima”.

Si tus gustos van más allá, la rudeza es lo tuyo y quieres experimentar con tu pareja, encontrarás hoteles que ofrecen la experiencia del bondage, una práctica erótica que se basa en la esclavitud o sumisión. En los cuartos generalmente rojos y negros encontrarás un rincón fetish con una jaula y rampa tántrica en la que podrás hacer realidad tus sueños más oscuros. 

Atmósfera. El hotel Le Rêve ofrece excelente servicio a la habitación.

Algunos hoteles te ofrecerán la oportunidad de experimentar el sexo al involucrar todos tus sentidos a través de habitaciones de colores y olores que mejorarán tu experiencia. 

Sentidos. El hotel Quinto Elemento se distingue por la amplitud de sus espacios.

Realizar un trío, un intercambio de pareja o participar en una fiesta sexual, es una de las fantasías con las que más sueñan hombres y mujeres, según un estudio realizado por la Universidad de Québec. 

Interiores. El hotel VP New se esmera en la decoración.

Si este es tu caso, para ti también hay opciones, pues hay hoteles que ofrecen habitaciones con capacidad hasta para 30 personas. Algunas de ellas tienen alberca; este lugar, en particular, es donde puedes compartir tu experiencia.  

Las albercas privadas de algunos hoteles se adaptan para gozar de cualquier situación: disfrutar de una pool party o cumplir una de las fantasías más recurrentes.

Tips 

No te fíes de los condones que regalan en los moteles, pueden ser de mala calidad.

Si no quieres dejar rastro de tu visita a un motel, es mejor pagar en efectivo y evitar el uso de tus tarjetas bancarias.

Es aconsejable  no ducharse en los hoteles de paso, pero si no tienes más remedio, procura utilizar sandalias.

Versátil. El “potro del amor” es uno de los accesorios más solicitados.

Compartir