Compartir

Redacción ejecentral

Luego de varias rachas de degradación, Moody’s retiró la calificación C de las calificaciones de emisor en moneda local y extranjera y la calificación C del programa de notas de mediano plazo del Gobierno de Venezuela. 

Cabe señalar que dentro del rango de la calificadora “C” es la nota más baja que existe, es decir, es cuando ya se habla de bonos especulativos, a veces también denominados “basura”. 

Con esta acción de la calificadora Venezuela se queda completamente a la deriva para recibir inversiones, pues la recepción de recursos al interior de un país se ve ligada a sus calificaciones. 

“Moody’s ha decidido retirar las calificaciones por sus propios motivos comerciales”, fue la explicación de la agencia en una breve nota. 

Esta acción se suma a otra que había tomado la calificadora en febrero pasado, cuando también retiró su calificación de riesgo para la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA).

Entre los activos de PDVSA figura Citgo, su filial en EE.UU., y uno de los activos más valiosos con los que cuenta el estado venezolano. 

El anuncio de la agencia también se inscribe en el marco de una inflación que para el mes de julio alcanzó 33.8 % y una inflación interanual del 264%, de acuerdo con el diputado Alfonso Marquina, que reveló la cifra en nombre de la Comisión de Finanzas del Parlamento.

La comisión de finanzas del Parlamento venezolano empezó a ofrecer en enero de 2017 un índice de precios al consumidor debido a que el Banco Central (BCV) llevaba más de un año sin publicar la inflación y otros indicadores.

Según el BCV, el país cerró 2018 con una inflación de 130%, pero el Parlamento, que consideró que las cifras estaban «maquilladas», indicó que la inflación del año pasado fue de 1,698,844 por ciento.

NR

Compartir