Compartir

Redacción ejecentral

CONFERENCIA-SOBRE-OPERADORES-D-JUSTICIA-4-1

Las fuerzas  de seguridad hondureños descubrieron un plan para asesinar al presidente  Juan Orlando Hernández, en septiembre del año pasado, confirmó el propio gobierno de ese país.

El plan, en el que estaban involucrados guatemaltecos, hondureños, colombianos y mexicanos relacionados con el narcotráfico, fue abandonado con éxito y sus responsables fueron detenidos y, en el caso de los extranjeros, extraditados a sus respectivos países.

El portavoz del ministerio de Seguridad, comisionado Leonel Sauceda, dijo hoy  a Reuters que «por decisión del presidente Juan Orlando Hernández no se dio a conocer en su momento este plan de atentar contra su vida para no distraer a los operadores de justicia y seguridad de la lucha contra el crimen organizado».

Las amenazas contra el mandatario se iniciaron cuando era presidente del Parlamento (2010-2014), desde donde impulsó unas 23 leyes para el combate de la violencia, el crimen organizado y el narcotráfico, afirmó ayer el ministro de Seguridad Julián Pacheco. Incautaciones millonarias, una decena de extradiciones a Estados Unidos y el desmantelamiento de bandas de narcotraficantes son el resultado de esas medidas. Ante esa situación, «el hombre, el enemigo a atacar es el presidente de la República, porque él es la cabeza visible de toda la estrategia y quien les está atacando y les está haciendo daño» a los narcotraficantes, subrayó Pacheco.

Los detenidos disponían de tres ametralladoras antiaéreas y fusiles con mira telescópica, ya que iban a tratar de derribar el helicóptero en el que el presidente a su llegada a su ciudad natal en un viaje previsto para los días 20 y 21 de septiembre de 2014. También adquirieron motocicletas y cuatrimotos, todas confiscadas, para huir rápidamente del sitio donde pensaban dar muerte a Hernández, añadió Pacheco.

El intento de matar a Hernández fue revelado desde Washington el lunes, donde el presidente hondureño llegó para presentar una iniciativa para frenar la inmigración ante el Consejo de las Américas, para la que requiere una ayuda de mil millones de dólares.  (Con información de EFE y Reuters)

Compartir