Ana Saldaña


Con los altos índices de contaminación en la ciudad, parecería la excusa ideal para quedarnos en casa, pero sobre todo enfocarnos este fin de semana a empezar a pensar cómo podemos fortaleces nuestro organismo. La cocina puede ser una experiencia divertida y placentera para personas de cualquier edad. Además, si cocinamos con ingredientes frescos y variados, podemos reforzar nuestro sistema inmunológico, que sin duda puede verse afectado por la contaminación.

Justo estoy leyendo ahorita un libro del Dr. William W. Li, titulado “Eat to Beat Disease” que se traduce en “Come para Ganarle a la Enfermedad”. Nunca pensé que disfrutaría tanto un libro en el que explica todo el funcionamiento de nuestro organismo hasta literalmente la célula más pequeña. Me sorprende que lo estoy leyendo en mi tiempo libre y no como lectura obligada de algún curso o clase. Me encanta un libro que en lugar de decir “no comas”, diga: “sí, come” a un sin fin de ingredientes.

En el libro al mencionar detalladamente el impacto que tiene la contaminación en nuestro organismo, nos relata que la exposición continua a la misma afecta la regeneración de nuestras células madres. Esto a su vez reduce significativamente la capacidad de nuestro cuerpo de regenerarse y reparase.

Entre los alimentos que impactan positivamente a las células madre están el chocolate, aceite de pescado, tinta de calamar, granos de trigo enteros, ejotes, arroz salvaje y cúrcuma. Otros aliados son los alimentos altos en resveratrol, como las moras azules, arándano, cacahuates y hasta pistaches. También el vino tinto tiene altas cantidades de resveratrol, aunque si se toma en exceso también puede tener impactos negativos. Adicionalmente bebidas como la cerveza, te verde y té negro son recomendables, como todo con medida. Otros alimentos que refuerzan las células madres son los vegetales verdes, como el kale, espinaca y berros, así como los mangos y zarzamoras.

Sin embargo, el mismo Dr. Li, nos dice que no sirve de nada comer y comer distintos alimentos si no tenemos una dieta saludable baja en azúcar y sal, así como seguir un buena dieta Mediterránea. Definitivamente recomiendo mucho este libro para cualquier persona que quiera mejorar su salud con la mejor medicina, lo que comemos.

Sin lugar a duda, el libro te invita a cambiar de hábitos y tratar conscientemente de incorporar distintos ingredientes dependiendo de lo que tu necesitas, además de hacerlo a lo largo del tiempo, constantemente. Es vital contar con una dieta variada. Muchas veces por cuestión de tiempo o por costumbre, acabamos en mono-dietas, en mi caso es la mono-dieta de la quesadilla que resuelve cualquier situación en la que hay poco tiempo o poca comida en la casa. Sin embargo, si queremos tener el organismo más sano posible sobre todo viviendo en esta ciudad, es importante empezar, según el Dr. Li por lo que comemos.

Espero que tengas un buen fin de semana y recuerda, ¡hay que buscar el sabor de la vida!

Compartir