Compartir

Jorge Díaz Elizondo

Quizá ese ‘líder’ estaba consciente del tamaño de la provocación, quizá quería su muertito y le dieron más de cuarenta, quizá también fue un inepto

¿Quién los sacó a la calle?

El tema Ayotzinapa es inagotable. La mayoría, preguntas que tardarán mucho en encontrar respuestas. Si bien el procurador Murillo Karam nos ha ofrecido una explicación extraída de las confesiones de quienes participaron en la masacre (así lo dijeron los detenidos) de los estudiantes, fue él quien también dijo que la investigación no ha sido cerrada hasta tener las pruebas contundentes de la identidad de los muchachos.

Antes y después de la exposición del procurador las interrogantes se ventilan en todos lados. Que si el móvil político, la confusión de una banda criminal, la estupidez de un presidente municipal y su esposa, los vínculos de los personajes del PRD y Morena con ellos, la sospechosa inacción del ex gobernador Aguirre, la omisión y parálisis del gobierno federal, etc.

Pero hasta ahora, no me ha tocado ver que se pregunte ¿quién sacó a la calle aquel día a los estudiantes de Ayotzinapa?

Me parece una pregunta clave, porque en su respuesta, también estaríamos encontrando a uno de los tantos responsables en esta historia.

Se supone (ahora todos dicen que ya sabían) que los antecedentes de la pareja presidencial en el municipio de Iguala no eran nada buenos. Tenían fama de represores, asesinos, prepotentes, corruptos y conectados activamente con el grupo criminal ‘Guerreros Unidos’. Es también del conocimiento público que la normal rural de Ayotznapa (como otras en el país) se caracteriza por su aguerrida participación en los asuntos políticos locales y nacionales y por obvias razones, estos son dirigidos por cabecillas que a su vez responden al mando de un ‘líder’ que mueve y aconseja sobre los movimientos, presiones y demás actos que a su juicio deban realizar; todo, con el propósito (justo o no, no estamos aquí para analizarlo hoy) de conseguir beneficios o espacios para su movimiento.

Sería inocente pensar que ese ‘líder’ no estuviera enterado de la peligrosidad de los mandamases de la entidad, puesto que en teoría era de todos bien conocido su accionar. Luego entonces, es obvio pensar que quien los sacó a la calle sabía que provocaría una reacción desmedida por parte del ahora detenido ex presidente municipal, puesto que en esos momentos, se llevaba a cabo un evento donde su esposa estaba realizando el auto destape para perpetrarse en el poder otros tres años.

Quizá no habría podido adivinar la dimensión de lo que hoy sabemos ocurrió; sin embargo, sí era posible prever un enojo menor por parte de esos señores, si por el contrario se hubiera dado la manifestación o ‘boteo’ o como le quieran llamar, en un día menos significativo para la pareja.

Ya sé que muchos me dirán que la libertad de expresión y la libre manifestación de las ideas no están sujetas a los tiempos de los gobernantes y sí, pero también hay un cálculo mínimo cuando se toman decisiones tan delicadas; sobre todo, cuando se trata de salvaguardar la integridad de quienes ciegamente creen en uno a sabiendas del enemigo que tienes enfrente.

Quizá ese ‘líder’ estaba consciente del tamaño de la provocación, quizá quería su muertito y le dieron más de cuarenta, quizá también fue un inepto incapaz de ver más allá de su nariz, quizá, quizá, quizá… pero, ¿quién es ese? Tenemos derecho a saber y él, la obligación de explicar su decisión.

email: jorgediaz@live.co.uk

Twitter: @adejorge

Facebook: http://www.facebook.com/JorgeDiazElizondo

Google+:  http://gplus.to/JorgeDiazElizondo

Sitio web: http://goo.gl/KSWHW

Compartir