Ricardo Eguia

Ninguna jornada festiva por la Reforma energética…solo lucro abusivo, latrocinio con beneficios para unos cuantos y salvajes coletazos inflacionarios.

Hoy «se mueve México» con gasolinas y gas LP ajenos…

Por años Pemex fue el proveedor…«ahora todo el gran negocio de la reventa es de los texanos y de los oscuros intermediarios mexicanos» quecon desfachatez dejan correr la especie de que «Pemex» encarece los combustibles cuando desde hace tres años el gobierno le recortó presupuestos por lo que dejó de invertir en exploración, producción y la refinación (solo seis desvencijadas refinerías y en los EU más de 169)abandonada con la falacia de que «no es un negocio rentable para Pemex».

Pero para enredar más el esquilmo la SHCP y la «Comisión Reguladora de Energía» un día sostienen que el mercado es el que marca los precios de los hidrocarburos y al día siguiente se jactan de liberar anticipadamente los precios en otra veleidad obtusa jinetean  un híbrido mitad  libre mercado tecno-neoliberal y mitad anarquismo violento materializado en el montaje verticalista de La Claque de reventadores que le meten mano a los precios de las gasolinas, de las tarifas eléctricas y el gas LP.

Las gaseras y solapadas por el gobierno en su codicia irrefrenable trajeron de los EUA y más barato 4.8 millones de barriles de gas, esto es, 160,000 barriles diarios según datos de la EIA (Energy Information Administration) alentando la explosiva «aritmética de la inflación de costos» y no por presiones de la demanda que se mantiene igual toda vez que la inmensa mayoría de los consumidores son millones de hogares de bajos ingresos o con salarios de miseria.

Lo escribí en 2013 y 2014 en este mismo espacio y ahora están a la vista los desastrosos efectos del proceso reformista saqueador, depredador y entreguista,  así como las estafas, los fraudes, el saqueo con una Reforma energética sobrevendida engañosamente como «mágica y milagrosa» cuando a leguas se gestaba todo un manual de prácticas corruptas favorecedoras del despojo a la Nación de sus recursos energéticos con aquella pirámide de leyes confusas, contradictorias y abstrusas como rosario para la discrecionalidad embaucadora de la Ley de Hidrocarburos; Ley de Inversión Extranjera; Ley de Asociaciones Públicas privadas; Ley de la Industria eléctrica; Ley de aguas nacionales; Ley de Energía Geotérmica; Ley de Petróleos mexicanos; Ley de la CFE; Ley de Entidades paraestatales; Ley de Adquisiciones, arrendamientos y servicios relacionados; Ley de Órganos reguladores coordinados en materia energética; Ley de organización de la Administración pública Federal; Ley de Seguridad Industrial y «protección» del medio ambiente del sector hidrocarburos.

Procede  entonces deliberar ante el cúmulo de leyes y reglamentos enmarañados de manera deliberada  para ampliar la obtusa discrecionalidad y oquedades por donde escurren torrentes de corrupción impune y sin límites en materia de licitaciones, contratos, concesiones y asignaciones en petróleo y gas que desde el principio perfilaban la actual tragedia energética nacional y la trapisonda desleal, artera contra «Pemex» al que sin seguir siendo paraestatal se le mantiene por la SHCP ahorcado al continuar colgándole el mismo régimen fiscal del pillaje, se le despoja de campos maduros, de reservas probadas y posibles de petróleo y se le obliga a entregar a «CENEGAS» sus ductos y sin otorgarle ni autonomía de gestión, menos autonomía presupuestal se le sigue endeudando para financiar el gasto corriente inútil y le obligan, en una evidente maniobra para su exterminio y el delincuencial  reparto de sus activos, a «competir» con las grandes petroleras del mundo que llegan con todas las garantías para el saqueo toda vez que es en sus despachos legales donde se elaboran, en contubernio de altos funcionarios mexicanos los contratos inflados para la destrucción de Pemex.

Para eso les urgía la amañada Reforma energética que les permite privatizar los miles de millones de barriles de petróleo y gas en el subsuelo mexicano; reventar a Pemex para apropiarse de sus activos, impedirle la extracción de petróleo y gas añadido; importar las gasolinas, el diesel, el gas LP y todos los derivados del petróleo para revenderlos a precios alzados (devastadora marea de precios inflados) en perjuicio de los mexicanos sumisos amedrentados por el autoritarismo gubernamental y la amenaza militar ínsita en la anticonstitucional «Ley de in-Seguridad Interior».

¡Engañifa del la peor jaez…Con la Reforma Energética prometieron crecimiento económico, energéticos baratos y grandes transformaciones!

Lo real aquí y ahora es el criminal vaciamiento y el corrupto trasvase de bienes nacionales a las empresas privadas extranjeras y nacionales; un plano, magro y mediocre crecimiento económico; una deuda colosal «esfumada», desaparecida, que nadie sabe de su paradero y a la población mexicana  la sobrecarga en  la pesada y antigua lápida de la inflación violenta con cavernarios incrementos y trogloditas atracos impuestos desde el gobierno con los gasolinazos y aberrantes incrementos en el gas LP y la salvajada en las tarifas eléctricas.

Procede una pregunta elemental a los tecnócratas privatizadores y ahora importadores de los hidrocarburos: ¿Donde están, en que se utilizan los supuestos $80,000 millones de dólares que dicen ya ingresaron por las inversiones, las licitaciones, las concesiones y los contratos en materia de privatizaciones energéticas?

La verdad es que la IED en materia energética llega a extraer, no a producir.

La CEPAL sostiene con datos duros que en México con la energética se pasó de lo patético a lo grotesco pues en lugar de inversiones hoy solo se extranjeriza la industria energética con la compra de empresas ya instaladas, establecidas y produciendo.

La poca IED que llega con las privatizaciones viene al saqueo de las reservas de hidrocarburos y a apropiarse de los activos de «Pemex» (ductos, poliductos, almacenes así como de la red instalada de la CFE) y a despedir gente.

Se engañó al país alegando que Pemex se convertiría en «una empresa productiva» cuando ya lo era y soportaba el 33% de las finanzas públicas sexenio tras sexenio; era (es) la caja grande de los gobiernos que la saquean con furor sicalíptico y solo en el 2012 (justo antes de las reformas torcidas en materia energética) obtuvo ventas totales de $120,000 millones de dólares, con utilidades netas de $78,000 millones de dólares que como siempre le fueron «confiscadas» por la SHCP.-

Pemex no perdía, lo saquearon; Pemex no debía, lo endeudaron; Pemex era totalmente rentable antes de los esquilmantes impuestos de la SHCP y solo requería modernizarlo, disminuirle el régimen fiscal de expolio y de pillaje y obvio no recortarle presupuesto para permitirle reinvertir en exploración, producción…pero no le dejaron ni para el mantenimiento de sus vetustas instalaciones.

Con la calamitosa y burda «Reforma energética» criminalmente desestabilizadora por privatizadora a ultranza, México es regresado por los tecnócratas a etapas previas a la Expropiación haciendo crujir el modelo del populismo  de  la derecha ratera que hoy por hoy «hace transitar a México de la preocupación a la angustia y de esta al enojo». (no al revés)

La pírrica Reforma energética un despropósito enorme y absurdo, un dislate agigantado, fantasía y pedante milagrería con la que nos engañaron funcionarios venales y Legisladores codiciosos y/o ignorantes que con la visceralidad de la comentocracia a sueldo se empecinan en pontificar y en defender lo indefendible y mientras roban entonan engañifas en coro maniqueo sobrevendiendo otra vez «miel sobre hojuelas» a treinta o cuarenta años y entre tanto con la falacia de que «Pemex no podía solo» seguir entregando a las petroleras extranjeras el petróleo y el gas del Golfo de México, el gas de la Cuenca de Burgos y de Sabinas, pero también toda la cadena de valor en la extracción, refinación, la transformación, la comercialización, la importación y la reventa de los hidrocarburos a precios de contumaz robo y sangrado de la población mexicana.

¡Con la apertura indiscriminada en materia energética no solo se perdió la independencia y  la autonomía  nacional en materia energética,  sino que ahora las poderosas fuerzas coloniales financieras y petroleras extra-nacionales pretenderán que todo lo referente al petróleo y gas mexicano es de ellas escudándose en sus propios tribunales… Ese es el punto toral, neurálgico y asaz delicado como para desdeñarlo irresponsablemente!

email: eguia.associates@gmail.com

twiter:  @REguiaV

facebook: https://www.facebook.com/ricardo.eguiavalderrama?fref=

Compartir