Compartir

Norma Montiel

Eran cerca de las cuatro de la tarde cuando a través de las redes sociales y mensajes de WhatsApp los pobladores de Progreso de Obregón, Mixquiahuala de Juárez y otros municipios aledaños a Tlahuelilpan se enteraron de la fuga en la toma clandestina en este lugar.

Centenas de personas en camionetas, motocicletas, con garrafas, bidones y tambos llegaron al punto donde se había una toma clandestina de los ductos de Pemex con una fuga que en su máximo punto llegó a formar una fuente de alrededor de 9 metros de alto, visible desde la carretera federal Tlahuelilpan-Tlascuapan.

Pasaron poco más de dos horas y media cuando el olor a combustible fue cubierto por el de cuerpos quemados, Brian uno de los jóvenes que se encontraba en el lugar junto con su mamá y un amigo cuenta para ejecentral que llegó al lugar, como todos “en busca de conseguir algo de gasolina gratis”.

“Llegamos como a las 5:25 de la tarde, había decenas de personas tomando la gasolina, entre ellos muchos niños quienes estaban dentro de una zanja formada por la misma presión de la gasolina que salía”, relata.

Brian relata que 30 minutos después de llegar a la toma, se retiró del lugar porque una mujer le pidió que la acompañara al Oxxo a comprar comida para los soldados, quienes eran los que los estaban dejando pasar con la única consigna de apagar los celulares y no acerca ningún tipo de vehículo.

“Cuando volvimos ya había oscurecido, comenzamos a ver a gente corriendo, quemados gritando ayuda, personas buscando a su familiares, todo fue tan rápido,  muchas personas se quedaron ahí, muchos niños.”, asegura.

“No se lleven esa madre, ya ni es gasolina, es pura turbosina, trae hasta otro color”,  gritaba un huachicolero que estaba en el lugar, pero la gente seguía tomando el combustible, en la fuga que había bajado unos tres metros”.

Pese a que en su lucha contra el robo de combustible el presidente Andrés Manuel López Obrador ha reiterado en diversas ocasiones que el sistema de monitoreo en los ductos es funcional, el testigo del terrible incendio señala que esta toma clandestina en el ducto Tuxpan-Tula llevaba meses, “era una perforación realizada por un huchicolero de la localidad de Teltipan de Juárez, Hidalgo”.

Hasta el momento el gobernador del estado de Hidalgo Omar Fayad ha confirmado la muerte de 21 personas y 71 heridos, en la zona ya se encuentran elementos de seguridad municipal, estatal y federal.

“Fue algo horrible, algo que nunca pensé que iba a pasar, tengo grabado en mi cabeza  a un hombre quemado gritando ayuda, cómo comenzaron a orillar los cadáveres de los que quedaron calcinados, ahora sí, los soldados prohibían el paso. Muchos niños murieron ahí por la ambición.”, sentencia Brian con voz cortada. RB

ES DE INTERÉS 

Explota toma clandestina en Hidalgo; al menos 21 muertos

Estallido en Hidalgo, la segunda peor tragedia por huachicoleo

Explota (otro) ducto de Pemex, ahora en Querétaro

 

Compartir