Foto: Cuartoscuro

Compartir

Redacción ejecentral

Fernanda Michua Gantus, alumna de las licenciaturas en Derecho y Relaciones Internacionales del Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) se suicidó el miércoles. El fallecimiento de la joven destapó todo un debate sobre la falta de atención vinculada a salud emocional que reciben los estudiantes de esa institución.

A través de redes sociales alumnos y exalumnos del ITAM han externado la fuerte presión a la que son sometidos, además han exhibido que la planta docente y los administrativos no ofrecen apoyo emocional.

Decenas de testimonios cuentan cómo la institución no cuenta con mecanismos para dar soporte emocional a los alumnos, mismos que en redes señalan lo importante que es la salud mental.

Una usuaria de Twitter narró su experiencia con un hecho muy sencillo. Previo a un examen de Economía una profesora preguntó si había dudas, alguien pidió que se explicara la diferencia entre tasa y nivel, ella en lugar de responder lo ridiculizó.

“La profesora con el tono más mierda que pudo le contestó: “Ay no, si esas van a ser sus dudas, ya mejor dense de baja, que pena”. Obviamente el chavo se super apenó y nadie más quiso preguntar nada, así que dio la clase por terminada”, se lee.

El suicidio de Fernanda reveló que la exigencia y presión de profesores a alumnos es alta y que estos no cuentan con formas dentro de la universidad para canalizar sus emociones.

En Twitter una usuaria de nombre Odette contó cómo fue si primer día de clases en el ITAM y lo comparó con su día uno en Harvard.

“Primer día en Harvard: “todos aquí van a terminar el programa con éxito”
Primer día en el ITAM: “volteen a ver a sus compañeros a la derecha y a la izquierda, únicamente uno de ustedes va a terminar la carrera”

Por otra parte, Josemaría Férez, egresado del ITAM, declaró en su cuenta de Twitter “desde que estudiaba ahí se pedía que existiera un departamento de atención psicológica”.

En agosto de este año, es decir al inicio del semestre y previo a los 4 suicidios ocurridos, ITAM abrió una línea telefónica de asesoría psicológica que funciona de lunes a viernes de 08:00 a 20:00 horas.

Además, los alumnos pueden acceder a citas presenciales en Casa Grana, pero primero deben ser analizados y canalizados por la Oficina de Apoyo Estudiantil, pero no es claro bajo qué parámetros se admite la canalización.

Aunado a ello tampoco es claro cómo funcionan ambas partes —acudir a terapia y llevar un ritmo de estudios adecuado— y cómo la Institución acompaña en este proceso a sus educandos.

En redes sociales alumnos y exalumnos han revelado que en situaciones como el fallecimiento de un ser querido la institución ha sido poco o nada sensible.

“Cuando mi mamá falleció me pidieron el acta de defunción. La neta corrí con mucha suerte porque fue el primer día de clases de mi segundo semestre”.

“Falleció mi abuela y como soy foránea, no pude quedarme al velorio completo porque tenía que regresar a presentar exámenes y muchos profesores ni siquiera el pésame me dieron”

También otros alumnos revelaron que sin importar su estado emocional y físico han tenido que rendir examenes para no perder sus becas o bajar promedio.

“Sufrí una crisis nerviosa saliendo de mi parcial de mate, estuve hospitalizada toda la noche. El sábado me di de alta temprano porque tenía que presentar eco a las 12 (estaba condicionada). Hice el examen con los parches del monitor aún en mi pecho”.

No solo en situaciones emocionales el ITAM se ha mostrado poco sensible, alumnos ya habían señalado con anterioridad al académico Isaac Katz, pues aplicó un examen un sábado 23 de septiembre de 2017, cuatro días después del temblor.

Convocan a Paro en el ITAM

Michua Gantus es la cuarta alumna que se suicida en lo que va de este semestre en el ITAM, ante ello y la falta de apoyo psicológico se ha convocado a un paro estudiantil en la universidad.

“La salud mental es importante y ante la pobre iniciativa por parte del ITAM convocamos a PARO TOTAL de actividades el día lunes 16, el ITAM tiene que cambiar y lo haremos cambiar!” (sic), apunta una convocatoria difundida en redes.

Por otra parte, la organización Soris Derecho ha convocado a una toma de las instalaciones del ITAM.

“Les invitamos a tomar los pasillos, las plazas y todos los espacios de nuestra universidad y levantar la voz, por Fer, por Diego, por Alejandro, por ti, por mi, por todas las grandes mentes que huyeron de esta «casa» de estudios porque la presión fue demasiado”.

Los números hablan

A la universidad se ingresa alrededor de los 18 años y se permanece ahí hasta los 22 o 23 años, además quizá luego haya que hacer una tesis, lo que implica un trabajo arduo de investigación.

De acuerdo con el INEGI, precisamente la población de 20 a 24 años ocupa la tasa más alta de suicidio con 9.3 por cada 100 mil jóvenes entre estas edades.

Además, cabe señalar que en México el suicidio es la segunda causa de muerte en la población de 15 a 29 años, y el hecho es considerado un problema de salud pública.

A pesar de que la tasa de suicidio per cápita está disminuyendo, unas 800 mil personas ponen fin a sus días cada año en todo el mundo, es decir, una cada 40 segundos, cifras consideradas alarmantes de acuerdo con la OMS. NR

Compartir