Compartir

Redacción ejecentral

Desde la Fiscalía General de la República se han quejado de que el secretario de Seguridad y Protección Ciudadana, Alfonso Durazo, nunca atendió con profundidad las peticiones de observaciones y propuestas a las nuevas reformas de justicia. Peeero, dicen los que saben, que cuando se dio cuenta de algunos detalles de esas modificaciones, un día antes de que las presentaran, fue de los promotores para reventarla en la opinión pública. Los que saben mencionan su pérdida de autoridad en el manejo de la Guardia Nacional que propone el fiscal Alejandro Gertz Manero, quien quiere convertirla en auxiliar del Ministerio Público y del Poder Judicial. El problema para don Alfonso es que ya se echó de adversario al fiscal, quien llevaba varios días averiguando por dónde se filtraron los documentos que soportaban su criticada propuesta; por lo pronto, ya encontró al primer responsable.

Compartir