Estados Unidos busca descifrar a Sheinbaum

14 de Julio de 2024

Estados Unidos busca descifrar a Sheinbaum

Estados Unidos y Sheinbaum

CIUDAD DE MÉXICO, 13JUNIO2024.- Claudia Sheinbaum, virtual presidenta electa, durante la conferencia a medios de comunicación en la casa de transición, ubicada en la colonia, El Prado de la Alcaldía Iztapalapa. FOTOS: ROGELIO MORALES /CUARTOSCURO.COM

/

Rogelio Morales Ponce

En Washington se destaca el perfil académico y progresista de la virtual presidenta electa, aunque se mantiene a la expectativa ante la posibilidad de que se apruebe el “Plan C” de López Obrador

El perfil académico de la virtual presidenta electa, Claudia Sheinbaum, inspira confianza entre la clase política, inversionistas e investigadores de Estados Unidos, pero su cercanía ideológica con el presidente Andrés Manuel López Obrador genera dudas sobre las posturas que, consideran, eventualmente pudiera asumir en materia de inversión en el sector energético, lucha contra el fentanilo y cooperación para la seguridad.

En Washington ven a Sheinbaum como una líder política pragmática, aunque la decisión de abrazar las reformas que integran el “Plan C” de López Obrador y las mayorías alcanzadas por Morena y sus aliados hacen que en algunos círculos políticos y económicos se se esté a la expectativa sobre una regresión.

Previo a las recientes elecciones de México, el Instituto Baker de la Universidad de Rice, en Texas, planteó tres escenarios: uno, Xóchitl Gálvez gana la Presidencia, pero ningún bando tiene mayoría en el Legislativo; dos, Sheinbaum gana la contienda, pero el Congreso sigue dividido; tres, Sheinbaum obtiene la Presidencia y la coalición de Morena obtiene una mayoría en el Congreso, suficiente como para cambiar la Constitución. De ellos, el tercero era el que más inquietud generaba y es el que finalmente se concretó el pasado 2 de junio.

“Este análisis ha sido compartido en los últimos días por legisladores de Estados Unidos, tanto republicanos como demócratas, quienes han expresado su preocupación, en especial por la posibilidad de que se concrete la reforma del Poder Judicial. Al abordar la agenda de seguridad, el análisis del Instituto Baker señaló que es muy probable que Sheinbaum continúe con las políticas promulgadas por López Obrador.

“Podría mantener posiciones similares ante las actividades de los cárteles e ignore la producción, el transporte, la distribución y la venta de drogas, los asesinatos, los homicidios, los feminicidios, los secuestros y las extorsiones relacionadas con las drogas”, indicó.

En tanto, un reporte circulado en días pasados entre los integrantes del Capitolio, en Washington, da cuenta de la dualidad con que es vista la exjefa de Gobierno de la Ciudad de México. Por ejemplo, el documento subraya que Sheinbaum podría buscar inversión privada en energías renovables en lugar de utilizar fondos públicos para apoyar a Pemex, una empresa a la que perciben sobreendeudada; pero también se afirma que “la candidatura de Sheinbaum deriva de la popularidad de López Obrador, y él podría seguir influyendo en su administración”.

Titulado “La elección en México 2024” y publicado el pasado 6 de junio, el reporte legislativo celebra la llamada telefónica de Sheinbaum con el presidente Biden y la voluntad manifestada por la virtual presidenta electa de México para cooperar en materia de inversión y seguridad. Sin embargo, acota el reporte, “después de años de tensiones sobre los esfuerzos antidrogas bajo la administración saliente, no está claro cómo Sheinbaum, que parece estar próxima a la idea de que el fentanilo es principalmente un problema de salud pública, acercaría la cooperación antinarcóticos entre Estados Unidos y México”.

A partir del martes 1 de octubre, Sheinbaum será la primera mujer jefa de Estado en la región de Norteamérica, lo que incorpora un ingrediente inédito en las relaciones de nuestro país con Estados Unidos, que históricamente han sido marcadas por el temperamento y las afinidades y divergencias de los titulares del Poder Ejecutivo.

Sobre el particular, un análisis publicado por el Instituto México del Wilson Center establece que “las políticas progresistas de Claudia Sheinbaum y su fuerte énfasis en el bienestar social, la sostenibilidad ambiental y la inclusión, se alinearían con la agenda climática del presidente Biden, lo que podría conducir a una cooperación ambiental bilateral fluida”.

Titulado “¿Cómo transformará la primera mujer presidenta de México los vínculos bilaterales entre Estados Unidos y México?”, el artículo de Faurí Aguirre plantea que “tener iniciativas conjuntas y una asociación ambiental sólida también tendría un impacto positivo en las comunidades y mujeres marginadas, dado que enfrentan un impacto desproporcionado de los efectos del cambio climático. Sin embargo, tener una presidenta no es suficiente para garantizar una perspectiva de género; sería necesaria la incorporación de la perspectiva de género en su gabinete y políticas para introducir enfoques innovadores a las persistentes cuestiones de género”.

México es el mayor socio comercial de Estados Unidos, país con el que comparte una frontera de más de tres mil kilómetros. El comercio total entre los dos países ascendió a 799 mil millones de dólares en 2023, lo que equivale a 2 mil 200 millones de dólares por día, o a más de 91 millones de dólares por hora. Además, están entrelazados por fenómenos como la migración y la operación de grupos delincuenciales.

Sólo en diciembre de 2023, casi un cuarto de millón de migrantes fueron detenidos o expulsados en la frontera de Estados Unidos con México, el pico más alto de intercepción de indocumentados en décadas, mientras que en marzo de este año, 280 mil personas fueron deportadas desde México, debido a la presión de Washington.

Al respecto, un análisis difundido por el diario Washington Examiner señala que “poco se sabe” sobre el tipo de políticas que implementaría Claudia Sheinbaum en materia migratoria, lo cual, según el medio, podría crear problemas para la Casa Blanca meses antes de las elecciones estadounidenses, particularmente si México pone fin a los acuerdos fronterizos que han reducido la inmigración ilegal.

“Sheinbaum tendría la autoridad legal para deshacer un acuerdo que López Obrador firmó en abril con el presidente Joe Biden y que la Casa Blanca promocionó esta semana por tener un efecto positivo en la reducción de los arrestos de inmigrantes ilegales en la frontera sur de Estados Unidos”, añade el diario, al subrayar que la agenda migratoria será determinante en las campañas estadounidenses.

NM

Te Recomendamos: