¿Y si gana Trump?

14 de Julio de 2024

Omar Hurtado
Omar Hurtado

¿Y si gana Trump?

Omar-Hurtado_web_

Se avecinan dos fechas relevantes para México: la toma de posesión de la presidenta Claudia Sheinbaum, el próximo 1 de octubre, y las elecciones presidenciales en Estados Unidos el 5 de noviembre. Invariablemente, lo que ocurra con los resultados repercutirá en nuestro país.

Aún permea una profunda incertidumbre sobre el resultado electoral… ¿y si gana Trump? A pesar de los delitos que se le han imputado, ha podido continuar con su carrera presidencial.

Analistas subrayan que de proseguir Biden en la contienda y ganar, habría continuidad en su segundo mandato, no así ante un eventual triunfo de Trump, quien sería mucho más perturbador, confrontativo y nacionalista en su política interna e internacional.

Los estadounidenses están ante un turbulento escenario de dos candidatos impresentables y una crítica situación democrática: el carácter senil de Biden que al parecer no presenta las condiciones óptimas de salud mental para gobernar, con el riesgo de ser reemplazado de la candidatura demócrata, y un Trump senil y criminal.

En una segunda presidencia, Trump llegaría más fortalecido y experimentado que en la primera, cuando se adhirió a una candidatura como un outsider, en la que necesitó adquirir experiencia en la gobernanza y consolidar vínculos políticos. Se inclinaría hacia una presidencia imperial: hacia un patético autoritarismo presidencial, dirigido a debilitar los contrapesos en el congreso, en el poder judicial y en todo lo que le afecte.

En la agenda bilateral entre México y Estados Unidos encontramos temas de especial importancia para ambos países, que requieren diligencia: el migratorio, el crimen organizado y el comercial.

El tema migratorio ha sido muy recurrente en la campaña de Trump, por el que siente un especial desprecio, que podría derivar en fuertes restricciones a la política de asilo y mayores fondos para el control fronterizo, así como la criminalización a los migrantes.

Se suma el tráfico de drogas, particularmente de fentanilo, hoy fabricado en México con precursores provenientes de China, que en 2023 causó la muerte de 107,500 estadounidenses. Líderes republicanos han llegado a sugerir medidas de intervencionismo para combatir a los cárteles mexicanos, con plena violación a la soberanía mexicana, como respuesta a una política permisiva del gobierno mexicano y su inacción para confrontar a los criminales.

En materia comercial, México se ha convertido en el principal proveedor de Estados Unidos: la participación de los productos mexicanos en las importaciones totales de ese país alcanzó el 19.5 por ciento, superando a Canadá y a China. Según expertos, el T-MEC, a revisarse en 2026, y la guerra comercial entre Estados Unidos y China, han beneficiado a las exportaciones mexicanas, a la par del entusiasmo que despierta el nearshoring. Cerca del 40 por ciento del PIB de México se explica por las exportaciones… ¿Podrían esperarse amenazas arancelarias y barreras comerciales con Trump? ¿habría intentos de restringir la entrada de productos chinos a través de México?

La virtual presidenta ha manifestado la conveniencia de tener buena relación con Estados Unidos, en un contexto de colaboración como sucede ahora y no de subordinación -subraya- como sucedía antes.

En este contexto, la nueva presidenta deberá superar la vaguedad que ha prevalecido en las relaciones con Estados Unidos y afinar propuestas. La mejor política exterior es la que se aplica para defender la soberanía: es necesario entender la importancia de las relaciones con Estados Unidos como país estratégico y geopolítico, así como obtener utilidad de los procesos institucionales que ya existen y no erosionarlos. Es necesario romper la animosidad presidencial que ha predominado hacia Estados Unidos y la pusilanimidad de la Cancillería, mediante una política exterior profesional y experimentada ¿se podrá hacer?

Te Recomendamos: