Derecho a morir con dignidad

25 de Mayo de 2024

Oscar Moha
Oscar Moha

Derecho a morir con dignidad

OscarMoha-promo-web

Un adolescente de Xalapa, Veracruz, que padecía leucemia desde los 5 años de edad, falleció el mes pasado. Decidió, junto con sus papás, no luchar más contra esa enfermedad, ni recibir las quimioterapias (llevaba más de 100) que le causaban dolor y reducían su calidad de vida. Optó por la ortotanasia, que está regulada sólo en algunas entidades de la República Mexicana.

La ortotanasia, a diferencia de la eutanasia, es cuando el enfermo decide dejar de recibir los paliativos que lo mantienen con vida. Por el contrario, la eutanasia es la ayuda médica que recibe quien ha decidido no continuar con su vida ante una enfermedad terminal o crónico-degenerativa. La eutanasia es ilegal en nuestro país.

Desde enero de 2008, en la Ciudad de México entró en vigor la Ley de Voluntad Anticipada, que es la decisión personal “de ser sometido -o no- a medios, tratamientos o procedimientos médicos que pretendan prolongar su vida cuando el paciente se encuentre en etapa terminal y, por razones médicas, sea imposible mantenerla de forma natural, protegiendo la dignidad de la persona”, derecho que además ofrece acompañamiento al paciente sin que sea necesaria la intervención de un médico durante la última etapa de vida.

Para las Asociaciones Religiosas, el tema de la ortotanasia es novedoso, aunque una mayoría de ministros de culto se opone al suicidio asistido, sin que los líderes religiosos distingan una diferencia. “Dios es quien da la vida y es él quien debe quitarla”, dicen a coro. Pero la espiritualidad les impide ver el dolor físico, emocional, familiar y de otro tipo que causan los tratamientos y procedimientos invasivos, sobre todo en menores de edad.

Datos del sector salud indican que más de 10 mil mexicanos han firmado ante notario, o llenado un formulario, para dejar de recibir atención y cuidados médicos ante una eventual enfermedad terminal. Es decir, optaron por la ortotanasia. Las entidades con mayor presencia católica en México son las que cuentan con esta regulación: Sonora, Veracruz, Aguascalientes, Hidalgo, Michoacán, Guanajuato, Guerrero, Nayarit, Edomex, Colima, Oaxaca, Yucatán, Zacatecas, CDMX y Tlaxcala.

La eutanasia es legal en países de mayoría cristiana: Canadá, Nueva Zelanda, Bélgica y Países Bajos. Luxemburgo, Colombia, España, Portugal y Ecuador. Aquí, los partidos conservadores se han negado a discutir la regulación de esta figura médica. La religión todavía tiene peso específico en las decisiones gubernamentales. Temas como éstos deben pasar por tribunales de índole moral y religiosos antes que ser abordados por el Poder Legislativo, casi siempre en detrimento social.

PALABRA DE HONOR: La decisión del obispo emérito de Chilpancingo, Salvador Rangel Mendoza, de perdonar a sus agresores (según lo relata en una carta dirigida a la opinión pública) habla de la nobleza del prelado. Sin embargo, deja interrogantes para los medios: ¿cómo llegaron los narcóticos a su sangre?, ¿en qué lugares específicos dieron mal uso a sus tarjetas bancarias?, ¿quién era la persona con la que llegó al hotel de manera voluntaria?... Secretos de confesión.

Te Recomendamos: