Compartir

María Idalia Gómez

La estrategia de la defensa del general Salvador Cienfuegos se presentó en dos vías. La primera, colocarlo como un hombre con reconocimiento, que sirvió a México y que si huyera para no enfrentar las acusaciones por narcotráfico “su nombre y reputación se arruinarían”. El segundo camino, ofrecer todos los ahorros reunidos entre familiares y amigos, por 750 mil dólares, para garantizar que permanecerá en Estados Unidos “para limpiar su nombre”.

Pero la estrategia no funcionó. En una audiencia online, que sólo duró 20 minutos, en la que no estuvo presente el exsecretario de la Defensa —quien permanece en el Centro de Detención de Los Ángeles—, el juez Alexander F. MacKinnon ordenó que permanezca en prisión hasta que inicie el juicio.

Con este fallo, el general estará varias semanas preso. El viernes deberá llegar a Nueva York, donde esta el expediente en su contra por narcotráfico y lavado de dinero. Ya en Brooklyn, deberá esperar que se fije la primera audiencia, en la que solamente se conocerá su estado legal, luego se establecerá otra fecha para que el exfuncionario mexicano conozca los cargos en su contra y se fije el plazo que se requiere para defenderse y conocer todas las pruebas en su contra, y entonces podrá solicitar su libertad bajo fianza.

El fiscal Ben Balding fue el que menos habló en la audiencia, pero sus argumentos convencieron al juez. Sostuvo que las acusaciones eran muy graves y la sentencia podría alcanzar de 10 años hasta cadena perpetua, por lo que eso es un incentivo para querer huir de Estados Unidos, lo cual podría lograr por los contactos que tiene en México.

El defensor expuso que no había podido reunirse con su cliente, por lo que si le dejaba preso y antes las restricciones en la prisión por la pandemia, le sería “muy muy difícil” al general poder defenderse. “Es un general mexicano dedicado, que ha servido a su país de manera honorable durante varios años y si fuera a ser liberado, bajo fianza, si se fugara su nombre y reputación se arruinaría, por lo que no tiene intención de hacerlo”. 

Compartir