Foto: Cuartoscuro

Compartir

Redacción ejecentral

El Congreso estatal de Nuevo León aprobó una reforma al artículo 48, fracción IV, de la Ley Estatal de Salud, con la que implementa la «objeción de conciencia». La medida podría afectar a sectores vulnerables como la comunidad LGBTTTIQA, indígenas, migrantes, mujeres que quieran abortar o pacientes con VIH.

El concepto de objeción de conciencia es una razón o argumento de carácter ético o religioso que una persona aduce para incumplir u oponerse a disposiciones oficiales como cumplir el servicio militar, practicar un aborto, y en este caso la atención médica.

Tras la reforma el artículo quedó: “El personal médico y de enfermería que forme parte del Sistema Estatal de Salud, podrá ejercer la objeción de conciencia y excusarse de participar en la presentación de servicios que establece esta ley”.

Sin embargo, la modificación establece que no se podrá hacer uso de la “objeción de conciencia” cuando se trate de casos que sean emergencias, ni si el paciente está en peligro de muerte.

A pesar de ello colectivos en favor de los derechos de las personas LGBTTTIQA como el Movimiento por la Igualdad en Nuevo León acusó que la reforma «permite a los médicos cometer actos de discriminación contra personas de la comunidad LGBT, migrantes, indígenas, pacientes con VIH y mujeres que busquen el aborto».

La legisladora Guadalupe Rodríguez, del Partido del Trabajo, fue quien presentó el proyecto de reforma de ley, mismo que fue votado con 36 votos a favor y 6 en contra.

Los representantes de Movimiento Ciudadano, Nueva Alianza y Morena, señalaron que la reforma se trata de «una práctica discriminatoria que afecta a los grupos más vulnerables y violenta el derecho constitucional fundamental de acceso a la salud».

Uno de los sectores que más se verán afectados por la medida es la comunidad LGBTTTIQA, pues el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred) reveló que el 72.1% de los neoleonenses rechaza la homosexualidad, 75% está en contra de la adopción homoparental y es el cuarto puesto con mayor número muertes relacionadas con crímenes de odio hacia la comunidad de la diversidad.

Esta no es la primera reforma de ley que aprueba el Congreso de Nuevo León y es señalada de discriminatoria. El pasado 6 de marzo del 2019 se aprobó por mayoría reformar el artículo primero de la Constitución local para “proteger la vida” y en donde se penaliza la interrupción del embarazo y la eutanasia. NR

Compartir