Compartir

Redacción ejecentral

23133_inmigrantes_desde_libia_a_italia

Indonesia y Malasia acordaron dar refugio temporal a miles de migrantes atrapados en el mar, después de insistir durante varias semanas en que no eran bienvenidos, aunque pidieron ayuda internacional, ya que aseguran, la crisis es global y no un problema regional.

«Indonesia y Malasia acordaron seguir proporcionando asistencia humanitaria a esos 7 mil inmigrantes irregulares en el mar», dijo el ministro malasio de Exteriores, Anifah Aman, tras una reunión a tres bandas con sus homólogos de Indonesia y Tailandia.

Los dos países brindarán refugio temporal, «siempre que la comunidad internacional complete el proceso de reubicación y repatriación en un año».

Tailandia por su parte, no ofrecerá refugio, pero sí asistencia humanitaria, señaló. Ese país aseguró que no podía aceptar más migrantes porque ya está sobrecargada con decenas de miles de refugiados de Mianmar.

Más de 3 mil bangladeshíes y miembros de la etnia rohingya de Mianmar desembarcaron en los tres países en las últimas semanas, aunque se ha rechazado a algunos barcos.

La crisis estalló este mes cuando los gobiernos de la región lanzaron operaciones contra el tráfico de personas. Varios capitanes de los barcos de traficantes abandonaron sus navíos —con cientos de migrantes a bordo— en el mar. 

¿PORQUÉ HUYEN LOS ROHINGYA?

Los musulmanes rohingya han sufrido décadas de discriminación aprobada por el estado en Mianmar, que es de mayoría budista. Naciones Unidas los considera uno de los grupos más perseguidos en el mundo.

En los últimos tres años, cientos de personas murieron en agresiones de turbas extremistas budistas contra los rohingya, que iniciaron un éxodo de más de 120 mil personas, según ACNUR.

Incluso el término rohingya es tabú en Mianmar, que los llama «bengalíes» e insiste en que son inmigrantes sin estatus legal procedentes de Bangladesh, a pesar de que los rohingya llevan varias generaciones en el país.

vía AP

Compartir