Compartir

Juan Carlos Rodríguez

El asesinato del candidato de Movimiento Ciudadano (MC) a presidencia municipal de Cajeme, Abel Murrieta, y la declinación de Ricardo Bours (también de MC) en favor del aspirante de la alianza PRI-PAN-PRD, Ernesto Gándara, han hecho altamente volátiles las elecciones en Sonora, donde todo puede pasar, afirmaron expertos en opinión pública. 

Los datos que tenemos es que cada vez se cierra más la elección”, dijo Heidi Osuna, directora de la firma Enkoll. “Antes del homicidio y de la renuncia de Bours, ya veíamos que Alfonso Durazo (candidato de la alianza Morena-PT-Verde-Panal) perdía simpatías, pero no había quién los capitalizara; ahora, después de estos acontecimientos, esos puntos los está atrayendo Gándara”, agregó la especialista.

Con una población de 2.9 millones de habitantes, Sonora es uno de los diez estados que más aportan al Producto Interno Bruto nacional, con 3.4 por ciento. De los 15 estados que el 6 de junio renovarán gubernatura, Sonora es el tercero con mayor relevancia económica, después de Baja California y Chihuahua.

Los comicios en Sonora han adquirido una relevancia especial, pues se trata del único estado donde el candidato de Morena es un exintegrante del gabinete del presidente Andrés Manuel López Obrador; Durazo fue secretario de Seguridad y Protección Ciudadana.

Francisco Abundis, director de la empresa Parametria, sostuvo que si algo caracteriza a Sonora es justo la volatilidad de su electorado. Recordó que Eduardo Bours (2003), empezó la contienda con 16 puntos de ventaja y ganó por un punto; asimismo Guillermo Padrés (2009) y Claudia Pavlovich (2015) arrancaron en segundo lugar y cerraron con el triunfo.

En este sentido, agregó Abundis, la renuncia de Ricardo Bours modifica los escenarios de los dos candidatos punteros y ahora cualquier cosa puede pasar. Aunque aún es pronto para medir el impacto de esta declinación en las preferencias electorales, el especialista dijo que lo más probable es que este movimiento beneficie a Gándara, pues lo que se percibe es que había una división entre la oposición a Alfonso Durazo.

Para Heidi Osuna, de Enkoll, el hecho de haber sido secretario de Seguridad hace más vulnerable a Durazo en el contexto actual. “El tema más presente en la elección de Sonora es la inseguridad y las amenazas a los candidatos; entonces, que pasen este tipo de asesinatos es insostenible para un aspirante que justo fue encargado de la Seguridad del país”, expuso la experta. 

Compartir