Raúl García Araujo

El presidente Andrés Manuel López Obrador, desde el púlpito de la nación -la conferencia mañanera en Palacio Nacional- lanza acusaciones, ataques y también anuncios a quienes, a pesar de la crisis económica, social y seguridad pública que enfrenta México, siguen creyendo en él. 

Es el caso de Cayetano García Barrera de apenas 100 años de edad y también de su hijo Rito, de 55, quien tiene una discapacidad visual. 

Los dos son vecinos de la alcaldía Iztapalapa. No saben nada de política ni de economía, pero sí entienden cuando el presidente lanza un mensaje para ellos por las mañanas en Palacio Nacional. 

Apenas había iniciado la crisis por la pandemia del Covid-19, cuando Don Cayetano estaba atento a lo que el mandatario daría a conocer para ayudar a la gente de su edad.  

No sabe el día exacto de esa conferencia. Dice que fue en marzo. Y a siete meses de distancia, aún no olvida las palabras que Andrés Manuel López Obrador dijo en aquella mañanera del 18 de marzo.  

«Pues, él dijo (el presidente de México) que el pueblo no se iba a apretar el cinturón sino ellos y que íbamos a tener de su apoyo». Hace una pausa, este hombre que según su credencial de Instituto Nacional Electoral nació en 1920 en el estado de Guerrero. Lleva su mano derecha a su bolsa del pantalón. Saca un pañuelo y limpia las lágrimas que le brotan. 

Respira. Trata de calmar su llanto y narra a este columnista, lo difícil y tortuoso que ha sido tratar con funcionarios de la Secretaría del Bienestar a cargo de Javier May Rodríguez. 

Le cuento querido lector, el viacrucis de este hombre, que seguramente no aparecerá en los informes que los altos funcionarios de la Cuarta Transformación le entregan al presidente.  

Tampoco le dirán de la poca calidez humana que tienen al tratar a estos mexicanos, pues estoy seguro que no es el único caso en el país.  

A Don Cayetano, le cambiaron a finales del año pasado su tarjeta para el bienestar, pero desde esa fecha no le han hecho ni un sólo depósito. A su hijo Rito, quién por su discapacidad visual podría ser beneficiario de una pensión para el bienestar, ni siquiera le reciben los papeles para inscribirlo en el programa social.   

Ambos llevan diez meses, sin recibir ni un peso ni un centavo de lo que tanto presume presidente Andrés Manuel López Obrador en su gobierno: los programas sociales para los más necesitados. 

Usted nada más imagine, un señor de 100 años recorriendo las oficinas de la Secretaría del Bienestar acompañado de su hijo que no ve, para que los funcionarios del gobierno federal, nada más les digan: «venga otro día», o «es muy difícil qué se le resuelva». 

Corrían los primeros días de abril, cuando Don Cayetano estaba en casa de uno de sus hijos, lo estaban bañando porque ese día tenía una cita con funcionarios de la Secretaría del Bienestar que le prometieron solucionar el problema. 

En un mal movimiento, Don Cayetano se cayó y rompió el brazo izquierdo.  

Los familiares lo llevaron al médico, quien le puso yeso en el brazo para evitar una cirugía, por su avanzada edad. 

Ya pasaron seis meses de su accidente y Don Cayetano ya sano de su fractura aunque sigue sin recibir un peso.  

En su mano derecha, trae una bolsa de plástico transparente. En el interior, su credencial de elector y también su tarjeta para el bienestar de Banco Azteca con vigencia 2024. 

¿Y ahora qué va hacer? se le pregunta. «Pues a ver a los licenciados (sic) para que me den el apoyo que me prometió el presidente».  

Don Cayetano García Barrera, espera iniciar de nuevo la travesía de cobrar su pensión, pues ya se enteró -En la Conferencia Mañanera- que el presidente Andrés Manuel López Obrador informó que adelantó cuatro meses más de pensión a adultos mayores, niños y niñas con discapacidad. ¿Sabrá de esto el presidente de México? 

En Cortito: Nos cuentas que en Campeche Morena ya empezó a meter presión a la todavía alcaldesa de Álvaro Obregón, Layda Sansores para que defina si buscará la candidatura a la gubernatura del Estado. Hay mucha incertidumbre por esa elección, sobre todo porque el presidente Andrés Manuel López Obrador no está muy convencido de que sea Sansores quien vaya por esa elección para gobernador, tan es así que la propia alcaldesa declaró el pasado fin de semana que todavía no está segura si competirá y que lo está pensando muy bien. A lo mejor, sabrá de la reunión que tuvo el presiente López Obrador con el dirigente nacional del Partido del Trabajo, Alberto Anaya, donde el petista dijo al mandatario que apoyará en alianza a Morena en todo el país, pero que en el estado de Campeche, ya se tiene al candidato a gobernador. 

Compartir