Compartir

Redacción ejecentral

El 15 de junio el secretario de gobierno de Michoacán, Carlos Herrera, se reunió en un salón, con unas 40 personas el gabinete legal y ampliado, para planificar las acciones sobre la pandemia. Todo transcurría normal hasta el día siguiente que se desató el pánico.

El segundo a bordo del gobernador Silvano Aureoles poco antes se había ido a hacer la prueba de Covid-19, y el martes 16 le notificaron que era positivo.

Rápido se extendió el temor en el despacho del gobernador y los asistentes se fueron a hacer pruebas. Todo el primer nivel del gobierno estuvo expuesto. Ya tendrá que explicar don Carlos si el contagio fue en una fiesta que organizó 10 días atrás en Huetamo. 

Compartir