Compartir

Mauro Álvaro Montero

Antes de llegar al poder, el actual presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, exigió en varias ocasiones a la administración de Enrique Peña Nieto que bajaran los precios de los combustibles. En ese entonces aseguraba que podrían reducirse si la autoridad tuviera la voluntad.

impuestos a gasolinas

Para el 2 de enero de 2017, cuando se registró un aumento de 20% de los combustibles, el entonces líder de Morena atajó a través de un video: “Vamos a cambiar las cosas. Vamos a resolver el problema de los altos costos de los combustibles. No van a aumentar los precios de gasolinas, del diésel, del gas, de la luz…”.

Ya en el poder, en marzo de 2021, el mandatario celebraba que bajara el costo de los combustibles. Así lo transmitió en un video desde la gasolinera de Oaxaca El señor de Tlacolula: “Yo les ofrecí que no iba a aumentar la gasolina en términos reales. He cumplido con eso, no ha aumentado la gasolina desde que estoy en la Presidencia. Pude decir eso y crear un impuesto para que siguiera valiendo la gasolina 20 pesos la Magna y la Premium 22 pesos, pero decidí que bajaran de precio, para que nos ayude a atemperar a que no se sienta tanto la crisis económica, porque al aumentar la gasolina aumenta todo, hay carestía. Por eso ahora, la gasolina en Oaxaca, en esta estación de servicio tiene un costo de 16.65 el litro, la Magna; la Premium 17.79”.

Pero ahora, apenas unos años después, se registran los precios más altos en los combustibles. Aunque hay un dato más interesante, se registra la contribución más alta por concepto del Impuesto Especial sobre la Producción y Servicios (IEPS) en los combustibles, de acuerdo con los documentos de la Secretaría de Hacienda sobre Finanzas Públicas y Deuda Pública que publica mensualmente. Algo que el presidente aseguró que no ocurriría en su administración.

En los primeros tres años de la administración morenista han ingresado 793 mil 579.3 millones de pesos por concepto de IEPS en combustibles, y si lo medimos contra los primeros tres años del mandato de Enrique Peña Nieto, donde se obtuvo una cantidad de 226 mil 530.9 millones de pesos, resulta una cifra mucho mayor. 

Lo obtenido entre diciembre de 2012 al de 2015, a precios actuales, es decir, aplicando la inflación, serían alrededor de 287 mil 558 millones de pesos.

Lo que significa que en términos reales, los lopezobradoristas han recibido 2.76 veces más recursos tributarios provenientes de los combustibles que sus antecesores los peñistas, sin aplicar el efecto inflacionario, entonces serían 3.5 veces mayor el monto recibido en esta gestión.

Para dimensionar el valor de este ingreso, los 793.5 mil millones de pesos de estos tres años equivalen casi al gasto total que se destinará en 2022 a la Oficina de la Presidencia de la República, o en conjunto la Consejería Jurídica del Ejecutivo Federal, la Comisión Reguladora de Energía y la Comisión Nacional de Hidrocarburos.

Y para 2022, la Secretaría de Hacienda ajustó con un 7.37% las cuotas de IEPS para compensar las presiones inflacionarias, lo que también le dará más recursos al gobierno, pero también un mayor margen de maniobra para estabilizar los precios de las gasolinas.

De acuerdo con Armando Chappaloni, director fiscal de Chappaloni Murua y Asociados, “el IEPS (Impuesto Especial sobre la Producción y Servicios) ha funcionado como el reemplazo para no incrementar los impuestos que todos los mexicanos utilizamos, que es el ISR (Impuesto Sobre la Renta) y el IVA (Impuesto al Valor Agregado)”.

El fiscalista señaló que es una carga impositiva engañosa, debido a que no puede acreditarse para las deducciones de los contribuyentes en México, salvo los que se dediquen a esa actividad que contenga los IEPS.

“Lo veo como un impuesto injusto realmente, debido a que su creación es un tanto empírica para determinarla, y que es un impuesto que no pueden acreditar el mayor número de los contribuyentes, solo si su actividad lo contempla”, expuso en entrevista con ejecentral.

Además, sería difícil que este tipo de impuesto pueda desaparecer, debido a que de los 2.9 billones de pesos que se han recaudado este año, el 11.26%, son IEPS, es decir, 332 mil millones de pesos, tanto de productos como de combustibles.

“Sería difícil eliminarlo, ya que se debería de compensar con la homologación del IVA de otros productos, como medicinas y alimentos, así como de las zonas fronterizas”, concluyó el ejecutivo.

Promesas fatuas

En lo que va del gobierno de Andrés Manuel López Obrador no se han dejado de pagar los IEPS en combustibles, caso contrario de la administración anterior que en 2014 tuvieron que desembolsar 12 mil 846.8 millones de pesos para aliviar los precios al consumidor en forma de subsidio, al  eliminar el Impuesto Especial.

El récord por ingresos en IEPS por año también lo tiene la actual administración, ya que en 2020 captó 299 mil 597.4 millones de pesos. En 2019, ingresaron a las arcas del gobierno 297 mil 478.9 millones de pesos.

Este año, los altos precios del petróleo y de las gasolinas van a impedir que el gobierno mantenga el ritmo de los dos años anteriores debido a que han tenido que disminuir las cuotas de IEPS. 

En el reporte de la Secretaría de Hacienda a octubre, se observa un acumulado de 196 mil 494 millones de pesos, que representa una caída anual de 15.48%, medido contra el acumulado de los primeros 10 meses de 2020.

El repunte en los precios internacionales del petróleo en este año y como una medida para evitar la volatilidad en la venta de los combustibles en el mercado nacional, la Secretaría de Hacienda ha impuesto los mayores estímulos económicos para el pago de IEPS, no obstante, estos no han llegado a cero; es decir, no se han dejado de pagar por cada litro que el consumidor adquiere, aunque entre septiembre y noviembre de este año, la gasolina magna ha tenido estímulos mayores al 50%, situación que sucedió sólo en tres semanas en la Premium o de alto octanaje.

Realmente una alta recaudación no es mala, pero en sí, es el discurso que ha tenido el presidente sobre el precio de los combustibles. Antes de que llegara al poder en diciembre de 2018, había prometido bajar los precios.

“Reformar la Ley de Ingresos y revertir el aumento en las gasolinas, en el gas, en el diésel, en la energía eléctrica… se puede modificar, lo pueden hacer los diputados”, sostuvo Andrés Manuel López Obrador, un 5 de enero de 2017, cuando aún era la parte opositora al gobierno.

Ahora que está en el poder y tiene mayoría en el Congreso, no ha hecho algo para revertir lo que establece la Ley de Ingresos en lo referente a los impuestos que se pagan y que encarecen a los combustibles; sino por el contrario, las cuotas son más altas conforme al avance inflacionario.

En toda la administración peñista se recaudaron por este impuesto a los combustibles 814 mil 899.8 millones de pesos, una cifra que en cualquier momento superará la 4T, y aún quedan varios años para obtener más recursos.

En 2020 y 2021, las ventas de gasolina internas descendieron, tanto en volumen como en ingreso monetario, no obstante el ingreso por IEPS se mantiene alto gracias a que el gobierno no ha dejado de cobrarlos, aún cuando en la época más crítica de la pandemia podría haber sido una medida para aliviar los bolsillos de los consumidores mexicanos.

impuestos a gasolinas

De acuerdo con cifras de Pemex, en 2019 se vendieron un promedio de 720 mil barriles de gasolinas por día, mientras que para 2020 se anotó una importante caída por la crisis de la Covid-19 de 20.7%, lo que significó una baja a 571 mil barriles por día, mientras que el Impuesto Especial sobre la Producción y Servicios en los combustibles registró un incremento de 0.71 por ciento.

Para 2021, considerando que aún no se contabiliza diciembre, hay una caída en la venta de gasolinas de 1.05% a 565 mil barriles por día, y en el caso de los IEPS sí tuvieron una baja considerable de 34.4, a los 196 mil 494 millones de pesos. 

Esta baja en los IEPS para 2021, respecto a los dos años predecesores será compensada por los ingresos por exportaciones ante el encarecimiento del petróleo a nivel global, además de que de manera interna también ha habido un aumento en los precios al consumidor.

En el Presupuesto de Egresos 2021, la Secretaría de Hacienda calculó un precio promedio de 42.1 dólares para el barril de petróleo exportado por Pemex, y actualmente alcanza un promedio de 64.58 dólares, un superávit de 22.48 dólares por cada tonel vendido al extranjero.

En lo que va de este año, al considerar el precio promedio y el volumen de exportación, Petróleos mexicanos (Pemex) ha vendido al exterior un promedio 1.017 millones de barriles por día, por lo que se deberían de tener ingresos brutos de 65.7 millones de dólares diarios o un estimado de 23 mil 972.4 millones de dólares durante 2021.

De acuerdo con el Sistema de Administración Tributaria, los recursos que se recauden por la venta final de gasolina y diésel se destinarán a las entidades federativas, municipios y demarcaciones territoriales.

impuestos a gasolinas

¿A cuánto equivale el IEPS en combustibles?

El Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) 2021 contempló para este año un pago de 5.1148 pesos por litro para la gasolina Magna o debajo octanaje, cuando un año atrás era de 4.95 pesos. 

Para la Premium, o de alto octanaje, la Secretaría de Hacienda lo estableció en 4.3192 pesos, mayor a 4.18 de 2019.

Mientras que para el diésel, el pago es de 5.6212 pesos por cada litro adquirido, contra los 5.44 del año pasado.

En tanto, los combustibles no fósiles deberán de pagar 4.3192 pesos, cuando el año pasado sólo pagaban 4.18 pesos por cada litro.

Los IEPS durante la administración del presidente López Obrador, es decir, de 2018 a 2019, han aumentado más de 11%, cuando en 2019 la inflación sólo fue de 3.15% y la de 2020 de 2.83%, aunque en este año se elevó el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) éste era desconocido y sólo estimado, por lo que el aumento en la cuota de impuestos a los combustibles ha sido mayor anticipadamente.

Según el presidente, cuando México tenga en operaciones la Refinería de Dos Bocas, la de Deer Park, y la reconfiguración de las cinco refinerías existentes, el país será autosuficiente en la producción de sus propias gasolinas, por lo que no tendría algún impedimento para bajar las cuotas del IEPS, o desaparecerlas, dado que siempre se ha pagado un IVA en ellas, por lo que los precios tendrían que ser más bajos.

Cabe destacar que el ingreso tributario por consumo acumula en este 2021, un billón 275 mil 861.4 millones de pesos, y los impuestos en combustibles equivalen a 8% de las entradas tributarias del gobierno federal. 

La mayor ganancia la obtiene del ISR (Impuesto Sobre la Renta), el cual representa el 52.4%, seguido de el IVA (Impuesto al Valor Agregado), qué tiene una participación de 32 por ciento. 

impuestos a gasolinas

"Queda prohibida la reproducción total o parcial de las obras y contenidos de esta publicación periódica, por cualquier medio o procedimiento, sin ello contar con la autorización previa, expresa y por escrito o licencia concedida por ESTRICTAMENTE DIGITAL S.C.; toda forma de reproducción no autorizada será objeto de las acciones y sanciones establecidas en la Ley Federal de Derecho de Autor, la Ley de la Protección de la Propiedad Industrial y el Código Penal Federal."
Derechos Reservados ©️, Estrictamente Digital S.C., 2022

Compartir