Compartir

ejecentral

El anuncio que solicitaría licencia como gobernador de Guerrero, no tuvo un colofón sencillo. Dicen los que saben que fue el propio secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, quien durante la mañana del jueves habló recurrentemente con Ángel Heladio Aguirre para insistir en lo que había señalado días antes el presidente Enrique Peña Nieto: que considerara lo que sucedía en Guerrero, cuya solución estaba en sus manos. Oséase, en Guerrero crecía la ingobernabilidad y se extendía por el país. Don Heladio no quería, agregan los que saben, y se “aferraba” al cargo, rechazando que esa realidad que veían todos menos él y los suyos, fuera cierto. Aguirre le dijo que sí solicitaría la licencia, pero todavía en la tarde, había dudas que cumpliera lo que había ofrecido. Finalmente, cerrándose incluso los apoyos del PRD, que lo habían respaldado esta semana, hizo el anuncio.

Compartir