Compartir

Elizabeth Hernández

Asegurar que hay medicamentos suficientes para las personas con cáncer, que los pacientes no tendrían problemas de atención al desaparecer el Seguro Popular o que la creación este año del Instituto de Salud para el Bienestar (INSABI) garantizaría el acceso a la salud de los ciudadanos, son algunas de las ideas recurrentes de las que suele hablar en las mañaneras del presidente Andrés Manuel López Obrador y que no son totalmente ciertas.

Los hechos: la falta de tratamientos oncológicos gratuitos para niños y mujeres, el desabasto en vacunas del cuadro básico nacional, el déficit en profesionales de salud y la falta de medicamentos retrovirales para pacientes cero-positivos, serán marcas indelebles que contrastan con el Estado de bienestar planteado por el Presidente. 

Si bien existe mayor presupuesto para este sector, esto no se traduce en beneficios directos a los habitantes más desprotegidos, quienes han tenido que asumir parte del costo de atención especializada debido a la desaparición del seguro popular a principios de este .

 “Aclaramos que no faltarán medicamentos para las personas con VIH y estará garantizado el acceso a instituciones de salud gubernamentales a mujeres diagnosticadas con cáncer de mama (…) Habrá medicamentos aunque tengamos que comprarlos en otros países”.

DATOS Y REVELACIONES DE SALUD , LA EPIDEMIA QUE NO DEBÍA EXISTIR

Estos son algunos de los temas más contradictorios del presidente:

El contagio inicial que López Obrador tildó como una situación no grave, se extendió por la capital y otros tres estados hasta sumar 196 pacientes en tan sólo 4 meses, lo que representa el 49.3% de los casos totales de las últimas dos décadas, por lo que se considera el mayor brote de sarampión en México en 20 años.

Desde agosto de 2019, autoridades de salud federal advirtieron sobre el desabasto de vacunas dobles y triples virales en diversos estados en el país. 

El presidente López Obrado negó esta carencia y aseguró que se tendrían suficientes dosis para finales de ese año. 

Dos embarques de inoculaciones contra el sarampión fueron retenidos en enero de 2020, por no pasar las pruebas de suficiencia.

En marzo de 2020, el mandatario reconoció que existía un brote de sarampión en la Ciudad de México, pero aseguró que no había signos de alarma porque se trataba de cuatro casos aislados. 

Pero el 28 de febrero, cinco días antes de esa declaración, la Organización Panamericana de la Salud emitió una alerta sobre los 20 casos confirmados que existían en México, mientras que la Dirección General de Epidemiología reportaba sólo 13 hasta esa fecha.

Foto:Cuartoscuro

VACUNAS QUE NO ALCANZAN

En agosto de 2019, cuando se le preguntó al Presidente sobre el desabasto de vacunas, lo negó y, en respuesta, acusó a los medios de comunicación.

“Ya se informó lo de las vacunas también ya habló ayer o antier el secretario de Salud sobre este tema. Ojalá se difunda más. Tenemos que estar informando (..) Ojalá que sea una racha que sea temporal, que no se convierta en permanente pero hay, la verdad, lo digo de manera fraterna, cariñosa, hay mucha difamación y se está aplicando la máxima del hampa del periodismo que la calumnia cuando no mancha tizna”, aseguró entonces López Obrador.

Pero durante el primer semestre de 2020 se registró una caída de 1.5 puntos respecto al año anterior en la proporción de niños de un año de edad con el esquema de vacunación completo a nivel nacional. Esta diminución ha sido constante desde 2018, cuando hubo un repunte de 3.9%, que se perdió 12 meses después al bajar a 79.7%, cifra histórica en esta medición.

VIH Y COMPRAS ATRASADAS

Foto: Cuartoscuro

Las personas que viven con el virus de inmunodeficiencia humana (VIH) también han librado una extensa batalla por conseguir medicamentos para su tratamiento, por la compra limitada que hizo el gobierno.

Diversas organizaciones civiles como Inspira, han documentado 354 quejas por desabasto de antirretrovirales como el Bictegravir y el Abacavir hasta el 15 de agosto de este año.

En dos ocasiones, febrero de 2019 y de 2020, el Presidente ha asegurado que se garantizará la disponibilidad de estos medicamentos: “Hoy aclaramos que no faltarán medicamentos para las personas con VIH y estará garantizado el acceso a instituciones de salud gubernamentales a mujeres diagnosticadas con cáncer de mama. El plan de rescate del sector salud avanza pese a las resistencias. Habrá medicamentos aunque tengamos que comprarlos en otros países”.

Pero el desabasto continúa y esto ha impulsado la compra de los medicamentos en el sector privado, donde su costo supera hasta en un 2,000% el presupuestado dentro de las instituciones del sector salud. Por ejemplo, el Abacavir tiene un precio de compra de 450 pesos en la lista del Centro Nacional para la Prevención y el Control del VIH y el SIDA (CENSIDA), pero esta cifra se eleva hasta 8,993 pesos en una farmacia particular.

Además, la desaparición del Seguro Popular impidió que nuevos pacientes diagnosticados con VIH, a partir del 1 de enero, tengan asegurada la gratitud del tratamiento o el monitoreo de la carga viral fuera de las clínicas públicas.

DESABASTO, LAS VIDAS PERDIDAS

Foto: Cuartoscuro

El 19 de febrero de 2020, después de una fallida mesa de negociación entre padres de niños con cáncer y autoridades federales, el presidente López Obrador prometió que el abasto de medicamentos oncológicos se normalizaría en unas cuantas semanas, sin importar las motivaciones, supuestamente políticas, de la protesta, acusó.

-Menos de un mes después, el 11 de marzo, el secretario de Salud Jorge Alcocer reconoció que el tratamiento oncológico a pacientes de todos los niveles de atención sólo se podía garantizar por tres meses, y después no había certidumbre sobre el abasto de los tratamientos ya que existía, dijo, escasez del componente activo en todo el mundo.

López Obrador y las autoridades de salud insistieron en que no se trataba de un problema económico, sino de un acto de corrupción en el que una farmacéutica dominaba la distribución de estos medicamentos en todo el sistema de salud nacional.

“Ya se informó lo de las vacunas también ya habló ayer o antier el secretario de Salud sobre este tema. (…) hay mucha difamación y se está aplicando la máxima del hampa del periodismo que la calumnia cuando no mancha tizna”. presidente Andrés Manuel López Obrador el pasado 12 de agosto.

Pero los contratos consultados de 2018 para este rubro muestran 29 proveedores distintos.

Otra inconsistencia, mientras que el Presidente sostuvo que se autorizó una inversión de 60 millones de pesos para comprar medicamentos oncológicos para niños; el subsecretario de salud Hugo López-Gatell, mencionó que eran 91 millones de pesos en compras consolidadas de distintas instituciones médicas.

La premura por conseguir las dosis faltantes para el tratamiento oncológico, hizo que las autoridades compraran y distribuyeran al menos dos medicamentos que no contaban con los registros necesarios que otorga la Cofepris para ser administrados durante 2019.

Hugo López-Gatell dijo entonces que México utilizó los convenios internacionales que permiten utilizar medicamentos aprobados por otras agencias regulatorias, lo que permitía paliar el déficit de tratamientos contra el cáncer.

El pasado 10 de agosto el presidente Andrés Manuel López Obrador tuvo que reconocerlo, contrario a lo que había prometido a principios de febrero de este año, todavía hay escasez de tratamientos para niños con cáncer.

SIGUE LEYENDO:

Los malos datos | Los datos que polemizan y desinforman

Los malos datos | El final de la crisis que no llega

Los malos datos | Generar polémica: objetivo cumplido

Los malos datos | Covid-19, el virus que cambió a México

Compartir