Compartir

Manuel Lino / Los Intangibles.com

El sueño de conseguir las primeras vacunas contra la Covid-19 antes de final de año dio un paso más hacia la concreción: después de Pfizer/BioNTech la semana pasada, la compañía estadounidense Moderna anunció hoy que su vacuna es eficaz en un 94.5 por ciento, además de que tiene mayor facilidad de transportación y podría proteger contra las formas graves del nuevo coronavirus.

“La capacidad de almacenar nuestra vacuna durante hasta seis meses a -20 °C, incluidos hasta 30 días en condiciones normales de refrigerador después de la descongelación, es un avance importante y permitiría una distribución más simple y más flexibilidad para facilitar la vacunación a mayor escala en los Estados Unidos y otras partes del mundo”, dijo el director de operaciones técnicas y calidad de Moderna en un comunicado. 

La estimación del 94.5% de eficacia anunciada por Moderna, de acuerdo con un análisis independiente, se basan en 95 casos de infección de Covid-19 en las dos semanas posteriores a la aplicación de la segunda dosis de la vacuna a más de 30 mil personas; de los infectados, 90 casos estaban en el grupo de placebo y cinco en el grupo que recibió la vacuna llamada ARNm-1273.

El dato. América Latina no cuenta con la infraestructura para distribuir la vacuna a -80 grados centígrados

Entre los 95, se analizaron 11 casos graves de Covid-19, “todos los cuales ocurrieron en el grupo placebo y ninguno en el grupo vacunado con ARNm-1273”, por lo que estiman una alta probabilidad de que la vacuna proteja contra la forma grave de esta enfermedad; además, se infectaron 15 adultos mayores de 65 años y 20 participantes que se identificaron como pertenecientes a comunidades étnicas diversas, incluidos 12 de ascendencia hispana o latinoamericana, pero no se destaca la interpretación de estos datos. 

Moderna tiene la intención de solicitar una autorización de uso de emergencia a la Food & Drug Administration de EU en las próximas semanas, cuando pueda basarse en 151 casos de infección y tenga una mediana de seguimiento de más de 2 meses.

Los expertos informan que incluso si Moderna y Pfizer empiezan a distribuir su vacuna antes de fin de año, la vacunación a la población en general en Estados Unidos, por cuestiones de producción, sería hasta la primavera o el verano de 2021, por lo que invitan a continuar con las medidas no farmacéuticas.

El director de los NIH, Anthony Fauci, en una entrevista concedida horas antes del anuncio, dijo que aún cuando haya vacunas y éstas sean eficaces, habría que seguir usando las medidas no farmacéuticas, pues aunque la efectividad sea de 95% para la población en general, “no necesariamente sabes qué tan eficaz es para ti en lo individual”. A esta posición se suma que no todas la personas pueden ponerse una vacuna, pero todas pueden usar cubrebocas. 

El proyecto de Moderna-NIH forma parte de CoVax, la iniciativa de la Organización Mundial de la Salud para que haya distribución equitativa de las vacunas Covid-19 y de la que México forma parte. 

También hoy se iniciaron en Reino Unido las pruebas fase 3 de la vacuna de Janssen (filial de Johnson & Johnson) con la que México está en tratos para hacer pruebas en el país. 

Compartir