Jose Luis Camacho

La 65 Legislatura del Congreso de la Unión está llamada a ser la que restablezca los frenos y contrapesos en el sistema político mexicano.

El nerviosismo que en algunos casos se vuelve desesperación entre algunos integrantes del partido en el poder evidencia que las encuestas no les son favorables para conservar la mayoría artificial con la que se hicieron del control de la Cámara de Diputados desde el 1 de septiembre de 2018.

En bien de la República y de la sociedad, a partir del 1 de septiembre de 2021 la Cámara de Diputados asumirá a plenitud sus facultades legislativas, presupuestarias, fiscalizadoras y de gestión, las cuales la actual mayoría legislativa no ha permitido ejercer y ello se ha traducido en decretos inconstitucionales, irrealizables y omisos en el control del ejercicio público.

El contexto de emergencia provocado por la pandemia del Covid-19, así como la pobreza y desempleo causados por la crisis económica y creciente actividad delincuencial no han permitido que los distractores creados desde el poder logren su cometido, y hagan que la sociedad sufra los garrafales errores que desde el gobierno se han cometido.

No se trata solo de falta de experiencia, conocimiento y capacidad, sino de voluntad para escuchar las necesidades del pueblo y traducirlas en políticas públicas eficientes e inmediatas.

De ahí que la propia sociedad esté desesperada por hacer escuchar su voz frente a quien la avasalla e ignora y utiliza los recursos públicos como si fueran de su propiedad, destinándolos a elefante blancos.

México ya no aguanta más. La forma en que no se distribuyen los recursos públicos y se desatienden servicios cruciales para la sociedad, como la salud, vuelve crucial que la decisión de la ciudadanía del 6 de junio sea por arrebatar mayorías ilegítimas y se haga respetar la pluralidad de un país tan importante como lo es México.

El sinaloense Heriberto Galindo

En escasos 30 días de haber rendido protesta como senador de la República, Heriberto Galindo Quiñones ha hecho gala de su amplia experiencia política y legislativa.

Sin prisa pero sin pausa, el sinaloense que ha demostrado más de una vez contar con ayuda superior, ha alzado la voz en contra de la utilización de la procuración de justicia como una herramienta electoral, al tiempo de exigir que el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación haga valer el respeto al marco jurídico electoral.

Heriberto Galindo ha venido a inyectar activismo al Senado de la República.

@jlcamachov

Compartir