¿Quién llora por ti, Argentina?

19 de Mayo de 2024

Luis M Cruz
Luis M Cruz

¿Quién llora por ti, Argentina?

luis_m_cruz

1.

Las elecciones presidenciales en Argentina, realizadas en segunda vuelta o “Ballotage”, arrojaron un resultado que está para llorar. Se midieron un candidato malísimo con otro que puede resultar mucho peor, pues el estado del país es deplorable y habrá de requerir un plan de rescate inmediato. Quien ganó las elecciones tiene ante sí una tarea de romanos, pues la economía se desmorona acuciada por la altísima inflación, superior a 140% este año y que tiende a parecerse a la venezolana, pudiendo llegar a 200% a finales del ciclo y cundir hacia 300% en el 2024. Un Banco Central sin autonomía carece de divisas, sus reservas son negativas en 11 mil 500 millones de dólares, la paridad oficial del peso argentino está en 350 por dólar, cuando el mercado negro le ubica en 900 por unidad y el crédito externo dependerá en buena medida del plan de rescate que se prescriba, el cual, una vez más, habrá de ser durísimo si se quiere recuperar la confianza en una economía quebrada.

2.

Realmente, cuesta trabajo pensar en qué pudieron haber hecho mal los gobiernos anteriores, pues Argentina es una potencia productiva en numerosos rubros, parte medular del Mercosur y un indicador relevante en la economía del Cono Sur. Sin embargo, las promesas excesivas de bienestar sin esfuerzo ni productividad, basadas en el gasto público, echaron a andar la maquinaria de hacer billetes y alimentaron un gasto público excesivo para sostener niveles artificiales en el desempeño económico, provocando que en 11 años más o menos el Producto Interno Bruto decayera casi el 20%. Los gobiernos echaron mano del gasto público sin que la economía creciera ni la recaudación fiscal se incrementara, dependiendo excesivamente de la contratación de deuda pública, que hoy ronda los 415 mil millones de dólares, 120% del PIB, con vencimientos en los próximos meses cercanos a 130 mil millones.

3.

¿Qué va a hacer el nuevo gobierno? No hay un céntimo en las arcas y sí necesidades exacerbadas que pueden disparar aún más la pavorosa inflación. El ganador de las presidenciales se sacó la rifa del tigre y éste tiene mucha hambre y le podría devorar. Javier Milei en alianza con Patricia Bullrich ofrecieron medidas drásticas para recortar el gasto, adoptar el patrón dólar y anular el Banco Central, convertido por el kircherismo en una imprenta de dinero y cuya reforma es inevitable. Pero en lo inmediato, habrá de necesitarse un plan de reestructuración y rescate con divisas frescas para lo inmediato y una reestructuración inmensa de la deuda, para evitar el colapso.

4.

Milei apeló al cambio y a no votar con miedo, pues miedo es lo que sembró el kircherismo para evitar su derrota. Los apoyos sociales y los subsidios a básicos y energéticos no podrán desaparecer de inmediato, pues es lo que muchos tienen para subsistir, pero requieren ser financiados de una manera sana, en lo que la siempre amarga medicina de los ajustes al gasto hacen su tarea. En lo político no se tiene un cheque en blanco, por lo que aún se requiere negociar una coalición efectiva para gobernar y realizar, más que amputaciones, una cirugía reconstructiva que le devuelva viabilidad a una economía que ha sabido ser eficaz en otros tiempos y que indudablemente puede volverlo a ser.

5.

Hoy Argentina necesita ser libre y no dejar de soñar, pero más que llorar por ella, el nuevo gobierno requiere sumar fuerzas y emprender la gran tarea de negociar afuera y resolver adentro, para enfrentar la crisis que se avecina. Habrá de corresponder a la comunidad internacional el no dejar solo a un país que como nunca necesita de todos. La economía es el principal problema, reducir los altos precios, la inflación y la pobreza, los imperativos inmediatos. De cómo el gobierno evite una confrontación paralizante dependerá, en buena medida la recuperación nacional, pues habrán de requerirse profundas reformas estructurales, sociales y políticas.

SIGUE LEYENDO:

COP 28, inevitable cambio climático

Reconstrucción y prevención civil

Te Recomendamos: