Ataque en Plaza Artz exhibe asesinatos y drogas a nivel internacional

14 de Julio de 2024

Ataque en Plaza Artz exhibe asesinatos y drogas a nivel internacional

Benjamín Yeshurun Sutchi cuenta con un largo historial delictivo, desde 2004 está fichado por la Interpol

El asesinato de Benjamín Yeshurun Sutchi y Alon Azulay, en Plaza Artz Pedregal, exhibió los vínculos a delitos de drogas, tráfico de armas y asesinatos a nivel internacional, una línea de investigación totalmente distinta a la que preliminarmente dieron las autoridades capitalinas al apuntar a un supuesto crimen pasional.

Ben Sutchi o Johny Ben, el israelí de 44 años que ayer fue asesinado al interior de un restaurante en la Plaza Artz fue identificado como uno de los criminales más buscados por las autoridades de Israel, vinculado a delitos de narcotráfico, tráfico de armas con cárteles mexicanos y asesinatos, entre otros crímenes cometidos tanto en su país de origen como en México.

De acuerdo con diversas publicaciones de medios israelíes, así como del consulado israelí en México, el nombre real de quien ayer las autoridades de la ciudad de México identificaron como Johny Ben, se trata de Benjamín Yeshurun Sutchi, quien a finales de la década de los noventa fue detenido y condenado a 17 años de cárcel, tras haber sido procesado por el asesinato del hijo de otro presunto criminal israelí conocido como Ezequiel Aslan.

Sin embargo, según publicaciones del sitio informativo israelí Ynet, Sutchi logró escapar de prisión en 2001 y se refugió en varios países de Centroamérica, donde llegó a liderar a un grupo de criminales, pero en julio de 2004 se le abrió su proceso de extradición y desde entonces fue fichado por la Interpol por delitos de homicidio, conspiración y posesión ilegal de armas.

De acuerdo con las antecedentes de quien fue detenido en junio de 2005 en calles de la zona de Polanco, en ese entonces identificado como Ben Sutchi Bini Amin, fue capturado por policías de la entonces Secretaría de Seguridad Pública, a bordo de un auto Cadillac y para evadir su captura ofreció 200 mil dólares a los agentes.

Según lo dicho en ese entonces por Gabriel Regino, quien se desempeñaba como subsecretario de la SSP, el prófugo israelí era buscado por la Interpol, y en México se le vinculó a la comisión de secuestros y extorsiones a colonos de la zona, los cuales ya era investigados por la extinta PGR; Regino montó un amplio dispositivo para enviarlo de la Jefatura de la Policía capitalina a la estación migratoria en Tláhuac, y después fue enviado en un vuelo a Madrid donde lo aguardarían agentes de la Interpol.

“Su búsqueda era un objetivo prioritario. En la CDMX en el año 2005, se logró la detención en Polanco de Ben Sutchi. Fue remitido directo y sin escalas a Israel. Cumplió condena y salió en febrero. Regresó a México (…) Ben Sutchi habría entrado en contacto con Erez Akrishevsky, un criminal israelí, aparentemente es quien habría traicionado a Ben al haber delatado su ubicación; Erez fue detenido hace unos días y enviado a Israel”, dijo Gabriel Regino a través de una serie de mensajes en su cuenta de Twitter.

Al respecto de presencia y operación de este tipo de criminales en México, la organización Alto al Secuestro emitió un pronunciamiento en el que señala que, “hoy nos enteramos que uno de los sujetos ejecutado en la balacera de ayer 24 de julio, en el Centro Comercial Artz Pedregal, estaba ligado a secuestro y también a narcotraficantes internacionales”.

Y añade, “el secuestro es un delito que ha crecido de tal manera que este tipo de delincuentes encuentran en él una forma de financiamiento de sus organizaciones criminales. No podemos seguir permitiendo que los secuestradores destrocen vidas, no podemos seguir teniendo tanta impunidad y mucho menos, seguir dando tantos beneficios a secuestradores y tolerar que públicamente sean defendidos y los hagan aparecer como héroes”.

Tras confirmarse la identidad de los israelíes asesinados en Artz Pedregal, Yisrael Medad, un escritor y periodista israelí informó que, tras su liberación en febrero de este año, Yeshurun Sutchi aguardó unos meses para regresar a México, donde habría conseguido la ciudadanía a través de documentos falsos debido a que su hija nació en territorio mexicano.

El periodista asegura que tras su liberación se generó una “gran tensión” entre los grupos criminales de Tel Aviv, principalmente a causa del conflicto entre Sutchi y Yossi Mosley, uno de los líderes de la organización criminal de Loos hermanos Mosley, situada en esa ciudad israelí.

En cuanto a Azulay Alon, de 41 años quien también resultó muerto a tiros, y según las líneas de investigaciones preliminares fungía como escolta de Sutchi en su retorno a México, una consulta hecha por este periódico reveló que en septiembre de 2017 recibió una sentencia en la ciudad israelí de Petaj Tikva, donde tras un juicio se le exigió el pago de 1000 nuevos shequel israelíes o 30 años de cárcel por haber conducido con una licencia sin actualizar desde 1990, motivo por el cual ya acumulaba 10 condenas más.

Te Recomendamos: