Compartir

Jon Schwarz | The Intercept

Hace 15 años, Colin Powell, secretario de Estado con el presidente George W. Bush, defendió la guerra con Irak en la Organización de las Naciones Unidas.

A pesar de las críticas que recibió por ello —calificadas por él como “dolorosas” y algo que “siempre será parte de mi expediente”— éstas no han sido ni de cerca las que deberían. Powell no sólo estaba equivocado, sino que fabricó “evidencias” e ignoró las advertencias de que lo que estaba diciendo era falso.

El Congreso nunca investigó el uso de la inteligencia que se le dio a Powell, por lo que no hay muchos detalles. Si bien los medios corporativos nunca examinaron esos registros, podemos analizar la presentación de Powell para demostrar el abismo entre lo que sabía y lo que le dijo al mundo.

Certeza pública, duda privada

¿Ese 5 de febrero frente al Consejo de Seguridad de Estados Unidos Colin Powell estaba seguro de que lo que decía era cierto? Definitivamente lo estaba:

POWELL: Mis colegas, cada declaración que hago hoy está respaldada por fuentes, fuentes sólidas. Éstas no son aserciones. Lo que le estamos dando son hechos y conclusiones basados en inteligencia sólida.

Más tarde, con respecto a si Irak había reconstituido un programa de armas nucleares, dijo:

POWELL: No hay duda en mi mente…

Eso fue en público. ¿Qué tal en privado? Según Larry Wilkerson, jefe de gabinete de Powell, esto es lo que Powell estaba pensando en ese momento:

WILKERSON: (Powell) había entrado en mi oficina reflexionando y dijo: “Me pregunto cómo nos sentiremos todos si ponemos medio millón de tropas en Irak y marchamos de un lado a otro del país y no encontramos nada”.

Mentiras nada ambiguas

Esto es algo de lo que dijo Powell sobre los tubos de aluminio comprados por Irak, supuestamente destinados a su programa encubierto de armas nucleares:

POWELL: Me parece bastante extraño que estos tubos (de aluminio) estén fabricados con una tolerancia que supera con creces los requerimientos de Estaods Unidos para cohetes comparables. Quizás los iraquíes sólo fabriquen sus armas convencionales a un nivel más alto que nosotros, pero no lo creo.

El propio personal de inteligencia de Powell, la Oficina de Inteligencia e Investigación del Departamento de Estado (INR, por sus siglas en inglés), preparó dos memorandos que comentaban los borradores de la presentación. Más tarde fueron lanzados discretamente como apéndices del informe del Comité de Inteligencia del Senado sobre inteligencia de armas de destrucción masiva.

El segundo memo del INR, escrito el 3 de febrero de 2003, le dijo a Powell esto:

Nuestra principal preocupación es la afirmación de que los tubos están fabricados con una tolerancia que “supera con creces los requerimientos de cohetes comparables de Estados Unidos”. El sistema más comparable de Estados Unidos. es un cohete táctico —el cohete estadounidense Mark 66 de 70 mm— utiliza el mismo aluminio de alta calidad (7075-T6) y tiene especificaciones con tolerancias similares. Nótese que las especificaciones del Mk 66 están desclasificadas y el Departamento planea compartirlas con la Agencia Internacional de Energía Atómica.

Evidencia fabricada

Powell reprodujo una conversación interceptada entre oficiales del ejército iraquí sobre las inspecciones de Estados Unidos. Sin embargo, cuando tradujo lo que decían, lo embelleció deliberadamente, alejándolo de la evidencia de que Irak estaba cumpliendo con las resoluciones de Estados Unidos para evidenciar en su lugar que Irak las estaba violando. Esto aparece en el libro de Bob Woodward Plan of Attack:

Powell añadió su interpretación personal de las conversaciones interceptadas al guion ensayado, llevándolas más lejos y arrojándolas a una luz más negativa. Con respecto a la intercepción sobre la inspección para buscar posible “munición prohibida”, Powell interpretó más a fondo: “Limpien todas las áreas”, asegúrense de que no haya nada”. Nada de esto estuvo en la comunicación interceptada.

He aquí la conversación que Powell presentó en la ONU. Como Woodward informó, aunque hay frases en negrita que fueron añadidas por Powell:

POWELL: “Están inspeccionando la munición que tienes, sí”.

“Sí”.

“Por la posibilidad de que haya munición prohibida”.

“¿Por la posibilidad de que haya munición prohibida por casualidad?”

“Sí.”

“Y ayer les enviamos un mensaje para limpiar todas las áreas, las áreas de desechos, las áreas abandonadas. Asegúrate de que no haya nada allí”.

Powell luego explicó:

Todo esto es parte de un sistema de esconder cosas, apartarlas y asegurarse de que no hayan dejado nada atrás.

De acuerdo con la traducción oficial del Departamento de Estado (y confirmada por Imad Khadduri), el soldado iraquí simplemente dijo:

“Y les enviamos un mensaje para inspeccionar las áreas de desechos y las áreas abandonadas”.

Y no es sorpresa que el iraquí dijera esto. Esto es lo que el informe de la CIA sobre las inexistentes armas de destrucción masiva de Irak descubrió sobre lo que sucedía dentro del gobierno iraquí justo antes de la conversación interceptada del 30 de enero:

El director de la NMD se reunió con los líderes militares de la Guardia Republicana el 25 de enero de 2003 y les aconsejó que firmaran documentos que dijeran que no había armas de destrucción masiva en sus unidades, según un ex alto funcionario iraquí. Husam Amin les dijo que el gobierno los haría responsables si la UNMOVIC (siglas en inglés de la Comisión de las Naciones Unidas para el Monitoreo, Verificación e Inspección) encontrara armas de destrucción masiva en sus unidades o áreas, o si había algo que pudiera poner en duda la cooperación de Irak con la UNMOVIC. Los comandantes establecieron comités para garantizar que sus unidades no retuvieran pruebas de antiguas armas de destrucción masiva.

Nuevamente: Powell tomó evidencia de que los iraquíes hacían lo que se suponía que debían hacer, es decir, buscar en sus gigantescos depósitos de municiones para asegurarse de que no guardaban por accidente armas químicas prohibidas, y las manipuló para que pareciera que Irak estaba escondiendo armas prohibidas.

Desde que el Departamento de Estado fue interrogado por el periodista Gilbert Cranberg, la traducción en desacuerdo con la versión de Powell ha desaparecido de su sitio. Ahora está disponible sólo a través de archive.org.

el dato. Powell reprodujo una conversación interceptada entre oficiales del ejército iraquí sobre inspecciones de EU, pero que modificó deliberadamente en la traducción, alejándolo de la evidencia de que Irak cumplía con las resoluciones estadounidenses.

Engaño por omisión

La presentación de Powell omitió información extremadamente importante, como aquí:

POWELL: El registro de de Irak sobre armas químicas está repleto de mentiras. A Irak le llevó años admitir finalmente que había producido 4 toneladas del agente nervioso mortal, VX. Una sola gota de VX en la piel matará en minutos. Cuatro toneladas. La admisión sólo se produjo después de que los inspectores recogieran documentación como resultado de la deserción de Hussein Kamel, el último yerno de Saddam Hussein.

En las notas de la ONU del informe de Kamel, él dice que Irak no tenía armas de destrucción masiva de ningún tipo:

KAMEL: Todas las armas químicas fueron destruidas. Ordené la destrucción de todas las armas químicas. Todas las armas, biológicas, químicas, misiles, nucleares, fueron destruidas.

Y si eso no fuera suficiente, Kamel también dijo esto en una entrevista en CNN con el corresponsal Brent Sadler:

SADLER: ¿Puede afirmar aquí y ahora que Irak ya no cuenta con armas de destrucción masiva?

KAMEL: No. Irak no posee ninguna arma de destrucción masiva. Estoy siendo completamente honesto sobre esto.

Pero en 1996, Kamel regresó a Irak, donde fue asesinado por el régimen de Saddam. Por lo tanto, EE.UU. podría hacer que el testimonio de un testigo que haya dicho verazmente que Irak no tenía armas prohibidas indicara exactamente lo contrario.

¿Powell sabía lo que estaba haciendo en ese momento? No está claro. Aquí hay una transcripción de un intercambio entre Powell y Sam Husseini del Institute for Public Accuracy en Washington en diciembre de 2006:

HUSSEINI: Usted citó a Hussein Kamel en su testimonio en la ONU ¿Sabía que dijo que no había armas de destrucción masiva?

POWELL: Sólo sabía lo que la comunidad de inteligencia me dijo.

HUSSEINI: ¿Pero conocía ese hecho?

POWELL: ¡Por supuesto que no!

HUSSEINI: ¿No lo sabía, aunque fue informado?

POWELL: ¡He respondido!

Powell no estaba feliz de explorar esta línea de preguntas. (Tampoco mostró ninguna inclinación a descubrir a quién supuestamente lo desinformó. Cuando Barbara Walters le preguntó quién fue responsable de los errores en la presentación, afirmó: “No tengo los nombres”.)

Advertencias ignoradas

El personal de inteligencia del Departamento de Estado, llamado INR, preparó dos memorandos sobre la presentación. Contradecían directamente a Powell sobre el tema de los tubos de aluminio, pero también le advirtieron que muchas afirmaciones eran “débiles”, “no creíbles” o “altamente cuestionables”. Estos son algunos de los ejemplos en los memos.

Powell en la ONU:

POWELL: Sabemos que el hijo de Saddam, Qusay, ordenó la eliminación de todas las armas prohibidas de los numerosos complejos palaciegos de Saddam.

La primera nota de INR, del 29 de enero de 2003, marcó esto como “DÉBIL”:

Powell en la ONU:

POWELL: Archivos clave de instituciones militares y científicas fueron colocados en automóviles que los agentes de inteligencia iraquí están manejando para evitar su detección.

El primer memo del INR:

Último punto. DÉBIL. Archivos sensibles que circulan en automóviles, en aparente juego de sombras. Plausibilidad abierta a preguntas.

Esto fue marcado en la segunda nota del INR, del 3 de febrero de 2003:

Página 4, último punto, archivos clave que circulan en automóviles para evitar inspecciones. Este reclamo es altamente cuestionable y promete ser el objetivo de los críticos y posiblemente también de los funcionarios de inspección de la ONU.

Powell en la U.N:

POWELL: Sabemos por fuentes que una brigada de misiles situada a las afueras de Bagdad estaba desembolsando [sic] lanzacohetes y ojivas que contenían agentes de guerra biológica en varios lugares, distribuyéndolos en varios lugares del oeste de Irak.

Nota del INR del 29 de enero de 2003:

Último punto. DÉBIL. Según informes, los misiles con ojivas biológicas se dispersaron. Esto sería algo cierto en términos de misiles de corto alcance con ojivas convencionales, pero es cuestionable en términos de misiles de largo alcance o cabezas nucleares.

Nota del INR del 3 de febrero de 2003:

Página 5. Primer párrafo. Afirmación de la brigada misilística dispersando lanzacohetes y cabezas con agentes biológicos. Esta afirmación también es muy cuestionable y podría ser criticada por los funcionarios de inspección de la ONU.

En la ONU, Powell describió una imagen de satélite de esta manera:

Las dos flechas indican la presencia de signos de que los búnkers están almacenando municiones químicas… El camión que (…)ven es un elemento que lo confirma. Es un vehículo de descontaminación en caso de que algo salga mal.

Nota del INR del 29 de enero de 2003:

***/DÉBIL. Apoyamos gran parte de esta discusión, pero observamos que los vehículos de descontaminación —citados varias veces en el texto— son camiones de agua que pueden tener usos legítimos. Irak le ha dado a la UNMOVIC, lo que puede ser una explicación plausible para esta actividad: que esto fue un ejercicio que involucraba el movimiento de explosivos convencionales; la presencia de un camión de seguridad contra incendios (bomba de agua, que también podría usarse como un vehículo de descontaminación) es común en tal caso.

Powell en la ONU:

POWELL: Estos son hechos, corroborados por muchas fuentes, algunas de ellas fuentes de los servicios de inteligencia de otros países.

Nota del INR del 29 de enero de 2003:

Último punto**/DÉBIL. Funcionarios de inteligencia iraquíes haciéndose pasar por científicos de armas de destrucción masiva. Esas afirmaciones pueden ser objeto de críticas, especialmente por las inspecciones de Naciones Unidas.

Powell en la ONU:

POWELL: Una docena de expertos [de armas de destrucción masiva] han sido colocados bajo arresto domiciliario, no en sus propias casas, sino como grupo en una de las casas de huéspedes de Saddam Hussein.

Nota de INR del 29 de enero de 2003:

Segundo punto. DÉBIL. 12 expertos según los informes bajo arresto domiciliario… Muy cuestionable.

Powell en la ONU:

POWELL: Los vehículos aéreos con tanques de aspersión y no tripulados constituyen un método ideal para lanzar un ataque terrorista con armas biológicas.

Nota del INR del 29 de enero de 2003:

…la afirmación de que los expertos concuerdan con que los drones equipados con tanques de pulverización son “un método ideal para lanzar un ataque terrorista utilizando armas biológicas” es DÉBIL.

En ese contexto, es útil mirar atrás a lo que dijo Powell en una entrevista en noviembre de 2005 con Barbara Walters:

Hubo algunas personas en la comunidad de inteligencia que sabían en ese momento que algunas de estas fuentes no eran buenas y no debía confiarse en ellas, y no hablaron. Eso me devastó.

Eso se puede contrastar con este intercambio de octubre de 2003 de 60 Minutes II con Greg Thielmann, quien dirigió la Oficina de Asuntos Estratégicos, de Proliferación y Militares en el INR hasta septiembre de 2002:

PELLEY: Si el secretario tomó la información que su propia oficina de inteligencia había desarrollado y la alteró, que es lo que está diciendo, ¿cuál era el fin?

THIELMANN: Sólo puedo suponer que lo estaba haciendo para apoyar lealmente al presidente de Estados Unidos y construir el mejor argumento posible para exponer que no había alternativa al uso de la fuerza militar.

Claramente, la lealtad de Powell hacia Bush se extendió a estar dispuesto a engañar al mundo: la ONU, los estadounidenses y las tropas de la coalición a punto de ser enviadas a matar y morir en Irak. Él nunca ha sido considerado responsable de sus acciones, y es extremadamente improbable que lo sea alguna vez.

Traducción: Carlos Morales

Compartir