Foto: Especial

Compartir

Marco Antonio Aguilar

La Calzada de los Muertos es un camino que recorrían los guerreros para llegar a su encuentro con los dioses y hoy es el mismo que se debe seguir para ubicarse en el centro de una de las zonas arqueológicas más importantes de América Latina.

A poco más de 48 kilómetros de la Ciudad de México empieza la aventura, en donde el cambio de la urbanidad a un paisaje más bien desértico te lleva a otra metrópoli: la gran Teotihuacán

Trazos. La Calzada de los Muertos tiene dos kilómetros de longitud y de 40 metros de ancho.

Gorras, sombreros, playeras, llaveros, tazas, postales y un sinfín de recuerdos de las Pirámides te reciben antes de iniciar el recorrido de dos kilómetros.

Los protagonistas en Teotihuacán son, sin duda, las pirámides del Sol y la Luna, pero no dejes de ir a la Ciudadela y el Templo de la Serpiente Emplumada.

Cuando llegues al camino pedregoso detente unos minutos, respira profundo y observa la majestuosidad de las pirámides del Sol y de la Luna, y especialmente siente la energía del lugar. Y entonces comienza a disfrutar.

Mística. Abajo, la Calzada de los Muertos. A la derecha, la Pirámide del Sol.

A 260 escalones del suelo se encuentra la cima, en la que miles de personas se reúnen entre el 19 y 21 de marzo para recibir el equinoccio de primavera, donde se realizan rituales que llenan de energía cósmica. 

Danzas prehispánicas y ceremonias de purificación son parte de los espectáculos que puedes disfrutar durante tu recorrido, sobre todo si acudes en esas fechas.

105 pesos

es el costo del camión que te lleva a las pirámides, saliendo de la Central del Norte.

Si tu condición física no te permite llegar hasta la cúspide, puedes intentar subir a uno de los cinco descansos o avanzar lentamente entre cada uno de ellos. 

Trayecto

Si viajas en autobús, debes ir
a la estación Autobuses del Norte,
de la línea 5 del Metro. 

Si viajas en auto, toma la
autopista México-Pachuca
y toma la salida a San Juan Teotihuacán.

Lo importante es llegar y disfrutar de la panorámica, como la tenían los guerreros. No olvides abrir los brazos y recibir la energía del lugar. 

Aunque la pirámide de la Luna no se puede escalar, por el desgaste que se ha causado a lo largo de los años, al pie de esta construcción de 242 escalones podrás admirar el lugar donde se celebraban las ceremonias a Chalchiuticlue, la diosa del agua.

400 pesos

es el costo para contratar a un guía que haga el recorrido contigo.

Y si aún tienes fuerzas, en el Museo de Murales Teotihuacanos podrás conocer piezas que han sido encontradas en esta zona, restos fósiles, un poco de historia y hasta una representación en miniatura de toda la zona arqueológica.

›Si tu plan es familiar, existe una zona de alimentos donde hay mesas y bancas para que disfrutes de una comida con todos tus acompañantes. 

Al terminar el recorrido, los sonidos de pumas y panteras creadas a partir de esculturas de mármol y otros materiales, acompañarán tu camino. 

Podrás comprar una pirámide de piedra, un calendario azteca o cuarzos que se sustraen en la región y que atraen las buenas energías.

Recuerdos. En los accesos a la zona arqueológica se pueden comprar artesanías.

Tips 

Antes de lanzarte a Teotihuacán, toma en cuenta los siguientes aspectos:

De 10 a 14 horas es el lapso de de mayor afluencia de público.

Subir a la pirámide del Sol no es aconsejable para personas que sufren vértigo.

El sitio es enorme, por lo que debes llevar una mochila pequeña y liviana.

El recorrido es más interesante si te auxilias de un guía.

Es recomendable visitar los pueblos mágicos que están alrededor de las pirámides: San Juan Teotihuacán y San Martín de las Pirámides.

Compartir