Compartir

Redacción ejecentral

Un muerto y dos heridos de bala es el saldo de un ataque amado ocurrido esta madrugada en la comunidad indígena de Coco, municipio de Aldama, Chiapas, en una presunta agresión de fuerzas paramilitares y en el marco de graves incidentes por desplazamiento forzado, denunciaron el representante de comunidades tzotziles desplazadas Cristóbal Sántiz Jiménez y el alcalde Ignacio Pérez Girón.

Fuerzas gubernamentales atribuyen la agresión a un añejo conflicto entre comunidades de los municipios de Aldama y Chenalhó por la disputa de 60 hectáreas de tierra por el que más de dos mil personas viven desplazadas de sus comunidades.

En una reunión con el gobernador Rutilio Escandón Cadenas, celebrada este martes, Sántiz Jiménez le explicó con detalle la gravedad del conflicto agrario y sus consecuencias hasta ahora, a lo que el mandatario estatal se comprometió a buscar solución.

De acuerdo con el Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de las Casas, y conforme a testimonios recabados, las víctimas que se dirigían de San Pedro Cotzilnam a Xuxch’en cuando fueron atacadas a tiros desde la comunidad de Santa Martha, Manuel Utrilla Chenalhó, aproximadamente a las 4:30 horas de la madrugada de este martes. También se reportaron ráfagas en Saclum.

“Salían ráfagas de los diferentes puntos provenientes de trincheras ubicadas en Saclum”, citaron testigos al Frayba.

En tanto, el edil de Aldama reportó que desde la madrugada mantienen ataques con armas de alto poder contra Xuxch’en, ubicada en inmediaciones de Santa Martha.

Y denunció que están sitiadas las comunidades de Xuxch’en, Tabak, Coco, San Pedro Cutzilnam y Tzelejpobtic.

Las víctimas fueron identificadas como Juan Gómez Sántiz quien falleció al instante y lesionados a René Pérez y Marcos Gómez, el útlimo trasladado a una clínica de Sn Cristóbal de las Casas.

Habitantes de Aldama aseguraron que sus compañeros “fueron sorprendidos entre la oscuridad” cuando iban caminando a trabajar. Precisaron que desde que se agravó el conflicto con Chenalhó, la mayoría de los pobladores utilizan vehículos con luces apagadas para transportarse y evitar ser detectados y agredidos, pero otros tienen que caminar.

Desde el viernes casi todo el día y toda la noche hubo disparos de armas de fuego de parte de grupos armados de Santa Martha, a las comunidades de Aldama que se encuentran en la colindancia”.

Cristóbal Sántiz lamentó este nuevo derramamiento de sangre. Ello luego de que el pasado jueves 17 de enero se reportara un ataque paramilitar contra un grupo de manifestantes que acampaba en protesta frente al palacio municipal en el municipio de Amatán, en el que murieron dos personas entre ellas Noé Jiménez Pablo, integrante del Movimiento Campesino Regional Independiente (MOCRI) y de la Coordinadora Nacional Plan de Ayala Movimiento Nacional (CNPA-MN) y 50 más se reportaron como desaparecidas.

Mientras que en otra agresión armada, ocurrida el 13 de enero, fueron heridos el menor Pascual Pérez Pérez y Honorio Cruz, de 15 y 21 años, respectivamente.

El representante de los indígenas desplazados de las 60 hectáreas por pobladores de Santa Martha pidió de nuevo la intervención de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), de la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH) así como de representantes de las Naciones Unidas (ONU) que permitan parar la masacre que comente protegidos del gobierno estatal.

Acción urgente por crisis humanitaria, demandan

El Frayba urgió al Estado mexicano a atender la situación de “crisis humanitaria” que se vive en Aldama, en la zona de los Altos de Chiapas.

En su acción urgente No. 1 de este 2019, el Centro subrayó que se encuentra en riesgo la vida, integridad y seguridad personal de al menos dos mil 36 personas de las comunidades de Xuxch’en, Coco, Tabak y San Pedro Cotzilnam, quienes siguen en desplazamiento forzado desde el 20 de marzo de 2017, y siete familias desde 2016.

Por ello, reiteran su exigencia al Estado mexicano de adoptar medidas efectivas para garantizar la vida e integridad personal de la población de Aldama, especialmente de las comunidades localizadas en los límites territoriales con Manuel Utrilla, Chenalhó y de la cabecera municipal.

Así como, investigar, sancionar, desarmar y desarticular a los grupos armados de Santa Martha, Manuel Utrilla, Chenalhó; atender la emergencia humanitaria de la población desplazada en la región Altos de Chiapas y cancelar órdenes de aprehensión que criminalizan a las familias desplazadas. (Con información de Quadratin y La Jornada) EC

Compartir