Compartir

ejecentral

El gobernador de Guerrero, Rogelio Ortega, sigue plegado al gobierno federal. Ya le pidió que el Presidente le envíe una terna para que él proponga a su procurador y secretario de Seguridad Pública, mientras que la PGR, junto con la Secretaría de Hacienda, lo apoyaron para encontrar una residencia oficial, en vista que no puede vivir realmente en Chilpancingo, que está permanentemente tomada, y mucho menos vivir en Casa Guerrero, que ha sido atacada y quemada. El gobierno federal, pronto, le proporcionó una casa en Acapulco para que sea la residencia oficial del gobernador, que seguramente no le incomoda que haya sido asegurada porque su anterior propietario era Joaquín “El Chapo” Guzmán.

Compartir