Sexualidad y discapacidad: rompiendo tabúes

21 de Julio de 2024

Sexualidad y discapacidad: rompiendo tabúes

Sexualidad y discapacidad
Foto: Claudia García

Tener acceso a información sobre temas de sexualidad coadyuva a cerrar los caminos de los tabúes, y así ejercer los derechos sexuales de las personas con discapacidad a partir de sus deseos, preferencias y elecciones

Con temas como sexualidad, erotismo, relaciones sexuales, abusos, violencia obstétrica, esterilización forzada, asistencia sexual, inició el 1er Congreso Internacional de Sexualidad en la Discapacidad que se celebra del 18 al 20 de octubre en la Ciudad de México.

Las personas con o sin discapacidad tienen las mismas necesidades y deseos sexuales; a pesar de que para las personas con discapacidad suele ser un tema no considera para su desarrollo humano, pues en muchas ocasiones incluso “se llega a considerar que son asexuados, que no sienten y no se enamoran, por eso es importante enfatizar que las personas con discapacidad tiene el derecho a su sexualidad como cualquier otras persona”, así lo subrayó Itzel Hermida, del Comité Organizador y Coordinadora del Colectivo Educación Especial Hoy.

A las personas que viven en alguna condición de discapacidad, se les ha negado el placer sexual y el derecho a la reproducción. Incluso a muchas niñas, adolescentes y mujeres en edad reproductiva se les ha violentado con prácticas de “esterilización forzada”.

Roxana Pacheco, del Comité Organizador y fundadora del Instituto Mexicano de sexualidad en la discapacidad, aseguró que “ciertamente se transgrede los derechos de cualquier persona con discapacidad, es una falta muy grave, es una violencia, es un delito, incluso los padres no pueden pedir que se esterilicen a sus hijos, eso sigue pasando y pasa en todo el país... algunos padres consideran que deben de esterilizar a sus hijas e hijos para evitar que los violen y queden embarazadas o embaracen a alguien, pero aquí de lo que se trata no es de esterilizar, lo importante es cuidar a sus hijas e hijos; está documentado que los principales agresores de las niñas con discapacidad son sus propios cuidadores”.

Sexualidad y discapacidad

PUEDES LEER: Un sector de la sociedad que parece no existir: mujeres con discapacidad

Las mujeres en condición de discapacidad también han logrado ejercer el derecho de la maternidad, pese a que los servicios médicos no están adecuados para lograr una atención digna, lo que ha provocado que se genere una violencia obstétrica en ellas.

En el mes de agosto del 2022, se publicó la actualización de la Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares 2021, que incluyó por primera vez, la variable de mujeres con discapacidad para medir la violencia obstétrica, se reveló que el 55.6 por ciento de las mujeres con discapacidad la había sufrido durante su último parto. Estas cifras contrastan con el 30.7 % de mujeres sin discapacidad, que aseguraron ser víctimas de violencia obstétrica durante su último parto. Estos datos muestran y confirman que las personas con discapacidad se encuentran en una situación especialmente vulnerable durante la atención en el embarazo, el parto y el puerperio.

La discapacidad es el colectivo más heterogéneo y complejo que existe, pues cada grupo tiene sus propios retos. Aunque cada persona está lista para formar una familia, ya que la mayoría de ellas lo pueden hacer, pero otros al ser dependientes de sus cuidadores no, pero eso no significa que no lo deseen, o que no puedan vivir su sexualidad en pleno.

El acceso a métodos anticonceptivos, es esencial para el ejercicio de los derechos humanos de las personas con discapacidad, es fundamental para que ninguna persona se vea forzada a adoptar métodos permanentes o temporales.

PUEDES LEER: Un tercio de niños con discapacidad ha sufrido violencia

La información y la educación sexual es fundamental, así lo afirmó Claudia Vargas, fisioterapeuta de suelo pélvico del Centro de Rehabilitación Integral Hidalgo “ la sexualidad no debe ser limitada para el plano físico o genital, con la rehabilitación se busca subsanar, reaprender, redimensionar la función física y desde el contexto individual de las personas para que experimenten sus expresiones de sensualidad y erotismo, es decir, dar opciones de interacción para que los haga sentir plenos”.

Las personas con discapacidad tienen derecho al placer y al disfrute de su sexualidad, a decidir sobre su cuerpo con autonomía, a mantener su derecho a la reproducción o en su caso a tomar decisiones sobre los métodos anticonceptivos más apropiados para su cuerpo y situación de vida.

Por su parte, Ruth Francisca López, Directora General del Instituto de las Personas con discapacidad de la Ciudad de México, aseguró que “no se debe estigmatizar al colectivo de la gente con discapacidad, que la gente no se debe ‘asustar’ porque se ejerce la sexualidad en nosotros, es importante la explicación, las pláticas, el acercamiento de los padres, las madres, del personal médico, ya que también las personas con discapacidad tenemos los mismos derechos para tener una sexualidad plena”.

Acceder a la información y a la educación sexual también forma parte de sus derechos humanos, recordar que no son personas asexuadas, tienen necesidades erótico-afectivas, de vivir y formar una familia, así como tomar decisiones como seres individuales ante nuestra sociedad.

El 1er Congreso Internacional de sexualidad en la discapacidad, se lleva a cabo en las instalaciones del Instituto de las personas con discapacidad de la Ciudad de México.

SIGUE LEYENDO:

Perros Guía, el compañero ideal para personas con discapacidad

Te Recomendamos: