Compartir

ejecentral

El primero que advirtió que los sucesos en Iguala y Guerrero ponían en riesgo las inversiones en México, fue el secretario de Hacienda, Luis Videgaray, la semana pasada. Al arrancar esta, el gobernador del Banco de México, Agustín Carstens, ratificó que la violencia está ahuyentando a inversionistas. El último en señalarlo, este miércoles, fue el secretario del Trabajo, Alfonso Navarrete, quien subrayó que ya está pegando la violencia en ese estado en la confianza internacional. Lo que ninguno de ellos ha dicho que el sector principalmente afectado es el energético, por el que más luchó el presidente Enrique Peña Nieto en abrir, y donde dicen personas que llevan el termómetro de los capitales por años en espera de la apertura, los mensajes recibidos en México es que con las violaciones a los derechos humanos reveladas en las últimas semanas, sus dineros buscarán mejores horizontes.

Compartir