Compartir

Jonathan Nácar

Este lunes, los abogados de Rosario “N”, extitular de Sedesol y Sedatu, interpusieron ante el Consejo de la Judicatura Federal una queja en contra del juez Felipe de Jesús Delgadillo Padierna, quien el martes pasado resolvió el auto de vinculación a proceso de la exfuncionaria; ante la Fiscalía General de la República (FGR) los defensores denunciaron penalmente al juez, quien es familiar de Dolores Padierna Luna, vicepresidenta de la Cámara de Diputados.

Afuera de las instalaciones del Consejo de la Judicatura Federal, Julio Hernández Barros, abogado portavoz del grupo de juristas que defienden a la exsecretaria de Estado aseguró que la queja contra el juez Delgadillo Padierna ya la tenían contemplada, incluso antes de que se revelara su parentesco con la diputada por Morena, y fue por “varias irregularidades que cometió en la resolución que fuimos notificados la semana pasada”.

En ese mismo sentido, el jurista dijo que la intención es que el juez sea sancionado y hasta la remoción de su cargo, pues de acuerdo con el código penal en su artículo 225 señala que el juez que comparezca en un juicio y que lo atienda sabiendo que tiene un impedimento legal puede ser sancionado penalmente, incluso, refirió, “con penas más altas del delito del que se le acusa a mi clienta”.

El jurista añadió: “acudiremos a la Fiscalía General de la República para hacerla saber de estas anomalías y que ellos hagan la investigación y en su caso concluir si existe o no un delito que perseguir (…) Iremos a la Comisión Nacional de Derechos Humanos porque consideramos que el auto que determina la prisión preventiva (se da) sin que exista justificación legal, además de que viola la ley conculca los derechos humanos de Rosario Robles y tendrá que ser la CNDH la que atienda por ese hecho”.

Hernández Barros señaló que la prisión preventiva es un caso de ultima ratio, según lo determina la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), un caso de excepción señalado por la jurisprudencia de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, por lo que consideró que en el caso de defendida ( Rosario “N”) no se reunieron los requisitos para justificar la prisión preventiva y en su caso se trata de “un encarcelamiento indebido con motivo de asunto políticos”, y apuntó, “ahora veo también asuntos que ligan al juez”, pues aunque no se ha demostrado dijo que Dolores Padierna ha señalado públicamente a su clienta de haber sido la que mandó a prisión a su marido Rene Bejarano.

El abogado de Rosario confirmó que aún no se ha interpuesto ningún amparo contra el auto de vinculación a proceso y la imposición de la prisión preventiva como medida cautelar contra su defendida, pues sostuvo que cuentan con un plazo de 15 días para preparar el amparo y se trata de un recurso más de fondo que la denuncia y queja que hoy presentaron contra el juez.

Tras asegurar que la exfuncionaria, quien desde el martes de la semana pasada fue ingresada al penal femenil de Santa Martha Acatitla, se encuentra estable de salud, salvo con una baja de presión ligera, el abogado adelantó que la siguiente semana acudirán a instancias internacionales para abogar por el excarcelamiento de su clienta.

“Muy probablemente iremos los primeros días de la siguiente semana a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos presentando una queja con solicitud de medias cautelares para que se excarcelada de inmediato”; mientras que el amparo contra la vinculación a proceso la estaría presentando a finales de la siguiente semana, adelantó.

Compartir