Compartir

Francisco Pazos

El peso se precipita nuevamente a los mínimos históricos que alcanzó en las primeras semanas del 2017. Las decisiones monetarias que el Banco de México (Banxico) ha adoptado para contener la caída del valor de la moneda no han resultado hasta ahora.

El saldo del primer mes de Alejandro Díaz de León al frente del Banxico es negativo. Desde el 28 de noviembre pasado, hasta el cierre de esta edición, la moneda había perdido 1.31 pesos frente al dólar estadounidense.

Los planes de la Junta de Gobierno del banco central, en la que tiene una silla el también recién nombrado secretario de Hacienda, José Antonio González Anaya -quien asumió el cargo ante la renuncia de José Antonio Meade, ahora precandidato a la presidencia del PRI-, no logran frenar la caída del peso.

Hasta el 26 de noviembre pasado, el tipo de cambio aún estaba 2.05 pesos por debajo del máximo histórico de 21.93 pesos por dólar; sin embargo, con excepción del 29 de noviembre, y el 1, 4, 14 y 18 de diciembre pasados, en el último mes, la ruta del peso fue negativa al pasar de 18.57 a 19.88 pesos por dólar, de acuerdo con los reportes históricos sobre el tipo de cambio interbancario publicados por Banxico.

Desde marzo, la moneda nacional no había caído con tanta fuerza. Los efectos de la firma y formalización de la reforma fiscal estadounidense, por el presidente Donald Trump, fueron más dañinos y sensibles para el peso a partir del 26 de diciembre pasado, luego de la suspensión de actividades por Navidad. Ese día, la comisión de cambios decidió incrementar sus coberturas bancarias y subastar 500 millones de pesos, pero el tipo de cambio no reaccionó y la moneda se cotizó hasta en 19.88 pesos por dólar.

Los datos de la jornada posterior a la Navidad fueron los peores desde el 9 de marzo de 2017. Según el Banxico, entre el viernes 22 y el martes 26 de diciembre, la moneda perdió 0.81% de su valor frente a la divisa estadounidense. Ese día, el dólar llegó a venderse hasta en 20.15 pesos.

Pronóstico negativo

En las condiciones macroeconómicas para la definición del Presupuesto de Egresos 2018, la Cámara de Diputados pronosticó que el tipo de cambio para el próximo año sería de 18.40 pesos por dólar. Las proyecciones de los mercados bursátiles consideran que el tipo de cambio para el cierre del primer semestre de 2018 subirá más de dos pesos, comparados con el indicador actual. La depreciación que el peso experimentó en la última semana del año no cederá en la última jornada de 2017, por lo que el reporte de Indicadores del Mercado de Productos sobre los futuros para el dólar estadounidense, publicado por la Bolsa de Derivados de México (MexDer), calculó que llevará al tipo de cambio a 19.87 pesos por dólar. Los futuros para el tipo de cambio contra la moneda estadounidense también muestran que el peso continuará su caída en los primeros seis meses del siguiente año, en los que no sólo rebasará 20 pesos, sino que se acercará nuevamente a 21 pesos, alcanzados entre el 3 y el 26 de enero de 2017.

La proyección para el 15 de enero próximo es que el dólar se venderá en 19.96 pesos, mientras que, para el 19 de febrero siguiente, el reporte de MexDer estimó que el peso llegará a 20.07 por dólar. La caída continuaría para el 16 de marzo con el tipo de cambio en 20.16 pesos por dólar y, finalmente, la cotización llegará hasta 20.50 pesos para mediados de junio de 2018.

Mayor ocupación

Para que México pueda dar empleo a los jóvenes que se incorporan a la vida económicamente activa, sería necesario:

Crear 100 mil empleos al mes.

• Significa que a los 3.4 millones de empleos formales creados en esta administración faltaría la creación  de 44empleos más, para apenas llegar al punto de equilibrio.

El Balance Económico de 2017 de Coparmex señala que la cifra oficial supone un rezago en el número de empleos necesarios.

Compartir