Foto: AFP

Compartir

Redacción ejecentral

La organización humanitaria Human Rights Watch (HRW) denunció este jueves los abusos sexuales y las violaciones a las mujeres en Corea del Norte.

HRW publicó el informe titulado »Lloras por la noche, pero no sabes por qué»: Violencia sexual contra las mujeres en Corea del Norte, donde señala que el contacto sexual no deseado y la violencia es tan común que se ha aceptado como parte de la vida.

«La violencia sexual en Corea del Norte es un secreto abierto, no abordado y ampliamente tolerado», afirmó Kenneth Roth, director ejecutivo de HRW.

«La mujer norcoreana probablemente diría ‘Yo También’ si pensara que hay alguna manera de hacer justicia, pero sus voces son silenciadas en el régimen de Kim Jong un», aseveró, refiriéndose al movimiento internacional ‘Me Too’.

La organización defensora de los derechos humanos entrevistó a 54 mujeres norcoreanas y  a ocho exfuncionarios que abandonaron el país después de que Kim Jong un llegó al poder.

HRW señala en su informe que ocho personas que fueron detenidas aseguraron haber sufrido una mezcla de violencia sexual, acoso verbal y un trato humillante por parte de personal del centro de detención o guardas de prisiones que pertenecen a la policía. Además, 21 mujeres que trabajaban como comerciantes sufrieron violencia sexual, de acuerdo con el informe.

«Los guardias del mercado o los agentes de la policía me pedían que les acompañara a una habitación fuera del mercado o en algún otro lugar que ellos elegían», dijo Oh Jung Hee, una excomerciante que afirma haber sido agredida sexualmente en reiteradas ocasiones.

«Nos consideran juguetes sexuales. Las mujeres estamos a merced de los hombres», aseveró. Según HRW, la desigualdad de género y la falta de educación sexual son algunos de los factores que contribuyen a esta situación. Además, el abuso de poder sin control y la falta de apoyo social a las víctimas de violencia sexual se suman a estos factores.

«Cada noche alguna mujer se veía obligada a irse con un guardia y ser violada», afirma Yoon Mi Hwa, que fue detenida en 2009 cuando intentaba huir a China.

«Todos los días, cada vez que llegaban nuevas reclusas, encontraba una razón para golpear violentamente a una de las detenidas, para que todas supieran que había que obedecerle», añade.

La organización instó al gobierno norcoreano a asegurarse de que la policía, los fiscales y los tribunales investiguen y procesen las denuncias de violencia sexual. Para HRW, el régimen no investiga ni procesa las denuncias.

Tampoco ofrece protección a las víctimas y, sin embargo, afirma que el país está libre de violencia sexual. «Las mujeres norcoreanas no deberían correr el riesgo de ser violadas por funcionarios del gobierno o trabajadores cuando abandonan sus hogares para ganar dinero y alimentar a sus familias», señaló Roth.

«Kim Jong un y su gobierno deben reconocer el problema y tomar medidas urgentes para proteger a las mujeres y garantizar la justicia a las supervivientes de violencia sexual», subrayó. Con información de Notimex. MAAZ

Compartir