Compartir

Redacción ejecentral

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) reiteró su compromiso en la lucha contra el racismo y la discriminación que sufren poblaciones indígenas y afrodescendientes, y  llamó a erradicar estos flagelos que afectan sus garantías y oportunidades por su color de piel o apariencia.

Con motivo de la Semana de Solidaridad con los Pueblos que Luchan contra el Racismo y la Discriminación Racial, que se conmemora del 21 al 27 de marzo, señaló que el derecho a la igualdad es la base jurídica para eliminar el racismo y la discriminación.

El organismo que preside el ombudsman nacional Luis Raúl González lamentó que en México aún existan grupos de personas impedidas de ejercer sus derechos por falta de estrategias de prevención y erradicación de la violencia y discriminación en su contra, desde un enfoque de derechos humanos, de género e intercultural. Las cuales, precisó, deben  diseñarse e impulsarse por el Estado mexicano y la sociedad, como imperativo ético y de justicia.

De acuerdo con cifras de la Encuesta Nacional sobre Discriminación 2010 (ENADIS), realizada por el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred), dos de cada 10 personas en el país no estarían dispuestas a compartir su casa con una persona de otra raza, detalló.

La CNDH consideró necesario vigilar aún más el cumplimiento de la normatividad vigente para impedir toda forma de rechazo y maltrato no sólo por razón de origen étnico, sino también por género, condición social, edad, filiación política y cuestiones religiosas, entre otros aspectos.

No basta sólo el reconocimiento constitucional de los derechos humanos, sino se requieren transformaciones estructurales que permitan la convivencia de la diversidad cultural y pluralidad étnica”, señaló el máximo órgano defensor de los derechos humanos en el país.

Reiteró su adhesión a la Semana de Solidaridad, adoptada desde 1979 por Naciones Unidas para invitar a los Estados a combatir la intolerancia, la xenofobia y el racismo, promoviendo el respeto a la diversidad, la unidad, la inclusión y la tolerancia.

Se requiere establecer procesos institucionales adecuados, que sirvan de base para dar respuesta a demandas sociales, y acciones concretas que no sean meramente asistencialistas o de apoyo, sino que permitan diseñar estrategias efectivas y propuestas integrales, concluyó. EC

Compartir