Compartir

Jorge Díaz Elizondo

Medios de comunicación y redes sociales se han encargado de difundir ampliamente algunos mensajes que se acumulan en el apañe que le siguen propinando a la administración de Peña Nieto. 

La semana pasada fueron los de González Iñárritu, galardonado con el Oscar por mejor director y mejor película, quien en la ceremonia aprovechó para decirnos que reza porque México tenga el buen gobierno que merece. Y creo que todos están de acuerdo, lo repiten hasta el cansancio. 

También Vicente Fox se unió al coro, diciendo que al presidente de México solo le falta el mate, porque el jaque ya se lo propinaron. Hasta sus peores detractores retomaron el mensaje para darle difusión. Los mismos que en otras ocasiones han dudado de la capacidad neuronal del ‘ex’, le dieron legitimidad a sus palabras.  Y creo que todos están de acuerdo, lo repiten hasta el cansancio. 

Luego vino el indiscreto amigo del Papa Francisco que divulgó un correo que hasta donde sé, debiera permanecer en lo privado. Pero es que en esto de la política la discreción no es virtud. Pues con el miedo del Papa de que su natal Argentina se pueda mexicanizar (como si Argentina fuera Finlandia), el agasajo mediático no tiene descanso. Que si nuestra imagen está por los suelos, que si el diagnóstico papal refleja la peor crisis en la que hemos estado inmersos, que ¡nos lleva el diablo! Y creo que todos están de acuerdo, lo repiten hasta el cansancio. 

Pues entonces con renovadas esperanzas desperté el lunes, ‘hoy amanezco en un nuevo México’, pensé. Con eso que todo mundo está de acuerdo, pues hoy comenzaremos a portarnos al filo de la santidad. Haremos todo lo que está a nuestro alcance para merecer el buen gobierno que decimos que nos merecemos. 

Pero no, los actos de corrupción siguen ahí apostándole al olvido, los partidos políticos se revuelcan en su cinismo, los ciudadanos siguen brincándose la ley cada vez que pueden, algunos sacerdotes siguen siendo señalados como pederastas, AMLO sigue sin explicar de qué vive desde que no trabaja, los poderosos siguen repartiéndose el botín, el fuero sigue sirviendo para continuar en la impunidad, etc. 

Cuántos Oscar más necesita ganar un mexicano para que México cambie, cuántos comentarios papales más se necesitan para que México cambie, cuántos Vicente Fox más se necesitan… ah ¿verdad que ahí si caló?. Hipocresía en las palabras de muchos, sólo hipocresía. 

email: jorgediaz@live.co.uk

Twitter: @adejorge

Facebook: http://www.facebook.com/JorgeDiazElizondo

Google+:  http://gplus.to/JorgeDiazElizondo

Sitio web: http://goo.gl/KSWHW

Compartir