FOTO: Archivo AFP

Compartir

Redacción ejecentral

Un sacerdote fue detenido este viernes acusado de violar a una menor de 12 años que fue llevada por su madre a una iglesia de la Ciudad de México, para que tomara clases de catecismo.

La Procuraduría General de Justicia capitalina informó que la agresión ocurrió el pasado 14 de febrero, alrededor de la 7 de la noche en una iglesia ubicada en la colonia Buenos Aires, de la delegación Cuauhtémoc.

En un comunicado de la PGJ se detalla que el sacerdote detenido, de 58 años de edad, es señalado por su presunta participación en el abuso sexual de la menor. Que la madre de la menor la dejó a solas con el cura para que tomara la clase y que la menor denunció que una vez a solas, el prelado la engañó para llevarla a un sitio privado y violarla.

Mediante engaños, el inculpado llevó a la afectada a las oficinas del recinto en donde abusó sexualmente de ella. Luego de la agresión, la infante huyó del lugar en busca de su madre, quien de inmediato solicitó el apoyo» de la policía, reportó la autoridad.

El prelado fue puesto a disposición de la Fiscalía Central de Investigación para la Atención de Delitos Sexuales de la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México.

La Iglesia católica mexicana, que condenó los hechos, suspendió al prelado y se manifestó dispuesta a colaborar con las autoridades. Carlos Aguiar Retes, quien el 5 de febrero pasado asumió como arzobispo primado de México, dijo en rueda de prensa que está «dispuesto siempre a colaborar con las instancias judiciales» sobre este caso.

La Arquidiócesis Primada de México señaló en un comunicado que condena «enérgicamente los hechos denunciados» y acorde a las instrucciones del papa Francisco tienen una «tolerancia cero ante estas situaciones».

Aguiar Retes explicó que se acumulan 15 casos, ya procesados por la justicia, de sacerdotes acusados de abusos sexuales en México.

Años atrás, la Iglesia católica mexicana se vio sacudida por el escándalo de Marcial Maciel, un sacerdote fundador de la orden de los Legionarios de Cristo, acusado de abusar sexualmente de menores y de llevar una doble vida con dos mujeres e hijos. Fallecido en 2008 a los 87 años, nunca fue sancionado judicialmente.

Tras una investigación, el Vaticano obligó a Maciel en 2004 a dejar la dirección de los Legionarios de Cristo y en 2006 fue despojado de su ministerio sacerdotal y conminado a retirarse y llevar «una vida de oración y penitencia». (Con información de AFP) FR/EC

Compartir